Mundo

EEUU: Juez amplía reunión de familias inmigrantes separadas

El gobierno ha argüido que sería difícil en extremo identificar a las familias y que los menores sufrirán daño emocional si los retiran de los hogares en los que fueron acomodados

Por  AP

La oficial Carla Provost, de Aduanas y Protección Fronteriza, testifica ante la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Representantes sobre la política de separación de familias de inmigrantes durante el gobierno del presidente Donald Trump, en el Capitolio, en Washington, el martes 26 de febrero de 2019. (AP Foto/José Luis Magaña)

La oficial Carla Provost, de Aduanas y Protección Fronteriza, testifica ante la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Representantes sobre la política de separación de familias de inmigrantes durante el gobierno del presidente Donald Trump, en el Capitolio, en Washington, el martes 26 de febrero de 2019. (AP Foto/José Luis Magaña)

SAN DIEGO (AP) — Un juez federal que ordenó que más de 2.700 niños fueran reunidos con sus padres ha ampliado esa medida a posiblemente miles de menores más separados de sus progenitores antes en la frontera durante el gobierno del presidente Donald Trump.

Dana Sabraw falló el viernes que su autoridad se aplica a todos los padres separados en la frontera el 1 de julio de 2017 o después de esa fecha. Previamente su orden se aplicaba sólo a padres cuyos hijos estuvieron en custodia el 26 de junio de 2018.

Sabraw señaló que su decisión responde a un informe emitido en enero por un organismo interno de supervisión del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés), según el cual miles de niños más quizá fueron separados desde mediados de 2017. El inspector general del departamento afirmó que se desconoce la cifra exacta.

El juez dijo que sopesará las próximas medidas el 28 de marzo. La primera podría ser identificar a las familias separadas, una tarea nada sencilla porque el gobierno careció en su momento de un sistema de seguimiento adecuado.

El gobierno ha argüido que sería difícil en extremo identificar a las familias y que los menores sufrirán daño emocional si los retiran de los hogares en los que fueron acomodados.

El abogado del Departamento de Justicia, Scott Stewart, dijo al juez el mes pasado que sería una “carga importante” agregar familias y “estropearlo todo” después de que el gobierno “había hecho todo para corregir lo malo”.

Sabra disintió en su orden de 14 páginas.

“La marca distintiva de una sociedad civilizada se ve en la manera como trata a su gente y a aquellos dentro de sus fronteras”, escribió. “Que los acusados tal vez tengan que cambiar de curso y emprender un esfuerzo adicional para atender estas cuestiones no modifica la definición de injusto; solo sirve para realzar la indiscutible importancia de ese esfuerzo y por qué es necesario (y valioso)”.

Un portavoz del Departamento de Justicia no respondió de momento a una solicitud para que hiciera declaraciones sobre el particular.

La Unión Americana de Libertades civiles (ACLU por sus siglas en inglés), que presentó la demanda contra la práctica de separar a las familias, aplaudió la decisión.

“La corte dejó claro que posiblemente miles de vidas de niños están en juego y que el gobierno de Trump no puede simplemente ignorar la devastación que ha causado”, dijo el abogado de la ACLU, Lee Gelernt.