Opinión

Tren Maya: ahí vienen los chinos

Por: Darío Celis Estrada

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador está resuelto a hacer del Tren Maya su proyecto insignia en infraestructura, igual que como lo es el nuevo aeropuerto de Enrique Peña, que se ahora quieren tirar.

Más allá de si el tren cumplirá su objetivo de incorporar a la región del sureste más turistas, su reto es la viabilidad financiera. Costará entre 120 mil 150 mil millones de pesos.

Según las cuentas de las huestes Lopezobradoristas, su construcción e inversión se va dividir en tres tramos: la ruta Palenque-Calakmul; la Escárcega-Cancún, vía Campeche; y la Calakmul-Cancún.

La primera que cubrirá Chiapas y Campeche va significar una inversión de 18 mil millones de pesos, de los cuales casi 6 mil millones serían recursos privados y el resto públicos.

La segunda, de Escárcega a Cancún, alcanzaría un costo cercano a los 53 mil millones, de los que 24 mil millones de pesos sería inversión pública y 29 mil millones inversión privada.

Y la tercera, de la zona arqueológica de Calakmul, en Campeche, hasta Cancún, vía Quintana Roo, valdría 35 mil 500 millones de pesos, de los que 12 mil millones sería pública y 23 mil 500 millones privada.

No es un secreto que ningún tren de pasajeros es económicamente sustentable y que se requiere un componente de subsidio. AMLO ha dicho que en la parte pública se utilizarán los “impuestos del turismo”.

Se refiere a los 25 dólares del Derecho de No Inmigrante (DNI) que el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), que lleva Héctor Flores, cobra como “impuesto” de internación a los extranjeros.

Son 6 mil 710 millones de pesos, de los que 4 mil 700 millones (70%) van a la promoción de México en el exterior, mil 340 millones (20%) al Instituto Nacional de Inmigración y 670 millones (10%) al Fonatur.

Miguel Torruco, el próximo secretario de Turismo, pretende elevar de 25 a 32 dólares el DNI para hacerse de un remanente. El Consejo Nacional Empresarial Turístico de México ya se opuso en automático.

El gremio que lidera Pablo Azcárraga, pero sobre todo la Cámara Nacional del Aerotransporte (Canero), que preside Sergio Allard, rechaza el incremento porque los paganos serán las aerolíneas y sus clientes.

Se argumenta que México perderá competitividad. Y es que hace año y medio el actual titular de la Sectur, Enrique de la Madrid, subió el DNI de 20 a 25 dólares. Otro incremento lo encarecería peligrosamente.

CROWDFUNDING Y FIBRA
Al grito del “pueblo es sabio” y “solo el pueblo podrá salvar al pueblo”, los nuevos estrategas del turismo se aprestan a echar mano de su ingenio para hacer viable lo que parecería inviable: el Tren Maya.

Ayer le adelantaba que arrastrando el lápiz los pupilos de Rogelio Jiménez-Pons, designado ya próximo director del Fonatur, y los economistas de Alfonso Romo, han empezado a esbozar algunas ideas.

Una de ellas es la utilización de plataformas de financiación colectiva para levantar recursos de la población, lo que se conoce como crowdfunding. Quién sabe si resulte, pero la opción ya está en la mesa.

Otra es la emisión de Certificados de Capital de Inversión Social, como los que el mismo equipo de AMLO pensó para colocar a Pemex en la Bolsa Mexicana de Valores: hacer a la población accionista.

Y otra es la estructuración de un Fibra (Fideicomiso Especializado en Bienes Raíces) en el que se integren los activos más valiosos del Fonatur: terrenos, marinas, campos de golf y cuartos de hotel.

Lo que es consigna para el proyecto del Tren Maya es que no debe recurrirse a la deuda. Todo debe ser capital de inversión, ya sea por esas vías, o bien a través de las típicas APP (Asociación Pública Privadas).

Sin embargo, la salida más fácil que tendría López Obrador para ver cristalizado su proyecto insignia en materia de infraestructura es que el capital chino arribara y asumiera el grueso de la inversión y riesgo.

Que tampoco es remoto. Marcelo Ebrard, el próximo canciller, ya tiene muy andado ese camino.

Los chinos podrían dar la sorpresa.

ARRANCA INEGI
Este mes las armadoras empiezan a hacer pruebas con el Inegi en lo que hace al reporte de ventas y producción por modelos y segmentos. En octubre la industria automotriz retomaría la publicación de las estadísticas, tras de que en mayo, por la negativa de Nissan que preside Mayra González y después Volkswagen que comanda Steffen Reiche, la información segmentada se reservara. Al ser ahora el instituto que preside Julio Santaella quien procese la información y no las propias compañías las que se intercambien los datos, se salva una eventual sanción de la Comisión de Competencia Económica, que lleva Alejandra Palacios.

GOLPE A ABENGOA
Ayer el Segundo Tribunal Unitario en Materia Civil, que preside Benjamín Soto, confirmó la sentencia de condena de pagar a Banco Base, de Lorenzo Barrera, 90 millones de pesos en el juicio ejecutivo mercantil seguido en contra de Abengoa. En dicho caso se encuentran embargados diversos bienes inmuebles propiedad de la firma española en concurso mercantil que lleva aquí Ginés de Mulas, de donde se puede recobrar parte del adeudo después del remate de los mismos.

BANCOMER CORRE
Alrededor de mil gerentes de servicio, antes llamados apoderados de sucursales del BBVA-Bancomer, serán despedidos en los próximos días. Mal por el banco que dirige Eduardo Osuna: primero los ascienden porque dizque eran buenos y luego los despiden porque con la automatización de las actividades al banco que preside Luis Robles Miaja se les hicieron personal caro. No bueno, unos genios, como diría el clásico.

Te Recomendamos

Comentarios