Opinión

Los vicios ocultos de Santa Lucía

Por: Darío Celis Estrada

El proyecto de establecer en los terrenos de la Base Aérea Militar Número 1, de Santa Lucía, un aeropuerto complementario al de la CDMX y al mismo tiempo cancelar en que actualmente se construye en Texcoco, se enfrenta a muchos problemas técnicos y financieros que podrían empantanar las decisiones en materia de infraestructura del siguiente gobierno.

La BAM Número 1 ya ha sido estudiada por la propia Fuerza Aérea Mexicana (FAM) desde hace décadas. Existe un estudio de 1995 cuyas conclusiones están firmadas por el entonces comandante de la base, Juan Arturo Villasana Castillo, donde se analiza la viabilidad de las alternativas aeroportuarias de ese momento.

Justo en la página 3 se exponen las características del subsuelo. Se lle que “es del tipo arcilloso expansivo, por haber sido en el pasado un lago, lo cual ha provocado hundimientos en las pistas y carretera de acceso a la base y algunas instalaciones… lo que representa una limitante para aeronaves de gran tonelaje”.

Esta es una opinión técnica que fue expresada hace más de 20 años y desde luego en otro contexto, pero las características del suelo de Santa Lucía siguen siendo las mismas de entonces, que es uno de los elementos que no se han estudiado suficientemente por el equipo del futuro secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.

Y aunque ya se han abordado mucho las cuestiones que tienen que ver con el espacio aéreo y el uso de tecnologías nuevas, que sólo incrementarían la capacidad en un máximo del 20%, a las 440 mil operaciones anuales que hoy tiene el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, a los colabotradores de Andrés Manuel López Obrador les hace falta muchísima información.

Otro de los problemas de Santa Lucía lo constituyen las nieblas que se presentan durante la temporada invernal y en años lluviosos (cada vez más). Comienzan desde octubre y se prolongan hasta enero. En los días con más neblina se suele cerrar el aeropuerto entre las 6 y las 10 de la mañana y en ocasiones hasta las 12 del día.

El problema es que esto repercute directamente en la eficiencia operativa. En el caso de Toluca fue necesario invertir en equipamiento para categoría III, pero también los aviones deben equiparse y las tripulaciones certificarse, lo que incrementa los costos. Esta ha sido una de las razones del fracaso de Toluca y es una gran debilidad de Santa Lucía.

Aunque uno de los argumentos que se esgrimen para hacer Santa Lucía es el costo de Texcoco, tampoco se han dimensionado correctamente los otros gastos, como mantener operando el AICM y construir Santa Lucía, que incluye varias obras además de lo estipulado en el proyecto de José María Rioboo.

A ello se suman costos que no se han tomado en cuenta, como es la plena reparación de la Terminal 2 del AICM, que sería indispensable para seguir operándola y el mantenimiento de toda la infraestructura del Benito Juárez, en particular de las pistas que deben ser re encarpetadas cada seis meses.

ADIÓS CPTM
En una de esas y el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), que dirige Héctor Flores, desaparece como tal y se sectoriza en la Secretaría de Turismo (Sectur) como una nueva Subsecretaría de Promoción que absorbería también parte de las funciones de ProMéxico, la agencia que a su vez comanda Paulo Carreño. Al menos ésa es una propuesta que empuja el próximo secretario de Turismo, Miguel Torruco. En la nueva estructura va eliminarse la Subsecretaría de Innovación y Desarrollo Turístico, por lo que les haría sentido esa reestructura.

TMM AJUSTA
La novedad es que Value, el grupo financiero de Carlos Brener, está reestructurando la deuda de TMM, específicamente de TMM División Marítima, la empresa que desinvirtió José Serrano en 2007 para colocar bonos a 20 años por 9 mil 500 millones de pesos. La caída del mercado petrolero y los recortes de contratos y condiciones de pago de Pemex a sus contratistas le cambiaron el panorama. Hoy el pasivo ronda los 10 mil 500 millones de pesos y se trabaja en su segmentación en tres tranches con condiciones de tasas y plazos de pago diferenciados.

INEGI IMPULSA
Le decíamos ayer que a partir de octubre la industria automotriz reanudará el reporte de ventas al menudeo, exportación y producción por segmentos y modelos. Va ser el Inegi, que preside Julio Santaella, quien recibirá y procesará la información. Una novedad adicional es que también se sumará el segmento de lujo que desde el 2013 no compartía su información. Hablamos de Audi que comanda Walter Hanek, Mercedes Benz que capitanea Radek Jelinek y BMW que preside Maru Escobedo.

AEROMÉXICO
Vaya malestar que priva entre los cerca de mil 950 pilotos de Aeroméxico. Se acusa a Andrés Conesa de sobrereaccionar al despedir a los tres pilotos del vuelo 2431 que se accidentó en Durango. La presencia del tercer piloto en cabina no amertitaba el cese y sí una infracción administrativa, máxime porque el despiste se atribuyó a cuestiones metereológicas. Fue la gota que propició el emplazamiento a huelga para el 1 de octrubre. El gremio aduce violaciones a su contrato.

SUKHOI FUERA
Interjet, que dirige José Luis Garza, va retirar toda su flota de aviones Superjet 100 del fabricante ruso Sukhoi. Son alrededor de 22 aeronaves, de las que 11 están en tierra por falta de piezas. Estos equipos se adquirieron en el 2012 y  por lo que se sabe se sustituirán por los Airbus A320. Con todo, el impacto no ha sido muy significativo para la aerolínea que encabeza Miguel Alemán Magnani, pues representan apenas el 10% de los ingresos de la compañía.

Te Recomendamos

Comentarios