No Usar

Señalan a ministra de Salud de Nicaragua por muerte de niño manifestante

El menor decidió repartir agua entre otros jóvenes que protestaban contra Ortega, cuando recibió un disparo que, según los testigos, fue ejecutado por un francotirador de la Policía Nacional

Por  EFE

El caso de

El caso de "Alvarito" es emblemático en Nicaragua porque resume las escenas violentas desde el estallido social del 18 de abril de 2018. | @fvillabravo

Managua.- La familia de un niño manifestante que murió en Nicaragua en 2018, al ser rechazado de dos hospitales tras recibir un disparo en la garganta durante una protesta contra el presidente Daniel Ortega, señaló este lunes como responsable del fallecimiento a la ministra de Salud, Sonia Castro.

"Nosotros no vamos a descansar hasta que se encuentre a los culpables: la persona que disparó, las que dieron la orden de disparar, el médico que no lo quiso atender (...), la persona que dio la orden de no atender a los muchachos, estamos hablando de la ministra de Salud, ella es culpable", dijo Álvaro Conrado, padre del menor, de nombre homónimo.

Conrado hizo el señalamiento esta mañana en el Instituto Loyola, en el norte de Managua, donde familiares y colegiales hicieron un homenaje en honor de "Alvarito", como se le conoce en Nicaragua, quien este lunes cumpliría 16 años, de no haberle sido negado su ingreso a dos hospitales el 20 de abril pasado.

El caso de "Alvarito" es emblemático en Nicaragua porque resume las escenas violentas desde el estallido social del 18 de abril de 2018, con cientos de muertos en protestas que iniciaron de forma pacífica y ningún funcionario procesado.

El menor decidió repartir agua entre otros jóvenes que protestaban contra Ortega, cuando recibió un disparo que, según los testigos, fue ejecutado por un francotirador de la Policía Nacional, y, aunque sobrevivió al impacto, murió porque no se le permitió ingresar a dos hospitales.

Datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) indican que al menos 325 personas han muerto en el marco de las protestas contra Ortega, aunque organismos humanitarios locales elevan la cifra a 568, y el Gobierno reconoce 199.

"Hay muchas personas que son culpables por los muertos aquí, no solamente la persona que disparó, y ellos (funcionarios del Gobierno) están libres, dicen que no han cometido nada, que buscan el amor, la paz, la reconciliación, cómo va a haber reconciliación si no hay justicia verdadera", reclamó Conrado.

El papá del menor llamó a la comunidad internacional, a que "presionen al Gobierno para que se siente (a dialogar), pero que se siente realmente (_) porque cada día que pasa hay más presos, más crisis económica, más gente sufriendo".

Durante el homenaje, al pie de una estatua en honor de "Alvarito", los presentes entonaron el Himno Nacional de Nicaragua y varias canciones que enaltecen la patria, en muestra de rechazo hacia el Gobierno de Ortega.

También hubo rezos y fueron leídos varios poemas en los que se referían a "Alvarito" como un héroe.

El joven era un estudiante y atleta destacado de secundaria que soñaba con ganarse una beca para estudiar en una universidad fuera de Nicaragua, debido a sus escasos recursos económicos.

La crisis ha dejado cientos de presos y desaparecidos en Nicaragua, donde decenas de miles de personas decidieron ir al exilio.

La CIDH ha responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por crímenes de "lesa humanidad".

La Organización de los Estados Americanos (OEA) tiene en proceso la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, por rompimiento del orden constitucional, que de ejecutarse suspendería a Nicaragua del organismo continental.