Los Mochis

Ciudadanos desconfían del servicio de agua potable

Población de Ahome y Culiacán gasta más de 500 pesos mensuales en el consumo de agua potable; activistas piden mayor calidad en los químicos empleados para tratamiento del vital líquido

Por: Ramón Verdín

El 92.92 por ciento de los habitantes de Culiacán no consume agua potable de la llave. Este sector de la población gasta un promedio de 560 pesos en pagar el recibo municipal de agua potable y además cubrir el costo del agua purificada, en su mayoría de garrafón. Solo el 7.08 de la gente en la capital sinaloense consume el agua directamente de la llave, por lo que gasta una media de 200 pesos al mes, de acuerdo con una encuesta aplicada por EL DEBATE. 

En promedio, el gasto por familia para el municipio de Culiacán en agua para beber es de 534.51 pesos al mes, según los resultados del estudio. 

Lee también: Japac repara tuberías que impedían el servicio de agua en colonias

En el municipio de Ahome —donde también se aplicó el instrumento—, destacó que el 54 por ciento de la población desembolsa un promedio de 670 pesos al mes en agua purificada; mientras que un 46 por ciento de los ahomenses consume el agua directamente de la llave, y por el servicio de agua potable paga una cantidad equivalente a 150 pesos. 

La cantidad promedio en gastos por familia en el municipio de Ahome es de 430.80 pesos mensuales. 

Lee también: Futuro del agua va hacia la privatización

Agua confiable

Jesús Higuera, gerente general de la Junta de Agua Potable de Culiacán.

A pesar de que en Culiacán no existe la cultura del consumo del agua potable, el vital líquido es apto para el consumo humano, señaló Jesús Higuera Laura:

«Cualquier persona, para sus cuestiones domésticas, compra el agua para garrafón. Por este medio le damos la seguridad de que el agua que ponemos en su domicilio es apta para el consumo. Tenemos el único laboratorio de un organismo operador en el noroeste del país que está autorizado por la Entidad Mexicana de Acreditación para monitorear el agua de las presas en la obra de toma para abastecer las potabilizadoras». 

En este sentido, Jesús Higuera Laura, gerente general de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Culiacán (Japac), subrayó que las interrupciones se presentan normalmente; no obstante, la paramunicipal cuenta con los recursos económicos para solucionar de manera pronta estas eventualidades:

«En las sindicaturas, la zona rural se encuentra dividida por delegaciones, y en cada una tenemos un sistema y equipo para la recaudación y para el mantenimiento en la operación. Hay brigadas permanentes. En algunas delegaciones hay vactor, equipo completo, para atender cualquier problema lo más rápido posible». 

La eficiencia comercial de la Japac —sostuvo Higuera— está cerca del 95 por ciento, dada la gran capacidad de contribuciones del consumidor de Culiacán en la zona urbana.

«En términos generales, la gente sabe que hay los recursos y los medios que nos da el cumplimiento en el pago. Hay una interrelación muy importante aquí en Culiacán, en este sentido». 

Asimismo, el funcionario público reconoció que la normativa ISO-9001 obliga a «cubrir todos los riesgos que se presenten para la continuidad y la calidad del servicio de agua».

Gasto en insumos

No obstante, Miguel Ángel Murillo Sánchez abundó que la población del municipio de Culiacán tiene razón al rechazar consumir el agua directamente de la llave: «Las juntas de agua potable, en lugar de invertir directamente en purificadores del agua que separen los materiales y luego purificarla con cloro, compran químicos de menor calidad, simple y sencillamente para que el líquido cueste lo mismo». 

El luchador social afirmó que la gente no consume directamente el agua, por lo que a la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Culiacán (Japac) no le conviene invertirle:

El problema son los productos caducos, incorrectos, sustancias que deberían venir con porcentajes idóneos de cloro o de potasio; compran productos mucho más baratos porque saben que la gente no se va a tomar el agua, profundizó.

El representante jurídico del Frente Cívico Sinaloense afirmó que el agua en Culiacán se destina para uso industrial: «El proceso debería ser de purificación, pero ellos optan por ahorrarse ese dinero. Ellos no la potabilizan, en su lugar la limpian para el uso industrial. Abaratan el servicio nada más, pero no potabilizan el agua», aseveró. 

Medición correcta del agua

Ernesto Suárez Andujo, gerente general de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Ahome (Japama), reconoció que los problemas con el flujo del vital líquido van en aumento en las zonas rurales del municipio debido a la obsolescencia de los distintos subsistemas. 

