Guamúchil

Ser mujer ya no es sinónimo de ser débil

Norma Elena Pacheco Acosta ciudadana y empleada reconoció que la vida siempre pone obstáculos y debemos superarlos
 

Por: Jasiel Camacho

Guamúchil, Sinaloa.- Dicen que Dios siempre da las grandes batallas a los más grandes guerreros, y esto lo demostró con la señora Norma Elena Pacheco Acosta, quien a pesar de haber pasado por uno  de los momentos más difíciles de toda su vida apenas un par de años atrás, hoy está de pie trabajando como solo ella sabe, para ser el pilar fuerte de su casa, llevar el sustento y sacar adelante a sus hijos.

No todo es malo

Como lo hemos mencionado anteriormente, la mujer hace años dejó de ser el sexo débil y en muchas ocasiones ha demostrado ser inclusive más fuerte que el hombre. Aquellos trabajos catalogados como para el hombre están siendo compartidos con las damas, por su capacidad laboral.

Fotos: Daniel Ayala/EL DEBATE

Es precisamente este el caso de la señora Norma Elena Pacheco Acosta, quien  por cosas de la vida perdió a su compañero de vida, su esposo, hace algunos años.

Explica que al igual que cuando se casó, tenía la duda de cómo sería su vida, así también ocurrió cuando quedó sola y con sus hijos. Sin embargo, recordando todo lo vivido, y sobresaliendo el amor de madre, decidió  arriesgar todo; desde ese momento no ha dejado de trabajar.

“Desde tempranas horas ya me toca trabajar, primero en el hogar, con mis hijos y sin descuidar mi casa. Les hago desayuno a mis hijos, posteriormente me vengo a trabajar muy contenta, porque tengo oportunidad laboral. Ha sido muy difícil, pero gracias a Dios he tenido el apoyo de familia, hijos y personas que me quieren.”

Afortunadamente no todo ha sido malo para la señora Norma Elena Pacheco Acosta, quien con un rostro iluminado y una gran sonrisa comenta cuál fue su reacción en ese preciso momento que supo que sería madre.

Fue algo maravilloso, no lo podía creer, fue el momento más feliz de mi vida el saber que yo sería madre, la vida sí me cambió, porque pasé de ser mujer nada más, a ser madre. Era algo deseado, sin embargo, no lo podía creer.

Agradeció primero a su mamá, y felicitó a todas las mujeres, en especial a las alvaradenses, deseándoles un buen día.

Temas

  • Semblanza
  • Norma Elena Pacheco Acosta

Te Recomendamos

Comentarios