Selecciona tu región
CDMX

80 mil muertos por Covid-19, y el cubrebocas sigue sin ser usado

Expertos afirman que las costumbres sanitarias de las personas influyen en el desarrollo de la pandemia en nuestro país, donde la cifra de muertes sigue en aumento, manteniéndolo en cuarto lugar de fallecimientos a nivel mundial

Por María Sánchez

-

México. - México se encuentra en el cuarto lugar en la clasificación internacional en cuanto a número de fallecimientos por COVID-19, después de EUA, Brasil e India, y el país que le sigue a México en quinto lugar (Reino Unido) está lejos en los números, por lo que es poco probable que eso vaya a cambiar, mencionó el científico Cristóbal Cháidez Quiroz para EL DEBATE

De acuerdo con investigaciones científicas, el uso de cubrebocas parece influir en la disminución del número de casos graves que se presentan, incluso en niños. El pediatra Eduardo Llausás Magaña subraya la importancia de implementar su uso incluso para los menores. 

En recorridos por Culiacán y en otros municipios rurales se continúa observando la falta de uso de las mascarillas de manera generalizada entre la población, mientras tampoco se respeta la distancia que debe haber entre las personas en los espacios públicos, ambas medidas difundidas incansablemente por la Organización Mundial de la Salud  (OMS). 

Miles de muertos por la pandemia

A finales del mes de marzo, la Secretaría de Salud en México inició toda una campaña para el uso del cubrebocas; sin embargo, a lo largo del año, esta ha sido puesta en duda, pues el mismo Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, ha hecho varios comentarios aclaratorios al respecto. 

El experto en microbiología Cristóbal Cháidez Quiroz comentó que el uso del cubrebocas jamás debió ponerse en tela de juicio y ser usado para politizar las recomendaciones de salud en México, ya que considera que en comparación con países de oriente, donde inició la pandemia, pareciera que en occidente y en este país estamos en gran desventaja, porque hay una libertad mal entendida en relación con las medidas de salubridad. 

Al fondo de la fotografía, una familia con un bebé que usa 
cubrebocas, y al frente un adulto y un niño que no lo hacen, 
en el centro de Culiacán. Foto: Debate / Ricardo Nevárez

La Universidad Johns Hopkins reporta  que ya van más de 81 mil personas muertas en México por COVID-19 hasta ayer por la noche, en una base de datos mundial que cambia constantemente; mientras todavía las recomendaciones sobre el uso del cubrebocas son debatidas y puestas en duda por las personas. 

El médico pediatra Eduardo Llausás, con especialidad en infectología, explicó que respecto a las nuevas reglas de salud, han observado que los niños aprenden rápido, más que los adultos, y en ese sentido su esperanza es que el cubrebocas sea utilizado de forma universal: «Si así lográramos hacerlo, podríamos menguar la transmisibilidad del coronavirus y podríamos reducir el número de casos al mínimo». Sin embargo, según el pediatra, no hay conciencia, y día a día los hospitales siguen recibiendo pacientes. 

Falta cultura de uso del cubrebocas

Cháidez Quiroz comentó que en las culturas orientales, como Japón, Corea y el mismo país de China, donde algunos piensan que las medidas de salud fueron dictatoriales o unilaterales, se detuvo el proceso de propagación de la pandemia, siendo ahora China un país con escasos brotes que son apagados rápidamente.

En cambio, países como Estados Unidos, donde las medidas fueron laxas, actualmente es el país con más personas infectadas. Se puede concluir que entonces sí tiene que ver la cultura y sí tiene que ver el país en el que se esté viviendo para que haya más o menos contagios, más o menos muertes, al señalar que «desafortunadamente, en México, aunque muchas personas lo quieran negar, somos el cuarto lugar en muertes en el mundo después de Estados Unidos, Brasil y la India», mencionó, añadiendo que desafortunadamente no tenemos una buena cultura de sanidad y del uso del cubrebocas. 

Ante las dudas sociales sobre el uso del cubrebocas en niños, Eduardo Llausás Magaña, del Colegio de Pediatras de Culiacán, informó que, de acuerdo con la OMS, los bebés de uno a dos años no deben usar cubrebocas porque corren el riesgo de asfixiarse, pero pueden usar una careta plástica y una gorra como protección facial.

