Culiacán

Abuelos necesitan sentirse valorados por sus familias

Entre uno y tres nietos tiene el 59.8 por ciento de los abuelos en Sinaloa; y el 64.71 por ciento gusta de ser visitado por su familia

Por: Ramón Verdín

Sinaloa.- Tener nietos marca sumamente a las personas. Es un encuentro con las personas que habrán de continuar con un legado o un apellido, aseveró Mario Mancillas Peñuelas, doctor en Psicoterapia Humanista.

Leer también: Los abuelos, entre el desempleo, la enfermedad y el abandono

Las habilidades propias empiezan a ser comparadas con las de los hijos, explicó el docente de la Universidad Autónoma de Occidente (UAdeO), y mientras el potencial de los abuelos palidece, el de los familiares se fortalece, lo que marca la resignación, en algunos casos, ante la llegada de la tercera edad, aceptó el especialista.

Fuente: El Debate

En este sentido, hasta el 54.9 por ciento de los encuestados tuvo de uno a tres hijos, y actualmente el 38.24 por ciento de los abuelos sinaloenses entrevistados tiene entre uno y tres nietos, de acuerdo con los datos proporcionados por una encuesta realizada por EL DEBATE en las ciudades de Culiacán y Los Mochis. 

Leer también: Celebran el Día del Abuelo mil 500 adultos mayores de Tijuana

El 64.71 por ciento de las personas con nietos consultadas declaró que es visitado de una a tres veces por semana por sus nietos, situación que los hace sentirse muy valorados en su entorno familiar (esto último con una incidencia del 59.8 por ciento).

Implicaciones de los nietos

«Esto genera ansiedad. La llegada de los nietos es, precisamente, un elemento primordial para manejar la finitud, ya que a los hijos hay que educarlos, con los nietos se deben llevar a cabo actividades lúdicas, que provoquen que esa ansiedad disminuya», aclaró Mancillas Peñuelas.

En este sentido, el también director del Instituto de Investigación, Capacitación y Psicoterapia SC aceptó que la tendencia de algunos padres de familia jóvenes de dejar a los hijos con los abuelos no es positiva para la madurez mental en los abuelos: «Ellos tienen que volver a criar, y ya no están en esa edad, se enfrentan nuevamente a este proceso de cambio. Cuando los nietos crecen y comienzan a hacer un cambio de vida, el abuelo se ve solo frente a la vida, ya que los nietos son adolescentes, empiezan a explorar la vida; los hijos están en su mundo, y se encuentran con la soledad. Este cambio que se ha dado genera que nuestras personas de la tercera edad se enfrenten con mayor conflicto a la vejez». 

Llegada a la tercera edad

El arribo a la tercera edad —agregó el especialista— no es igual en cada ser humano, ya que implica el entorno laboral y familiar: «No hay una edad definida. Cada quién lo coloca como quiere. Psicológicamente, la tercera edad se marca por el declive de cualidades. De manera oficial, se dice que a los 60 años una persona ya forma parte de la tercera edad. Con los avances médicos, a los sesenta años una persona es completamente funcional y productiva».

En última instancia —argumentó Mancillas—, las actividades económicas o productivas contribuyen a dar sentido a la vida: «Hay personas que viven para trabajar, se entregan a sus actividades laborales, por eso siempre se les recomienda que pongan un negocio. Si no es en algo formal, hay opciones, como paquetero, costurero. Sirve para socializar. Muchas veces se jubilan y se dan cuenta de que no tienen nada que hacer. Es bastante adecuado y les da una motivación». 

El instrumento demográfico publicado por esta casa editorial destacó que, aunque el 41.18 por ciento de los abuelos cuenta con una pensión o jubilación, 30.39 por ciento de este sector de la población opta por emplearse dentro de la economía informal; y 21.57 puntos porcentuales del universo consultado tiene un empleo formal, lo cual suma hasta 51.96 por ciento.

Igualmente, Ixse Amelia Acosta Salas, directora de Sistema DIFEl Fuerte, aseveró que los apoyos productivos y de capacitación deben ser priorizados para este sector de la población: «Ellos no se deben sentir olvidados. Tenemos convenios con el Instituto de Capacitación para el Trabajador Sinaloa (Icatsin) para mantenerlos activos con cursos de repostería o de manualidades, hacerlos sentir bien, y se les nota muy contentos. Les damos un sentido de pertenencia a un grupo mediante los diferentes programas, ya que a veces se sienten olvidados por la familia». 

Acosta Salas comentó que, en casos de maltrato o abandono de un adulto mayor, el DIF puede intervenir directamente: «Inmediatamente, podemos canalizar al adulto mayor, se lleva a un lugar seguro y se le da protección. Totalmente son apoyados», concluyó. 

Voluntariado

Finalmente, José Eduardo Castillo Contreras, presidente de Una Ayuda, Una Sonrisa AC, comentó que existen ánimos por parte de los jóvenes de entre 16 y 27 años para asistir voluntariamente a instancias como asilos y hospitales para apoyar y visitar emocionalmente a los «abuelitos».

No obstante, las instituciones que trabajan con los adultos mayores no hacen públicos los mecanismos de colaboración: «Por su cuenta no se atreven a ir. Llegamos a escuelas, y los muchachos están encantados de acudir al asilo de ancianos. Les hace falta un empujoncito. No tienen las herramientas necesarias para saber a quién dirigirse. Hay muchas personas en el norte del estado interesadas en colaborar». 

El activista mochitense mencionó que los millennials tienen abuelos, por lo que el interés es neto: «Hay de todo. Con los grupos que hemos manejado, sí tienen a sus abuelos acompañándolos, pero se muestran interesados por las actividades. Es un apoyo muy bueno para las personas de la tercera edad», finalizó.

Temas

  • Sinaloa
  • Culiacán
  • Abuelos
  • Día de los abuelos
  • Adultos mayores
  • Viejitos
  • Ancianos

Te Recomendamos

Comentarios