No Usar

Nuevo administrador de Santiago espera que el papa le oriente en su tarea

El obispo Celestino Aós contó a un grupo de medios en Roma que "seguramente la reunión con el papa Francisco será el viernes" y dijo que espera "alguna orientación"

Por  EFE

Archivo: El obispo español Celestino Aós durante una misa en la Catedral Metropolitana de Santiago (Chile).(EFE, EFE)

Archivo: El obispo español Celestino Aós durante una misa en la Catedral Metropolitana de Santiago (Chile). | EFE, EFE

Roma.- El nuevo administrador apostólico del arzobispado de Santiago de Chile, el obispo Celestino Aós, afirmó hoy en Roma que se reunirá con el papa Francisco previsiblemente el viernes y avanzó que espera obtener "alguna información, alguna orientación" que le ayude en su labor. 

La Santa Sede informó el pasado 23 de marzo de que el papa había nombrado a Aós administrador apostólico en "sede vacante", tras aceptar la renuncia del arzobispo Ricardo Ezzati, que está siendo investigado en Chile por el presunto encubrimiento de casos de abusos sexuales. 

Aós Braco (Artaiz, Pamplona, España, 1945) contó a un grupo de medios en Roma que "seguramente la reunión (con el papa argentino) será el viernes" y dijo que espera "alguna orientación". 

"El papa Francisco no es para mí un director general de una empresa, para mí, como creyente, como sacerdote, como obispo, el papa Francisco es un hermano, es el obispo de Roma y el sucesor de Pedro (...). No vengo solo por una gestión de tipo administrativo, sino por una cuestión de fe, para rezar y encontrarme con él", aseguró. 

Recordó que su nombramiento fue "una sorpresa", pero al mismo tiempo "un susto", porque la tarea que se le ha encomendado "es grande". 

"Sabía la situación complicada, a uno le entra esa preocupación de hasta dónde voy a ser capaz de llegar o voy a saber hacer", admitió, antes de subrayar que desconoce cuándo Francisco nombrará al nuevo arzobispo de Santiago.

Aós también fue preguntado por la histórica decisión de la Justicia chilena de condenar al arzobispado de Santiago a pagar una indemnización de 300 millones de pesos (unos 441.000 dólares) a tres víctimas del expárroco Fernando Karadima por encubrimiento de esos abusos. 

A este respecto, el nuevo administrador de Santiago opinó que "la Justicia juzga cada caso" de forma individual y no respondió sobre si puede sentar un precedente, pero sí matizó que la Iglesia Católica está trabajando para que los abusos sexuales no vuelvan a ocurrir. 

"Todos tenemos el derecho y el deseo de que se conozca la verdad, de que se pueda hacer justicia y de que podamos avanzar hacia delante", subrayó. 

"En primer lugar, reparando a las víctimas en lo que esté en nuestra parte y en lo que la Justicia crea oportuno, y también en la prevención, para aprender, para hacer que" estos delitos, "que jamás tendrían que haber ocurrido y que no tienen ninguna justificación (...), vuelvan a ocurrir", añadió. 

Aós relató también que este miércoles estuvo trabajando con la Congregación para la Doctrina de la Fe y sostuvo que no se abordó directamente el tema del secreto pontificio en los casos de denuncias, aunque apuntó a que "la intención es que las víctimas puedan conocer lo que se está haciendo con sus denuncias y sean informadas".

La Fiscalía Nacional de Chile investiga a 219 religiosos chilenos en 158 casos de abusos sexuales contra 241 víctimas, de las cuales 123 eran menores de edad en el momento de los hechos.