Política

Ortega aboga por la paz e ignora resolución del Consejo de D. Humanos de ONU

El mandatario nicaragüense ofreció ese mensaje durante un acto oficial, un día después que sus delegados en la mesa de negociación acordaran junto a los de la opositora Alianza Cívica la liberación de los denominados "presos políticos" en un plazo no mayor de 90 días

Por  EFE

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, participa en un acto de inauguración de un paso a desnivel, como parte de la celebración del bicentenario de la ciudad, este jueves, al sur de Managua (Nicaragua).(EFE, EFE)

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, participa en un acto de inauguración de un paso a desnivel, como parte de la celebración del bicentenario de la ciudad, este jueves, al sur de Managua (Nicaragua). | EFE, EFE

Managua.- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, abogó este jueves por la paz en el país, inmerso en una grave crisis que estalló en abril de 2018 y ha dejado cientos de muertos y detenidos, sin referirse a la resolución del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU contra la represión violenta de las protestas.

El mandatario nicaragüense ofreció ese mensaje durante un acto oficial, un día después que sus delegados en la mesa de negociación acordaran junto a los de la opositora Alianza Cívica la liberación de los denominados "presos políticos" en un plazo no mayor de 90 días, como parte de las conversaciones con las que buscan superar la crisis.

 (i-d) El vicealcalde de Managua, Enrique Armas; la vicepresidenta, Rosario Murillo; el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega y la alcaldesa de Managua, Reyna Rueda, participan en un acto de inauguración de un paso a desnivel, como parte de la celebración del bicentenario de la ciudad, este jueves, al sur de Managua (Nicaragua).EFE/Jorge Torres

A pesar de las diferencias ideológicas "tenemos que encontrarnos alrededor de un objetivo que es sagrado, que es la paz", dijo Ortega ante un grupo de jóvenes simpatizantes del Gobierno y autoridades de Managua.

Criticó a los sectores que están en contra de alcanzar acuerdos y los tildó de "Caín" y "demonios" que serían enemigos "de la tranquilidad" y que tratan de crear "caos, la ira, el dolor".

El líder sandinista dijo, sin embargo, que es "más fuerte el amor" y que "la inmensa mayoría de los nicaragüenses estamos con Dios, estamos con la paz, estamos con el amor, estamos con la solidaridad y seguiremos construyendo la paz".

Durante el acto, en el que se inauguró un paso a desnivel en Managua, Ortega no se refirió a la resolución del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU contra la represión violenta de las protestas de 2018 en el país centroamericano.

La resolución -presentada a instancia de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Paraguay y Perú- urge al Gobierno nicaragüense a "respetar los derechos a la libertad de reunión pacífica, de asociación y de expresión, así como la independencia de los medios de comunicación y del poder judicial".

Aprobada con 23 votos a favor, 3 en contra (Cuba, Egipto y Eritrea) y 21 abstenciones, la resolución del Consejo de la ONU "exhorta al Gobierno a que reanude su cooperación con la Oficina del Alto Comisionado" para los Derechos Humanos, así como con la Organización de los Estados Americanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Ortega tampoco se refirió a la decisión de la CIDH que incluyó a Nicaragua en su "lista negra" debido a la instalación "de facto" de un estado de excepción con el abuso de la fuerza, el encarcelamiento de voces disidentes y la clausura de medios de comunicación.

Se trata de la primera vez en 25 años que Nicaragua aparece en la "lista negra" de la CIDH.

El miércoles, los negociadores del Gobierno y de la oposición acordaron en presencia del nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag, y del enviado especial de la Secretaría General de la OEA, Luis Ángel Rosadilla, trabajar una agenda común que será desarrollada con amplitud en la mesa de conversaciones.

La agenda incluye fortalecer la democracia y reformas electorales; reforzar los derechos y garantías ciudadanas y la liberación, dentro de un plazo máximo de 90 días, de todos los presos y detenidos en el contexto de los hechos ocurridos a partir del 18 de abril del año pasado.

Además, agrega un punto referido al tema de la verdad, justicia y reparación.

Por último, se decidió que, de común acuerdo entre las partes, se pedirá en su momento a la comunidad internacional suspender las sanciones para facilitar el derecho al desarrollo humano, económico y social de Nicaragua, favoreciendo a los sectores más vulnerables de la población.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril de 2018, de acuerdo con la CIDH, aunque algunos grupos elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.