Policíaca

Capturan a periodista hondureño condenado a 10 años por calumnia e injuria

El comunicador fue acusado en 2014 por la exfiscal Sonia Gálvez por calumnia e injurias, y el pasado día 14 un juez de ejecución emitió orden de captura contra él

Por  EFE

Capturan a periodista hondureño condenado a 10 años por calumnia e injuria(@DiarioLaPrensa)

Capturan a periodista hondureño condenado a 10 años por calumnia e injuria | @DiarioLaPrensa

Tegucigalpa.- La Policía de Honduras arrestó este jueves al periodista David Romero, quien desde el lunes estaba atrincherado en la Radio Globo, de la que es director, y sobre quien pesa una orden de captura por una condena a diez años dictada en marzo de 2016 y ratificada este año, por calumnia e injurias.

El comunicador fue acusado en 2014 por la exfiscal Sonia Gálvez por calumnia e injurias, y el pasado día 14 un juez de ejecución emitió orden de captura contra él.

Agentes de la Policía ingresaron a Radio Globo y luego de violentar varias puertas del piso donde funciona la emisora, llegaron hasta la cabina, donde Romero estaba anunciando que pronto se estaría consumando su captura a pesar de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había pedido el lunes al Estado de Honduras que suspendiera esa medida.

El lunes pasado Romero llegó a Radio Globo y explicó que se le quería encarcelar por denunciar que el presidente Hernández es corrupto y que eso era un "atentado contra la libertad de expresión".

Dijo además que llegaba a la emisora porque pretendía entregarse a las autoridades debido a que era un gran sacrificio para él y su familia andar prófugo.

Ese mismo día, cuando Romero anunciaba que se disponía a entregarse, un directivo de un organismo defensor de derechos humanos le llamó por teléfono para pedirle que no lo hiciera porque la CIDH le había pedido al Estado de Honduras que suspendiera la orden de captura.

Desde entonces, en las afueras de la radio, instalada en un edificio de un bulevar de la capital hondureña y propiedad del empresario Alfredo Villatoro, también dueño de la emisora, decenas de seguidores del comunicador expresaban su rechazo por la orden de captura en su contra y arengaban contra Juan Orlando Hernández.

Ante las protestas de diversos sectores contra la orden de captura a Romero, con el argumento de que es un atentado contra la libertad de expresión, el Gobierno hondureño indicó el martes que "no es un asunto de libertad de expresión".

En un comunicado de la Cancillería, el Gobierno recordó que Romero fue "denunciado, enjuiciado y encontrado culpable" por un juez en marzo de 2016.

Además, explicó que el caso se abrió por delitos de "calumnia constitutiva de difamación" contra la exfiscal Sonia Gálvez, esposa del exfiscal general adjunto de Honduras Rigoberto Cuéllar.

El Gobierno también indicó que Gálvez logró que el periodista fuera condenado en 2004 a diez años de prisión por haber violado a una hija suya, quien lo denunció.

En 2002, cuando Gálvez era fiscal de la Mujer, denunció ante los tribunales a Romero por violación sexual a su propia hija biológica, por lo que el periodista fue enviado a prisión y cumplió varios años de condena y luego fue liberado por "buen comportamiento".

En principio, Romero negaba que había violado a su hija, pero después lo confesó.

El martes pasado la exfiscal Gálvez expresó su "indignación" ante la falta de cumplimiento a la condena dictada contra Romero.

"Pacientemente he visto con indignación cómo se han desarrollado los hechos en torno a la ejecución de la sentencia condenatoria recaída contra el ciudadano David Romero", indicó Gálvez en un comunicado.

Añadió que había "observado cómo se diluye y se pervierte una lucha que yo enfrenté sola, sin el apoyo de grupos defensores de derechos humanos, ni de grupos defensores de los derechos de la mujer, para defender mi honra, mi seguridad personal y la de mi familia".

Gálvez recalcó que su lucha contra Romero nada tiene que "ver con la libertad de expresión, colores políticos, ni grupos de izquierda o derecha, sino únicamente con la defensa de mi dignidad como mujer y como operadora de justicia que en su momento fui".

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia declaró el 11 de enero sin lugar un recurso de casación presentado por la defensa de Romero y ratificó la sentencia emitida en marzo de 2016 de diez años de reclusión, por la comisión de seis delitos de difamación constitutivos de injurias contra Gálvez.