Cultura

Concierto histórico en el centro penitenciario de Mazatlán

El director Enrique Patrón de Rueda cumple un sueño con el apoyo de Raúl Rico, junto a la Camerata de Mazatlán, el coro Guillermo Sarabia y un grupo de solistas presentan a los presos el espectáculo Canto a la vida, dentro del Festival Cultural Mazatlán

Por: Maribel Arredondo

Mazatlán, Sinaloa.- La cita fue a las 10:00 horas del sábado 8 de septiembre en el Centro Penitenciario El Castillo. El sol ya lucía en todo su esplendor y largas filas se hicieron presentes en el referido lugar para que los integrantes de la Camerata de Mazatlán, bajo la dirección de Pércival Álvarez; el coro Guillermo Sarabia, a cargo de Martha Félix, pudieran entrar.

Lea también: La Camerata deleita con temas de películas

Algunos portaban sus instrumentos y se limpiaban las gotas de sudor que les escurrían por el rostro. Más de 60 de músicos y cantantes vestidos con playera negra y pantalón de mezclilla, entre ellos el director del montaje, Enrique Patrón de Rueda, todos unidos con un solo fin: llevar cultura a los reclusos con un concierto histórico de música clásica, titulado Canto a la vida, el cual pudo hacerse realidad con el apoyo del Instituto de Cultura de Mazatlán, bajo la tutela de Raúl Rico, en el marco del Festival Cultura Mazatlán 2018.

Foto: Maribel Arredondo

Fiesta cultural

Una vez que los visitantes entregaron sus credenciales, fueron revisados y les imprimieron los sellos de seguridad en las manos para que pudieran ingresar al área recreativa, donde ya esperaban más de mil 193 internos vestidos de playera blanca y pantalón de mezclilla.

Entre los presentes estaban familiares de los internos, algunos con hijos en brazos, otros felices por que sus padres estaban presentes. No faltó quien recibiera la visita de su tía o la pareja sentimental. Contentos presentaban a sus pequeños a los otros reos e invitados. 

Una vez que los músicos y los intérpretes del coro se acomodaron, dieron vida a la primera pieza de la gala cultural, que duró casi dos horas. 

Los reclusos estuvieron deleitándose de hermosas melodías. Foto: Maribel Arredondo

Iniciaron con la Obertura revolucionaria, para luego seguirle con Toreador, La verbena de la paloma y Leyenda del beso. Sin duda, una de las melodías más aplaudidas fue La donna e mobile, en la cual participaron con su voz César Delgado, Héctor Valle y Alejandro Yépez.  

Durante las primeras interpretaciones, algunos de los presidiarios estaban a las orillas, alejados de la multitud, pero poco a poco se fueron acercando para escuchar más de cerca y ser parte del festejo musical.

Algunos corearon varias melodías; otros empezaron a bailar o gritar, y no faltó aquel que limpiara sus lágrimas tras escuchar música sinaloense y mexicana, entre ellas Serenata huasteca.  

Inquietos, los internos escucharon cada pieza interpretada al son de los violines, clarinetes, violas, tuba, trombones, violonchelos, contrabajo, timbales, tuba, flautas y oboe, bajo la dirección de Enrique Patrón de Rueda.

La hora de retirarse llegó y Patrón de Rueda anunció el fin del concierto. Pero entre gritos y aplausos, los presentes pidieron más, por este motivo, se extendió media hora para complacerlos. 

Entre melodía y melodía, el director les pedía: “Esta sí se la saben, ahora les toca a ustedes cantar”. En un extremo del escenario, uno de los reclusos presumía sus esculturas elaboradas de jabón con pegamento y le pedía al director de Cultura de Mazatlán, Raúl Rico, la gestión para exponer sus piezas.

Una de las esculturas. Foto: Maribel Arredondo

Clausura

De manera magistral cerró el montaje cultural casi a las 12:00 horas. En ese momento, ya una serie de reclusos esperaba para pedirle a las trabajadoras sociales que les tomara una foto con el destacado director, y a él, que les firmara el programa de mano.  

Otro de los prisioneros se fue a su celda contento con un ramo de flores que le regaló una de las integrantes del coro y agradeció la realización de esta actividad. 
La voz de los guardias se escuchó y los internos ingresaron a sus celdas, lo que dio por terminada esta  actividad que por primera vez se realiza en el penal mazatleco. 

Los músicos tomaron de nuevo sus instrumentos para hacer fila y salir. Durante la espera, uno de los reos aprovechó para presumir el huerto que ha sembrado en ese lugar.

Declaraciones

Al final, el maestro Enrique Patrón de Rueda habló para EL DEBATE.

“Me siento realizado, es algo que teníamos que hacer. Esta gente creció desamparada, sin la atención que se le debió de haber dado. (La música) Es alimento al espíritu. Estoy convencido que la violencia es por la falta de contacto con la cultura y de las grandes artes. Era una asignatura pendiente”, comentó. 
Explicó que luego de varios años de gestión, por fin se logró concretar este concierto, y tras el éxito, desea repetir la experiencia. 

Me voy contento, me siento realizado. Me tocó el alma ver a unos muchachos llorando.

Indicó que la música clásica debe llegar a toda la gente. 

Este público, si no le gustas, se va. Es un público que le tienes que tener respeto, si no, te da la espalda, finalizó.

Temas

  • Camerata Mazatlán
  • Penal
  • Concierto
  • Enrique Patrón de Rueda

Te Recomendamos

Comentarios