En situaciones donde hay lugares concurridos o al interactuar con personas enfermas o incluso si presentan síntomas respiratorios, los niños de dos a cinco años pueden usar cubrebocas de tela o mascarilla quirúrgica, sin ser necesario el cubrebocas N95, porque es menos sencillo su uso para niños, explicó. 

En un video elaborado por el Colegio de Pediatras de Culiacán, se menciona que si algún infante está inconsciente, no puede respirar o no puede quitarse por sí solo el cubrebocas, es mejor que no lo use, pero animan a que los niños usen esta protección.

El infectólogo Eduardo Llausás recordó además que la COVID-19 no es un padecimiento con alta mortalidad o altas tasas de enfermedad grave en niños, pero es importante acudir al pediatra o con médicos de confianza para que sean valorados si presentan fiebre, síntomas respiratorios o diarrea. La idea es que si los niños presentan síntomas y se confirma que son positivos, deben ser aislados para evitar contagios a otras personas, particularmente adultos mayores, que son los más afectados ante la enfermedad. 

Su uso en sintomáticos y asintomáticos

En el artículo «Uso de cubrebocas para COVID-19 como potenciador de variolización en tanto esperamos una vacuna», de Monica Gandhi, para la revista New England Journal of Medicine, se afirma que la razón más importante del uso de mascarillas se hizo evidente en Estados Unidos a principios de marzo de este año, ya que diversos informes describían las altas tasas de diseminación que tenían pacientes que eran presintomáticos y aun asintomáticos, mostrando una tasa similar de propagación del virus entre las personas que no presentaban los síntomas o estaban en las primeras etapas de infección y las que sí, volviendo primordial para el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) recomendar el uso generalizado de mascarillas en las poblaciones donde la diseminación del virus se había disparado, como una forma de evitar la propagación del virus por personas que aún no tenían los síntomas. 

De acuerdo con Cristóbal Cháidez, existe cada vez más evidencia a favor del uso de cubrebocas y es importante que continúe su difusión, incluso por personalidades de los ámbitos público y privado, así como por toda aquella persona que tenga influencia social, ya que aún falta rescatar su importancia en una población poco sensible a las recomendaciones de salud.

  • Niños y N95.- Aunque no se recomienda la mascarilla normal para los niños a partir de los dos años, a los niños que estén en mayor riesgo o que tengan un sistema inmunitario debilitado se les recomienda usar una mascarilla N95 (fuente: Healthychildren.org).

Edades para el uso de cubrebocas 

En sus notificaciones, recientemente, la OMS y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia recomiendan el uso no obligatorio para niños menores de cinco años; sin embargo, recalcan benéfico su uso después de los dos años.

Los niños a partir de los 12 años pueden utilizar mascarilla en los mismos supuestos en que se aconseja para adultos: cuando no se pueda garantizar una distancia mínima de un metro de los demás y haya una transmisión generalizada en la zona 
(OMS, Unicef, 2020).

Uso en niños.- El uso de cubrebocas por los niños puede llegar a ser intimidante o difícil. Las siguientes sugerencias pueden ayudar a los infantes a su adaptación:

  1. Practique en casa.- Una forma en que los niños pueden acostumbrarse a usar el cubrebocas es ayudándoles a portarlos en casa por periodos cortos de tiempo, e ir prolongando, hasta mejorar la tolerancia al instrumento.
  2. Personalizar.- Los cubrebocas de tela son los más recomendados para el uso infantil. Puede adornarlos o conseguirlos con detalles que puedan ser agradables a los niños.
  3. Uso natural.- Muestre o facilite a los niños imágenes o videos de otros pequeños usando cubrebocas de forma cotidiana.
  4. Frente al espejo.- Puede animar a los niños a usar cubrebocas haciéndolo frente a un espejo. Mientras usted usa un cubrebocas, puede mostrar cómo se ve su hijo usando uno, ambos frente al espejo.  
  5. En los libros.- Los niños más pequeños pueden verse apoyados si los papás juegan a dibujar o pegar de forma parcial una mascarilla a los personajes en los libros favoritos de los pequeños.
  6. Poner a juguetes.- Poner una mascarilla facial o cubrebocas a los peluches o juguetes favoritos de los niños puede ayudarlos a familiarizar el uso del mismo (fuente: Healthychildren.org). 
Síguenos en
Más sobre este tema

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones