Imagen de Angélica Rivera Hurtado

Angélica Rivera Hurtado

Actor

Nacida en la Ciudad de México, Angélica Rivera comenzó su carrera artística en 1987 concursando como modelo y ganando el certamen El rostro de El Heraldo de México.

Su carrera como actriz comenzó en 1989, tras actuar en la telenovela "Dulce desafío", junto a Adela Noriega y Eduardo Yáñez, transmitida en Televisa, cadena para la cual seguiría trabajando durante el resto de su carrera.

A lo largo de su trayectoria participo en más de una decena de telenovelas, entre las que figuran "Simplemente María" (1989), "Alcanzar una estrella II" (1991), "Sueño de amor" (1993) y "La dueña" (1995), siendo esta última la que supuso su consolidación como actriz al alcanzar el mayor nivel de audicencia ese año.

Sin embargo, su período de mayor éxito vendría con "Destilando amor" (2007), que protagonizó junto a Eduardo Yañez, con el personaje de Teresa Hernandez García de Montalvo o "Gaviota", papel que le valdría su apodo. Tras concluir esta telenovela, Rivera decidió retirarse de la actuación.

Tres años después, en noviembre de 2010, contrajo matrimonio con Enrique Peña Nieto mientras este era gobernador del Estado de México, convirtiéndose en primera dama de la entidad. Fue a los pocos días que anunció su retiro definitivo de la actuación para dedicarse por entero a su matrimonio y familia.

Acompañó a Peña Nieto durante toda su campaña presidencial, llegando a documentar la experiencia en una serie de videos llamados "Lo que mis ojos ven y mi corazón siente".

Tras la victoria de su entonces esposo en las elecciones federales de 2012, Angélica Rivera se convirtió en primera dama de México al asumir Peña Nieto la presidencia. Consecuentemente, fue nombrada en 2013 presidenta del Consejo Ciudadano Consultivo del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

En 2014, se vio involucrada en un serio conflicto de interés al difundirse la existencia de una ostentosa residencia en Lomas de Chapultepec con un valor  aproximado de 86 millones de pesos, a nombre de una inmobiliaria muy cercana al gobierno federal y con un contrato de compraventa firmado por Rivera.

El tema desató una fuerte ola de críticas y cuestionamientos, y puso en duda la credibilidad del gobierno de Peña Nieto, a raíz de lo cual la propia Angélica Rivera difundió un video "en defensa de su integridad", donde explicaba que el inmueble había sido pagado únicamente con sus ingresos como actriz de la productora Televisa.

Tras la polémica, Rivera decidió vender los derechos de la "casa blanca".

En mayo de 2019, a unos seis meses de finalizado el mandato presidencial de Enrique Peña Nieto, la pareja anunció la conclusión de su matrimonio.

Desde entonces, ha optado por mantener su vida privada alejada de los medios, asegurando que se concentraría nuevamente en su carrera y sus hijos.