Subrayó que aplicar los medidores en cada uno de los hogares coadyuvaría a reducir los niveles de consumo en las sindicaturas ahomenses y a establecer estas estructuras:

«Antes de hacer plantas tratadoras nuevas, establece la Conagua que debemos probar nuestra eficiencia. Es importante empezar con la micromedición. Es tarea de todos pagar y consumir responsablemente el agua. Pasa en las comunidades rurales y en los fraccionamientos. Después de esa situación, podríamos hablar de invertir», comentó el servidor público.

En este tenor, Javier Soliz Gutiérrez, gerente general de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de El Fuerte (Japaf), concordó con Suárez Andujo al manifestar que en las rancherías del municipio de El Fuerte se carece de medidores que cuantifiquen efectivamente el consumo, sumado al fenómeno de la sequía, aun en plena temporada de lluvias, «se complica abastecer de agua a las comunidades más alejadas», recalcó el funcionario.

«Hay comunidades que no se reponen de la sequía, aun cuando el nivel de los mantos friáticos es óptimo. Tenemos Maquicoba, La Laguna, Montoya. Mandamos pipas para que satisfagan este servicio». El ritmo de pago de los contribuyentes —asentó Soliz— no se ha incrementado, más bien muestra un estancamiento.
«Para gente que tiene atrasos, rezagos, por la causa que sea, pueden acudir a las instalaciones de pago para llegar a convenios y ayudarlos. Estos recursos son vitales para una junta como la Japaf, que siempre está trabajando en el límite», concluyó.

Situación en Guamúchil

Respecto al servicio de agua potable en Salvador Alvarado, Manuel Dena Herrera, dirigente del grupo de Vecinos Unidos por Sinaloa, comentó que se tiene problemas solo en las partes altas del municipio y en las colonias Unidad Nacional, La Gloria, La Victoria, Renato Vega, entre otras, donde el servicio no lo tienen hasta altas horas de la noche. 

«El suministro no es el suficiente, se tiene proyectada una línea de conducción; sin embargo, apenas se comenzará con la tercera y última etapa, y se espera que se solucione el problema pronto», destacó.

Asimismo, mencionó que se necesita que las autoridades hagan un análisis del agua que se está repartiendo en varias partes de la ciudad para ver qué tan potable se encuentra para que la gente la pueda usar, que la pueda tomar, como en otras ciudades. 

«Se dice que con la planta ya quedará el servicio al cien por ciento, pero es bueno que se tenga un análisis del antes y el después para tener la comparación y saber cómo está el sistema», observó.

RECAUDACIÓN

Crece en Culiacán la cultura del pago de agua 

La Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Culiacán, puntualizó Miguel Herrera Laura, «ha alcanzado niveles muy buenos de eficiencia comercial», por lo que disminuir los niveles de cobro «afectaría el funcionamiento de la paramunicipal», apuntó el gerente general de Japac.

«Nos hemos enfocado a eficientar la recaudación y el gasto. Tenemos autosuficiencia, no tenemos deuda con proveedores. La gente tiene ya esa mentalidad», destacó.

PARA ENTENDER...

Zona rural, la más afectada por suministro de agua potable

Un estudio realizado por EL DEBATE en zonas urbanas y rurales de los municipios de Ahome y Culiacán publicado el 22 de agosto arrojó que, en el caso particular de la zona rural de Culiacán, el 70 por ciento de los habitantes entrevistados dijo que en lo que va del año ha padecido la falta del suministro de agua; mientras que la gente del área rural de Ahome casi alcanza un 90 por ciento el problema de los cortes de agua.

LOS DATOS

  • Interrupciones. En Culiacán, el flujo del agua potable en las colonias periféricas se ve interrumpido frecuentemente. Sin embargo, Jesús Higuera, gerente general de la Japac, abundó que se cuenta con recursos para atender oportunamente las eventualidades.
  • Medidores. Ahome y El Fuerte presentan problemas respecto a la medición del vital líquido en las comunidades fuera de las cabeceras municipales. Las sindicaturas muestran mayor consumo debido a que pagan una cantidad fija por el agua.
  • Abasto. En el municipio de Salvador Alvarado, asentó el activista Manuel Dena Herrera, la infraestructura no es suficiente. Dena mencionó que existe un proyecto para una línea de conducción; no obstante, la obra debe solucionarse.

Temas

  • Encuesta servicios básicos
  • Agua potable
  • Japama
  • Japac

Te Recomendamos

Comentarios