Oposición de Venezuela exigirá en las calles el apoyo militar a Guaidó 

Guaidó, jefe del Parlamento de mayoría opositora, convocó a los venezolanos a salir a las calles entre las 12H00 y las 14H00 locales (16H00 a 18H00 GMT), desde sus trabajos, casas, escuelas o tiendas, con banderas, cacerolas o pancartas 

Por  AFP .

Nicolás Maduro(AFP / Maria Isabel Sanchez)

Nicolás Maduro | AFP / Maria Isabel Sanchez

Caracas- La oposición venezolana se manifestará este miércoles con plantones callejeros para pedir a los militares que desconozcan al presidente Nicolás Maduro y apoyen al autoproclamado mandatario, Juan Guaidó, para lograr un gobierno de transición y "eleciones libres"

Guaidó, jefe del Parlamento de mayoría opositora, convocó a los venezolanos a salir a las calles entre las 12H00 y las 14H00 locales (16H00 a 18H00 GMT), desde sus trabajos, casas, escuelas o tiendas, con banderas, cacerolas o pancartas. 

"Venezuela se levantó para soñar con el país que queremos. Debemos estar en la calle (...), necesitamos de todos para lograr nuestra democracia", declaró el opositor de 35 años al llamar a la manifestación. 

Aunque la cúpula militar la calificó como un "engaño", Guaidó insistirá durante esta jornada en la oferta de amnistía a los militares que colaboren con una transición, buscando romper el sostén de Maduro, la Fuerza Armada

El líder parlamentario, con un creciente apoyo internacional encabezado por Estados Unidos, también llamó a esta movilización en respaldo al ingreso de ayuda humanitaria, lo que el gobierno considera una puerta a una intervención militar norteamericana. 

Washington dijo tener listos 20 millones de dólares para entregar, en alimentos y medicinas, cuya severa escasez agobia a los venezolanos y ha disparado la migración, cifrada en 2,3 millones de personas desde 2015 según la ONU. 

Maduro atribuye el desabastecimiento a sanciones de Estados Unidos.  

"Es probable que parte de esta ayuda humanitaria entre por puerto marítimo y terrestre a través de los países vecinos. (Los militares) van tener la decisión es sus manos de permitir o no su entrada", dijo Guaidó esta semana. 

Los temores a hechos violentos resurgen con cada protesta. Disturbios que estallaron el 21 de enero han dejado unos 40 muertos y más de 850 detenidos, algunos de ellos en barrios populares de Caracas, según la ONU. 

Dos oleadas de protestas contra Maduro en 2014 y 2017 se saldaron con cerca de 170 muertos. 

Washington, que según Maduro usa a Guaidó como un "títere" para darle un golpe de Estado, llamó directamente a los militares a apoyar una transición y dijo sobre una eventual acción armada en Venezuela que "todas las opciones están sobre la mesa". 

Sin dar tregua, Estados Unidos aprobó el lunes sanciones contra la estatal petrolera PDVSA -fuente del 96% de ingresos del país-, y congeló cuentas y activos venezolanos, cuyo control entregó a Guaidó. 

Maduro contraatacó desde el plano judicial.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), de línea oficialista, prohibió a Guaidó salir del país y congeló sus cuentas, a solicitud del fiscal general, el chavista Tarek William Saab. 

"No estoy desestimando una amenaza de cárcel (pero) 'nada nuevo bajo el sol'. La única respuesta del régimen es persecución, represión", reaccionó el jefe parlamentario. 

El TSJ ordenó una investigación contra el líder opositor por "usurpar" las funciones del mandatario socialista, lo que en principio podría llevar a la pérdida de su investidura como legislador. 

Ante ello, John Bolton, asesor de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump, reiteró que cualquier intento de "dañar" a Guaidó acarreará "serias consecuencias".

La ofensiva de Guaidó continuará con una "gran marcha" el sábado, justo cuando se cumplen 20 años de la "revolución bolivariana" fundada por el fallecido líder socialista Hugo Chávez (1999-2013), ante lo que previsiblemente el gobierno convocará a sus seguidores. 

La movilización opositora respaldará, según Guaidó, el plazo de ocho días -que vence el domingo- dado a Maduro por España, Francia, Alemania, Reino Unido, Holanda y Portugal para que acepte unos comicios libres so pena de reconocer al opositor como presidente encargado. 

"El apoyo internacional a Guaidó desmoraliza al gobierno y lo descontrola", opinó el politólogo Jesús Castillo-Molleda. 

Guaidó se autojuramentó luego de que el Congreso declarara a Maduro "usurpador" por asumir el 10 de enero un segundo mandato que considera ilegítimo -al igual que gran parte de la comunidad internacional- por ser resultado de comicios "fraudulentos". 

Aunque sus decisiones son consideradas nulas por el TSJ, que lo declaró en desacato, el Congreso nombró el martes "representantes diplomáticos" en una decena de países que reconocieron a Guaidó como presidente interino. 

La víspera, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, recibió al encargado de negocios nombrado por Guaidó, Carlos Vecchio, en tanto que Chile, Perú, Argentina y otros países latinoamericanos reconocieron a los "embajadores" designados por el opositor. 

El gobierno insiste en llamar a una negociación y saludó gestiones de México y Uruguay en la ONU. Pero Guaidó ha reiterado que no se prestará para "diálogos falsos".