Opinión

Una catástrofe significaría la desaparición del Seguro Popular

Por: Luis Enrique Ramírez

Se ha hablado de que en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador habrá de «desaparecer» el Seguro Popular, pero, en los hechos, semejante decisión sería devastadora para el pueblo mexicano, incluidos nuestros niños.

Tan solo en Sinaloa, por ejemplo, el 85 por ciento de los pacientes del Instituto Sinaloense de Cancerología quedaría a la deriva, dado que todos ellos son beneficiarios del Seguro Popular.

No existe un solo campo de la salud pública en el que este instrumento no haya incrementado sustancialmente, año con año, su cobertura y sus prestaciones.

En materia de cáncer, se encuentra contemplada la mayor parte de los tipos de tan dramática enfermedad: mama, ovario, próstata, cervicouterino, colon, recto, etcétera. En nuestro estado, el Instituto Sinaloense de Cancerología está acreditado por Seguro Popular para atender estos padecimientos desde su diagnóstico, tratamiento en quimioterapias, radioterapias y cirugías, así como su seguimiento posterior. Cobertura total, pues, que significa una erogación de 800 mil pesos en promedio por paciente, puesto que el cáncer se ubica entre los 65 padecimientos incluidos en el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, que es una de las carteras de servicios.

¿Que harían todas estas personas si, de pronto, por una decisión presidencial, el Seguro Popular dejara de existir? Conservemos la esperanza de que se trate de otro anuncio en el que AMLO reconsidere los efectos negativos que tal medida tendría para todos los sectores de la población, sobre todo los más necesitados, que son la mayoría de los mexicanos.

LA DIRECTORA EXACTA. Por todo lo anterior, hoy decimos: bien por Rosa Elena Millán Bueno, quien trabaja con miras a futuro en la dirección general del Seguro Popular en Sinaloa, donde fue nombrada recientemente por el gobernador Quirino Ordaz Coppel. 

Como recordarán, amigas y amigos, Rosa Elena Millán (REM) tiene una amplia experiencia previa en materia de servicios de salud. Como diputada federal, fue pionera en la movilización periódica de unidades móviles equipadas con laboratorios y aparatos de detección temprana de cáncer y otros trastornos de salud. Llevó estas caravanas a los rincones más apartados de su distrito, y luego fue imitada por otros personajes.

Hoy, se la vive en recorridos por todas las unidades de atención, donde lo mismo verifica de manera presencial (acompañada de su equipo de médicos de confianza) las instalaciones y al personal, que recoge impresiones directas de los usuarios: la mejor auditoría laboral y de buen servicio que existe.

LA NIÑEZ Y EL SEGURO POPULAR. Ayer nada menos, Millán Bueno efectuó un recorrido por el Hospital Pediátrico de Sinaloa (HPS), donde reiteró que todos los pacientes menores de cinco años cuentan con una cobertura total en cualquier enfermedad que presenten; del mismo modo en que ocurre con los menores de 18 años en cualquier tipo de cáncer.

La directora general del Seguro Popular en el estado explicó que, a través del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, 400 mil 318 menores de edad pueden recibir atención en el HPS, donde lo mismo son atendidos por leucemia que por tumores del sistema nervioso central, enfermedades del corazón, prematurez y un largo etcétera.

Luego de externar el interés del gobernador en el tema de la salud, en especial la de los niños, REM informó que, a través del Seguro Médico Siglo XXI, 102 mil 137 niños y niñas menores de cinco años en Sinaloa están protegidos contra la más amplia gama de enfermedades, desde las comunes hasta las de gravedad, como son las respiratorias, las digestivas y las urinarias.

Grande y noble misión la de Quirino Ordaz y Rosa Elena Millán, a través del Seguro Popular, cuya continuidad es un anhelo legítimo de todos los mexicanos, en especial de todos los sinaloenses.

Habrá que tener confianza en la sensibilidad del presidente electo, López Obrador.

Te Recomendamos

Comentarios