Show

Festival Estéreo Picnic comienza con la tradicional lluvia y nuevo escenario

La celebración de la primera década del festival está marcada por dos grandes cambios que buscan expandir los límites de "un mundo distinto", lema del festival en este aniversario

Por  EFE

Personas asisten al Festival Estéreo Picnic este viernes en el municipio de Briceño (Colombia).(EFE, EFE)

Personas asisten al Festival Estéreo Picnic este viernes en el municipio de Briceño (Colombia). | EFE, EFE

Bogotá.- La décima edición del Festival Estéreo Picnic, el evento de música alternativa más grande de Colombia, comenzó este viernes en el área metropolitana de Bogotá con una nueva localización y presentaciones de artistas de hip hop, rock, electrónica y pop bajo la siempre presente lluvia.

El cantante Esteban Mateus, conocido por su nombre artístico Esteman, canta este viernes durante el Festival Estéreo Picnic en el municipio de Briceño (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda

Como es tradición, la edición de 2019 dio el pistoletazo de salida a tres días de música acompañada de lluvia y tráfico denso, dificultades que no desalentaron a las miles de personas que llegaron a este festival con grandes expectativas.

La celebración de la primera década del festival está marcada por dos grandes cambios que buscan expandir los límites de "un mundo distinto", lema del festival en este aniversario.

El primer cambio fue trasladar el evento, que antes se realizaba en el Parque Deportivo 222, en las afueras de Bogotá, al amplio Campo de Golf Briceño 18, ubicado en el área metropolitana de Bogotá.

Asimismo, se cambió el formato del festival, que pasó de realizarse de jueves y sábado, a tener lugar entre viernes y domingo, siempre en las últimas semanas de marzo o las primeras de abril.

De la misma manera en que algunas personas aclamaron los cambios, también se sintió la inconformidad por la elección de la fecha, la cual carece de días festivos además de estar en medio de la temporada de lluvias.

 El vocalista y guitarrista de la banda neoyorquina Interpol, Paul Banks, se presenta este viernes durante el Festival Estéreo Picnic en el municipio de Briceño (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda

"Yo no soy de esta ciudad, yo trabajo y eso lo hace más complicado, porque no hay un lunes festivo que pueda amortiguar el Estéreo", dijo a Efe uno de los visitantes nacionales del festival, Sergio Zapata, quien llegó desde la caribeña Santa Marta.

En la nueva ubicación, el color no estuvo solamente en los cuatro escenarios del festival, también se vio en la vestimenta de los asistentes que a pesar de la lluvia, se las arreglaron para demostrar estilos alternativos.

Con el paso de las horas, la lluvia cesó y la gente dejó de refugiarse para disfrutar de cada una de las experiencias del festival.

Entre ellas, la zona gastronómica que siempre gozó del calor humano y en donde se disfrutaron las tradicionales comidas rápidas, las opciones vegetarianas y los platos autóctonos hechos por restaurantes locales.

Claramente, la experiencia primordial fue el inicio de los conciertos.

Los primeros que saltaron al escenario principal fueron los colombianos de "The Kitsch", quienes con sus ritmos de "garage rock", animaron a los miles de asistentes que llegaron desde bien temprano a Briceño para disfrutar de los artistas nacionales.

Por su parte, la mexicana Ximena Sariñana causó furor en su presentación de "60 minutos", en la que interpretó ante el público las canciones de su nuevo álbum "¿dónde bailarán las niñas?".

Mientras el sol caía en la sabana de Bogotá, el número de personas se fue incrementando progresivamente para ver a los estadounidenses Interpol, Twenty One Pilots y Kendrick Lamar, los artistas más esperados de la jornada inaugural.

El grupo estadounidense Twenty One Pilots se presenta este viernes durante el Festival Estéreo Picnic en el municipio de Briceño (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda

Las capas y botas para protegerse de la lluvia y el barro tiñen el paisaje del encuentro musical a lo largo de sus tres días junto a los conciertos de los invitados que prometen levantar el ánimo y quitar el frío de sus aficionados.