Selecciona tu región
CDMX

Auditorio Nacional, de Paseo de la Reforma a su reforma durante la pandemia

Con sonido, luces y pantallas totalmente renovadas y eco amigables, el Auditorio Nacional ya comenzó a recibir "visitas", y busca recuperar récord de 2019

Por El Debate

-

Con una sala con los “sentidos” renovados, el Auditorio Nacional ansía recuperar la vida nocturna que llevaba hasta antes de la pandemia, cuando vendió un millón 277 mil 839 localidades tan solo en 2019.

Y es que ahora, con el paso al semáforo epidemiológico verde por Covid-19, el “Coloso de Reforma” tiene con qué atraer de vuelta a los capitalinos, y es ni más ni menos que un nuevo sistema de sonido, luces y hasta pantallas gigantes.

Que tampoco es que antes no ofreciera nada bueno, si en 2019 el listado Pollstar dio por séptima vez consecutiva al auditorio ubicado en Paseo de la Reforma, en la Miguel Hidalgo, el primer lugar en la categoría Theatre Venues por el número de boletos vendidos, superando así a los demás foros de entre 5 a 10 mil personas en el mundo.

Pero ahora, desde el 1 de octubre, con las funciones de Franco Escamilla, con 2 mil 500 boletos cada uno por el aforo limitado al 25 %, así como la función del Met de Nueva York el sábado 9 de octubre, los capitalinos pudieron estrenar sus equipos “enchulados”.

Y es que como parte de un proyecto planeado desde 2018, el Auditorio Nacional aprovechó el cierre de la pandemia de Covid-19 y redujo a una cuarta parte del tiempo las labores de novación de equipos de sonido, luminarias y hasta las dos pantallas que escoltan el escenario.

En este sentido, les benefició el confinamiento, pues mientras en 2019 el plan era realizar los trabajos solo durante la noche por entre ocho o doce meses, debido al cierre pudieron hacerse en solo tres meses con equipos de trabajo repartidos durante las 24 horas del día para evitar que estuvieran al mismo tiempo y, por lo mismo, contagios.

Para ello, a la administración del recinto le sirvió el millón de butacas vendidas el año previo a la pandemia, pues con unos ligeros ajustes pudo seguir pagando la nómina, sin despedir a nadie, y a la vez usar los recursos que tenía guardados para la renovación.

Y es que el recinto del Bosque de Chapultepec opera bajo el Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional (FUAAN), integrado por la empresa del Estado Servimet, Nacional Financiera como fiduciario y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBA) como fideicomisario, únicamente con lo que recibe por los eventos, sin aportes del erario.

Sin embargo, está muy bien posicionado, pues en las cuentas de la última década, los 13 millones 257 mil 170 boletos que vendió el Auditorio Nacional solo son superados por The O2 Arena, en Londres, con 15.57 millones y el icónico Radio City Music Hall, en Nueva York, con 13.71 millones de entradas.

Así la modernización interna

Mientras que, hablando ya de cosas técnicas, algo de lo que el Auditorio Nacional está orgulloso es de su nuevo equipo de sonido, que integra 144 bocinas de avanzada con sonido envolvente distribuidas sobre las paredes laterales del recinto, así como en la parte frontal y el interior del escenario.

Además, incluyeron otras repartidas por el techo para completar la experiencia de sonido y que los asistentes no se pierdan ningún detalle durante algún concierto o función. Tan bueno es el nuevo equipo que hasta aprovecharon para instalarlo en el Lunario.

A ello, se suman las 250 luminarias led que colocaron en el plafón y puente, que no solo disminuyeron la exigencia eléctrica de 250 mil watts a unos 88 mil watts, lo que además de reducir la cuenta, evitará que suba la temperatura mientras inicia tu evento.

Sino que además, a diferencia de los enormes focos que había antes, los nuevos permiten a los operadores cambiar la intensidad, color y tono de la luz, lo que abonará a la creatividad de los espectáculos.

Leer más: ¡Atención! La siguiente semana toca segunda dosis a jóvenes en 5 alcaldías de CDMX

Pero eso no es nada sin hablar de las dos nuevas pantallas gigantes de 55 metros cuadrados, 39 por ciento más grandes que las anteriores, y con cinco veces mejor calidad de imagen, pues ya traen la tecnología 4K y resolución de millones de leds, que además de reducir a la mitad el consumo de energía, recibe señales de imagen desde el Full HD hasta el 4K.

Síguenos en