Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Política

Papa "Temo el derramamiento de sangre en Venezuela" 

El pontífice argentino reiteró que desea una "solución justa y pacífica" y reconoció que no se pronunciaba "sobre lo que hay que hacer porque sería una imprudencia pastoral de mi parte y haría daño"

Por: AFP .

1/2
Papa

Papa "Temo el derramamiento de sangre en Venezuela"  | AFP / Kelly Velásquez

Papa

Papa "Temo el derramamiento de sangre en Venezuela"  | AFP / Kelly Velásquez

A bordo de avión del papa. - El papa Francisco admitió este lunes que teme "el derramamiento de sangre" en Venezuela y que le "aterra" la violencia que podría desatarse por la crisis política en ese país sudamericano, en declaraciones a bordo del avión que lo condujo de Panamá a Roma. 

"¿Qué es lo que me asusta? El derramamiento de sangre", aseguró ante los cerca de 70 periodistas que lo acompañaban.  

AFP / Kelly Velásquez

El pontífice argentino reiteró que desea una "solución justa y pacífica" y reconoció que no se pronunciaba "sobre lo que hay que hacer porque sería una imprudencia pastoral de mi parte y haría daño", dijo. 

"Tengo que ser equilibrado. No me gusta la palabra equilibrado. Tengo que ser pastor. Y si necesitan ayuda, de común acuerdo, que la  pidan. Eso sí", recalcó abriendo la posibilidad de una suerte de mediación. 

"Si yo entrara a decir hagan caso a estos países o a estos otros, me metería en un rol que no conozco, sería una imprudencia pastoral de mi parte y haría daño", subrayó. 

Francisco confesó que consideró mucho las declaraciones hechas cuando rompió el silencio sobre Venezuela durante su estadía en Panamá. "Las palabras las pensé y las repensé. Y creo que con eso expresé mi cercanía, lo que siento", agregó. 

"Yo sufro por lo que está pasando en Venezuela en este momento y por eso deseo que se pongan de acuerdo, no sé, tampoco ponerse de acuerdo (es el término, ndr) está bien", afirmó.   

"Yo apoyo en estos momentos a todo el pueblo venezolano. Un pueblo que esta sufriendo, incluso los que están de una parte y de otra, todo el pueblo sufre", aseguró. 
Francisco pidió a los que pueden contribuir a resolver la crisis que tengan "grandeza".

"El problema de la violencia a mí me aterra", confesó. 
 

En pleno colapso económico, Venezuela entró en una peligrosa escalada de tensiones, a raíz del rechazo internacional al gobierno de Nicolás Maduro y la autoproclamación del jefe del Parlamento, el opositor Juan Guaidó, como presidente interino. 

El Vaticano intentó sin éxito hace dos años proponer una hoja de ruta para salir de la crisis a través del número dos del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, Secretario Estado, quien fue además nuncio en ese país durante los años del chavismo. 

Francisco cuenta también con el consejo de dos importantes religiosos venezolanos que residen en Roma, entre ellos el sustituto para los Asuntos generales de la Secretaría de Estado, Edgard Peña, un experimentado diplomático, y el superior de los jesuitas, Arturo Sosa, considerado una referencia social y cultural en su país. 

Hasta ahora el Vaticano ha evitado alinearse con algún bando, una posición que contrasta con los duros cuestionamientos que ha formulado la Conferencia Episcopal Venezolana contra el chavismo en el poder. 

Estados Unidos está a la cabeza de los gobiernos que desconocen el segundo mandato de Maduro por considerar su elección "fraudulenta", mientras China, Rusia y Turquía apoyan al dirigente.  

Entretanto, Francia, Alemania, España y Reino Unido dieron un ultimátum de ocho días para que convoque elecciones, so pena de reconocer a Guaidó.  

Francisco, que inició el año con un viaje a su región de nacimiento, teme también por la situación de la vecina Colombia

"Después de todo el esfuerzo hecho, en Colombia lo que pasó en la escuela de cadetes el otro día fue terrorífico. No es solución la sangre", dijo en el avión al referirse al atentado del 17 de enero en Bogotá en una academia de policía que dejó un saldo de 21 muertos. 

El papa argentino, de 82 años,  clausuró el domingo la Jornada Mundial de la Juventud con una misa multitudinaria en la capital panameña en la que llamó a las nuevas generaciones de católicos a no dejarse "adormecer" e impedir que sus sueños se realicen. 

El viaje del pontífice a América Latina fue ensombrecido por la compleja situación en Venezuela y por el expediente sobre abusos sexuales y su encubrimiento en el clero, tema que será debatido en la cumbre extraordinaria de febrero en el Vaticano con todos los presidentes de la conferencias episcopales. 

"Percibo una expectativa inflada. Hace falta desinflar las expectativas. Porque el problema de los abusos continuará. Es un problema humano. Humano en todos lados", aseguró en el avión papal. 

En esta nota: