No Usar

Obispo pide a Divina Pastora "libertad" y fin de la "pesadilla" en Venezuela

El monseñor Victor Hugo Basabe, pidió el fin de la "pesadilla" en Venezuela, a la Divina Pastora tras la procesión con la que se celebró el 163 aniversario de la aparición mariana

Por  EFE

Así lució ayer La Divina Pastora en Barquisimeto, Venezuela(Instagram: @venezuelalalucha)

Así lució ayer La Divina Pastora en Barquisimeto, Venezuela | Instagram: @venezuelalalucha

Caracas.- El administrador apostólico de la Arquidiócesis de Barquisimeto (noroeste), monseñor Víctor Hugo Basabe, pidió ayer a la Divina Pastora la "libertad" y el fin de la "pesadilla" en Venezuela, tras la procesión con la que se celebró en esta ciudad el 163 aniversario de la aparición mariana. 

"En sus manos pongamos el dolor y el sufrimiento en el que la mayoría de los venezolanos vivimos ahora, así como la esperanza y el anhelo (...) de que sobre las sienes de cada uno de los que habitamos esta tierra alboréen los rayos de la libertad y nos anuncien que la pesadilla ha terminado", dijo Basabe en una misa a cielo abierto ante miles de feligreses. 

"Que despertamos no solo a un nuevo día, sino a un nuevo porvenir a un nuevo futuro marcado por la paz, la solidaridad y la bondad en el que todos nos comprometemos a trabajar unidos desde la fe y el amor, a fin de devolver a Venezuela al lugar que le corresponde en el concierto de las naciones libres y democráticas", añadió. 

Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, atraviesa una severa crisis económica que se expresa en escasez, hiperinflación y el éxodo de más de tres millones de personas, principalmente a países de la región como Colombia, Argentina, Ecuador, Chile o Perú. 

En ese sentido, el obispo recordó de manera "especial" a los "hermanos" que conmemoraron este lunes la advocación mariana, pese a no estar en Venezuela. 

La gobernadora del estado de Lara, Carmen Meléndez, informó en declaraciones que recogió la televisión estatal VTV que la procesión, considerada una de las tres peregrinaciones marianas más grandes del mundo, transcurrió con normalidad, sin aludir al presunto repudió que habría sufrido por parte de los feligreses, y que se divulgó en redes sociales. 

No se informó cuántas personas acudieron al recorrido de casi 8 kilómetros, pero sí que 10.300 agentes custodiaron a los creyentes, que suelen acudir desde todos los rincones del país caribeño.