Opinión

De Mazatlán y Sinaloa: visión empresarial

Por: Rigoberto Ocampo

En Mazatlán se han manifestado, abiertamente y en privado, dos bandos en el sector empresarial. Uno, contra las acciones del gobernador Quirino Ordaz Coppel. Otro, ve con beneplácito los cuantiosos montos de inversión pública que ha gestionado para el puerto. Desde hacía muchas administraciones estatales no se veían movimientos en la inversión pública de esa cuantía. Los en contra han incluso manifestado opacidad en el manejo de recursos públicos. Los a favor dicen que el flujo de inversión se está sintiendo en la economía local. Mencionan que en el ámbito nacional, la pelea por los recursos públicos durante el sexenio de Peña Nieto, se ha favorecido otras regiones del país, y, si no se hubieran gestionado esos recursos para Mazatlán, simplemente ya se hubieran ido a otras ciudades y entidades. Los opositores critican ejecución y planeación de las obras. También, la falta de diálogo del gobernador, oriundo de Mazatlán, con esos empresarios. Incluso han usado públicamente términos peyorativos contra el gobernador (EL DEBATE, F. Zepeda, En el blanco: Le apuestan al pleito, 25/Jul/2018). Por su parte, los a favor no dejan de observar problemas en las obras, pero apelan a los mecanismos que hay para solventar los errores. Los en contra están ya por una oposición política al gobernador. Los a favor, no necesariamente lo apoyan políticamente.

En ese entorno, Mazatlán, ha trascendido, está siendo visto por diversos grupos de empresarios de Culiacán y Los Mochis cómo beneficiado por el gobierno actual. Y, frente a esa expresión, el gobernador encuentra un sector empresarial dividido en su tierra natal. La realidad es que Quirino Ordaz Coppel es el gobernador constitucional de Sinaloa. Fue electo por la mayoría de los sinaloenses. Sólo el Congreso del Estado y la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, pueden fiscalizar su gestión. El primero, por un lado, a través de la aprobación de la cuenta pública que cada semestre presenta al Congreso local el gobernador. Y por el otro, a partir de las revisiones que hace la Auditoria Superior del Estado. La segunda, tiene para el seguimiento y control del gasto público federal, ejercido en Sinaloa, a la Auditoria Superior de la Federación. En ningún lado figuran los empresarios locales en ese esquema de fiscalización.

Por supuesto, de entre los empresarios en contra del gobernador puede surgir un candidato para el 2021, como lo fue el mismo Ordaz Coppel, que además de su carrera política forma parte del sector empresarial del puerto. Habrá que observar si los en contra logran abanderar una candidatura a gobernador el 2021. Del lado a favor, será difícil que siquiera manifiesten su apoyo político al actual gobierno. Sólo están cumpliendo con su función social: acumular y reproducir capital, lo demás no les interesa. Por más que de vez en vez hagan alguna acción de beneficencia social. Ya se comentó aquí: “No hay que olvidar, que el capital no tiene patria, ni bandera, sólo intereses”.

DE ESTRELLA DEL MAR Y BARCELÓ
En diciembre de 2013 el grupo Pinsa, dedicado a la pesca de alta mar de atún y sardina, adquirió el complejo turístico Estrella del Mar (información del IT Project Manager de Pinsa). Un complejo turístico con una antigüedad de más de 30 años (Noroeste, 16/Feb/2014). Está a punto de convertirse en un punto de quiebre del desarrollo turístico de Mazatlán. Es quizá el eje de esa confrontación que hay entre los grupos empresariales de Mazatlán: a favor y en contra de las acciones del gobernador actual. El 9 de mayo pasado, el portal de noticias preponderantemente económicas Eje de negocios publicó lo siguiente del gobernador Ordaz Coppel y del propietario del complejo, por la visita del presidente de la multinacional Barceló, Simón Pedro Barceló, al complejo Estrella del Mar,:

“El industrial pesquero (Don José Eduvigildo Carranza), ha declarado a los medios de comunicación, desde que adquirió el desarrollo de Golf y Villas, que buscaba inversionistas para un hotel. La presencia del directivo de la marca hotelera española, coincidentemente o de manera inducida, ya tiene la oportunidad de cristalizar su plan de crecimiento y relanzamiento de Estrella del Mar. A modo, entonces, quedó la visita a su fortaleza golfista, que al parecer, el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, su amigo protector, escogió para enamorar al inversionista español. Pero surgen dos cuestionamientos: ¿La marca Barceló es más comercial y el complejo Estrella del Mar es exclusivo? ¿Por qué el gobernador escogió ese sitio para mostrar, cuando hay otras zonas de Mazatlán dónde invertir?”

PÁRRAFOS: DE ACLARANDO OSCURECE 
Inmediatamente después, el reportaje (firmado por Redacción de Eje de negocios) expone lo siguiente cómo respuesta a sus mismas preguntas: “Actualmente le están apostando empresarios locales como el Grupo Alerta en su desarrollo Camino al Mar y Experience Residencial, un segundo Holiday Inn, el Paraíso Marina en condominios residenciales, la marca Marina Platino Plus, Ferrara Pacific City en condos, Manzana Condominios, Hotel Park Inn, Hotel IBIS Accor y dos torres más de Gavias Grand, entre otros más.” Ahora sí, que cómo dijo un amigo de rancho: aclarando, oscurece. Esto es una de las muestras de las manifestaciones de los dos grupos de empresarios mazatlecos que están, unos a favor y otros en contra del gobernador Ordaz Coppel. Al final, cómo se dijo arriba, el capital tiene intereses, punto.
lecturas_eldebate@yahoo.com

Te Recomendamos

Comentarios