Sinaloa

Suicidios e intentos se triplican en Sinaloa

En las últimas dos décadas se ha triplicado la cifra de personas que se quitan la vida, teniendo al estrés y a los cuadros depresivos como las principales causas, según especialistas

Por: Gerardo Jimenez

Culiacán, Sin.- La muchacha estaba gritando, se jalaba los cabellos, se estaba mordiendo y se azotaba contra la pared con mucha fuerza. Había tomado una sustancia y gritaba, decía que la iban a correr de su trabajo, que la iban a meter a la cárcel. Miré una escena como de película de terror», relató Jhonatan, un joven paramédico de Cruz Roja que intervino en un intento de suicidio en Culiacán, la zona que concentra el mayor número de suicidios y de personas que atentan contra su propia vida en lo que va del año en Sinaloa, con 29 casos registrados este año.

La capital sinaloense también fue el primer lugar en este tipo de situaciones durante el 2017, seguida por Mazatlán, Ahome y Guasave, según registros de Cruz Roja. Datos de la benemérita indican que, en 12 de los 18 municipios, más de una persona ha intentado quitarse la vida o incluso lo ha logrado, tanto en este como el año pasado.

Además, estadísticas del Inegi señalan que, en los últimos veinte años, en la entidad se ha triplicado el número de suicidios, pasando de 54 en el año 1996 a 165 en 2016.

Por otra parte, en el último censo sobre el tema realizado por el Inegi, a nivel nacional el estado ocupa el lugar 16, con 165 suicidios en un año. Las entidades más afectadas por este tipo de situaciones son Jalisco, con 597; el Estado de México, con 579; y Guanajuato, con 459.

Fuente: Departamento de sicologia del Hospital Psiquiátrico de Sinaloa. Infografía: El Debate

La sociedad como problema
Aunque podría considerarse al suicidio como un acto individual, existen condiciones sociales que lo propician, puntualizó Patricia González Rodríguez, doctora en sociología por la UNAM, entrevistada por EL DEBATE. La académica explicó que en la actualidad muchas personas atentan contra su vida orilladas por una circunstancia social, no estrictamente por un apremio económico.

Comentó que, hoy en día, en el estado, los jóvenes, los adolescentes, los adultos y las personas de la tercera edad son propensos al suicidio anímico.

«Cuando se quitan la vida porque se sienten excluidos de la sociedad, sienten que no los han dejado participar en la dinámica social; se consideran privados de los beneficios de un ser social, imposibilitados de las oportunidades a las que todos debieran tener acceso. Se sienten que no caben en la sociedad, y toman la decisión de atentar contra su vida».

En Sinaloa, los jóvenes, los adolescentes, los adultos y las personas de la tercera edad son propensos al suicidio anímico. Foto: Ilustrativa / Pixabay

Compartió para EL DEBATE que los actos suicidas se han incrementado no solo en el número de casos, sino también en las edades de las personas implicadas, los lugares y los métodos que utilizan para quitarse la vida. Y esa situación se debe a que se han diversificado los factores que propician actos y pensamientos suicidas: «Antes había una especie de explicación romántica, supuestamente se mataban por “amor”.

Era un discurso que permeó sobre todo por las novelas en Europa. Pero en la actualidad es porque hay factores como el bullying, el estrés, la depresión, la soledad, la exclusión social, la presión laboral, las necesidades económicas, el desanclaje», dijo.

María del Mar Caro Pasantes, jefa del departamento de psicología del Hospital Psiquiátrico, indicó a este medio que los duelos, las relaciones tóxicas y las codependencias también son un factor considerable en Sinaloa.

González Rodríguez indicó que, en el caso de los jóvenes, el factor principal es el de los estereotipos y los caminos truncados. Hay frustración en los jóvenes por no lograr estudiar, y sienten que han fracasado frente a su grupo social, ya sea la familia, los amigos —algunos de los cuales sí lograron sus objetivos—. Hay frustración también porque no tienen la condición socioeconómica que les permita alcanzar sus metas.

Vida agresiva
Otra situación que afecta a los jóvenes es el desanclaje y la sensación de la vida agresiva, cuando las personas se sienten desorbitadas: «Por ser capital, muchos jóvenes se vienen a estudiar, a buscar la vida, pero acá se encuentran perdidos totalmente. No es el escenario que esperaban, es complicado, se encuentran en un lugar que desconocen. No saben cómo moverse en la ciudad.

De repente se dan cuenta que ya no está la familia, los lugares donde crecieron tampoco están, y hay un sentimiento de extravío que les cuesta organizar la vida, y en ocasiones eso es tan severo que los lleva al suicidio», añadió la doctora en sociología.

Asimismo, comentó que los estereotipos generan problemas interiores que en algunos casos terminan con atentados contra la vida: «Hoy en día persisten ideales, como ser bella, ser delgado, ser exitoso; el concepto de líder ideal. Algunos lo consiguen; pero, en aquellos que no, recae un estigma, en algún momento son o se sienten excluidos. Y es ahí donde vienen los problemas porque hay señalamientos, y eso produce estrés y agobio social, en este caso afectando más a las mujeres», dijo.

Los estereotipos generan problemas interiores que en algunos casos terminan con atentados contra la vida. Foto: Ilustrativa / Pixabay

María del Mar señaló que los adolescentes y los adultos son las personas que más se han visto involucradas en intentos de suicidio, quienes se ven inmersos en una serie de cuadros depresivos, por un lado, y de estrés, por el otro.

Señaló que, hoy en día, «los jóvenes crecen más con el celular que con los papás; no hay una orientación, y eso los coloca como la población más vulnerable».

Comentó también que las rupturas amorosas, las adicciones y las relaciones codependientes o tóxicas propician pensamientos y actos suicidas, sobre todo en jóvenes y adultos. La especialista comentó que entre los síntomas de estos casos están el aislamiento, el desinterés por las cosas, la tristeza, la depresión, dormir mucho, poco control de los impulsos y poca tolerancia a la frustración, así como una sensación de agresividad.

El dato
El 10 de septiembre es el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, una fecha donde gobiernos y asociaciones organizan charlas, información y hablan del tema, considerado tabú en muchas ocasiones y de grave daño en familias donde han perdido a un familiar de esta forma.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cada año se suicidan cerca de 800 000 personas. La OMS señala que debe haber tratamiento temprano de la depresión y de los trastornos por consumo de alcohol para prevenir suicidios, así como el contacto de seguimiento con quienes han tratado de suicidarse y el apoyo psicosocial en las comunidades.

Te Recomendamos

Comentarios