CDMX

¿Cómo ayudar a los hijos a combatir el estrés en casa?

El aislamiento y la falta de interacción genera cambios emocionales y de conducta en los niños, por lo que psicólogos piden estar muy atentos y atenderlos

Por  Francisco Castro

Los niños pequeños están más expuestos.(Foto: Daniel Ayala / El Debate)

Los niños pequeños están más expuestos. | Foto: Daniel Ayala / El Debate

Méxco.- El encierro obligado en casa por la pandemia de COVID-19 está aumentando los niveles de estrés en niños y adolescentes, provocando en ellos cambios emocionales y conductuales que deben ser detectados y atendidos por mamá y por papá para hacer más agradable esta cuarentena para la que no se estaba preparado, y así lo subrayan especialistas en psicología infantil.

Para conocer el impacto que el confinamiento por la emergencia sanitaria está generando en los infantes y cómo ayudarlos en medio del bombardeo de noticias sobre las consecuencias fatales del coronavirus, EL DEBATE entrevistó a Karla Urías Aguirre, psicóloga infantil con un doctorado en Desarrollo y Ciudadanía: Derechos Humanos, Igualdad, Educación e Intervención Social; a Claudia Karime Moreno Núñez, doctora en Evaluación y Psicoterapia Infantil, y a Laura Llamile Inzunza, psicoterapeuta especializada en niños y adolescentes.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Las especialistas en psicología infantil coincidieron en que la mayoría de los niños no están acostumbrados a vivir encerrados o aislados, sin interacción con otros niños, por lo que hicieron énfasis en la importancia de que los padres se organicen de tal forma que privilegien la convivencia familiar mediante actividades tan sencillas como los juegos de mesa, ejercicios, baile, yoga, dibujo, pintura, pasear en bicicleta o jugar con la mascota quienes tienen espacio en casa, incluso ver televisión todos juntos.

Cambios de conducta

Karla Urías, también profesora e investigadora de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), sostuvo que el estrés generado por esta emergencia sanitaria impacta de diferentes maneras y en diferentes niveles en niños y adolescentes, y esto depende mucho de la familia.

Explicó que hay familias muy abiertas a la hora de recibir las noticias, y otras que cuidan esos espacios, que dejan a los niños un poco más alejados y ponen filtros para luego darles la noticia un poco más digerida, y que el impacto no sea tan fuerte como aquella noticia que los infantes ven directamente en el medio informativo, donde se habla de defunciones y se ven imágenes.

Urías Aguirre advirtió la posibilidad de cambios anímicos en los niños debido a la cuarentena, y explicó que la conducta puede cambiar ante el simple hecho de estar en un espacio cerrado, no tener un espacio recreativo al aire libre ni una convivencia con los amigos, por lo que esa parte de la socialización tendrá también su impacto en el comportamiento que ellos manifiesten: «Probablemente algún día los niños puedan estar molestos sin razón aparente o a lo mejor muy sentimentales, con ganas de llorar, y eso tiene mucho que ver con este encierro que se está viviendo. Esto sería a nivel conductual», añadió la especialista.

Impacto emocional

En cuanto a cambios de tipo emocional, la investigadora de la Universidad Autónoma de Sinaloa detalló que los hijos pueden desarrollar ansiedad, verse un poco más nerviosos o angustiarse con mayor facilidad, como, por ejemplo, cuando papá o mamá salen de casa a surtir la despensa, y el niños se angustia porque ha escuchado que debemos permanecer en casa y que salir es riesgoso para contraer el virus: «Puede causar ciertos niveles de ansiedad y de estrés que pudieran manifestarse en nerviosismo en los niños, que empiecen a comerse las uñas o algún otro tic nervioso que podamos detectar», añadió.

Por su parte, Claudia Karime Moreno Núñez, doctora en Evaluación y Psicoterapia Infantil, explicó que este ambiente de encierro provoca ansiedad en los niños y adolescentes porque no están acostumbrados a pasar tantas horas en casa ni a pasar tantas horas con su familia ni tener este estilo de vida.

Otro aspecto —apuntó— es que los padres hablan del coronavirus, de las muertes y de todo lo que ocurre, lo que provoca ansiedad en los infantes, por lo que recomienda que si los padres tienen ganas de liberar esa ansiedad no lo hagan enfrente de los niños.

Recomendaciones

A los padres, Urías Aguirre pide comprender que en cierto modo hay cambios normales por esta situación, por lo que hay que poner atención a aquellos patrones de conducta y emociones que sigan repitiéndose una vez pasado el confinamiento, después de algunas semanas e incluso meses: «Ahí sí encender las alarmas», añadió.

Y aunque los padres también están saturados con la carga del trabajo, la escuela en casa y la demanda normal de los hijos, recomendó tratar de estar con ellos, acompañarlos en juegos lúdicos, y no solo enviarlos a que se entretengan en la televisión: «Hay que articular juegos de mesa, juegos y actividad donde se involucre toda la familia para la convivencia».

La especialista en niños aconseja poner especial atención cuando probablemente como papás no podamos regular la conducta o las emociones del niño: «Si empiezo a notar estos cambios, tratar de flexibilizar mis instrucciones y dar un acompañamiento más dirigido para que el niño que está teniendo esta complicación sienta que estamos con él».

La doctora Moreno Núñez afirma que si lo que se quiere es generar armonía con los niños, hay que establecer rutinas: «Si los niños tienen actividades escolares en la mañana, hay que hacer el home office en ese horario; pero si los niños están muy pequeños, hay que atender esa necesidad y ver alguna estrategia, como atenderlos treinta minutos y luego atiendo parte de mi trabajo, pero establecer una rutina para que nos quede una o dos horas libres por la tarde».

Insistió en que lo más importante es ver cómo se transforma esta situación en un área de oportunidad para establecer lazos familiares más fuertes.

Parte de los aprendizajes

Claudia Karime Moreno Núñez destacó que, en medio de esta pandemia por SARS-CoV-2, no solo hay más niños ansiosos, sino que una buena parte de ellos está aprendiendo a convivir con sus padres, a conocerse, porque una en algunos casos implica cuidados por los abuelos, toda vez que, en muchos casos, mamá y papá trabajan casi todo el día: «Esta convivencia está propiciando que los padres se estén dando cuenta de algunos trastornos de conducta y de otro tipo que tienen sus hijos». 

Incluso, señaló que muchos niños y adolescentes están aprendiendo a ser aceptados y a aceptar ellos mismos a su familia; mientras que algunos otros lamentablemente son discriminados por sus propios familiares.

Admitió que, por otro lado, hay familias que están aprovechando esta experiencia para vivirla como un regalo que se disfruta en familia, están horneando con los niños, cocinando, jugando, haciendo ejercicio, yoga o juegos de mesa: «Son familias que lo ven como un área de oportunidad y en donde prevalece la armonía. Son como unas vacaciones regaladas dentro del hogar, con convivencia y reconocimiento».

Contención emocional

Laura Llamile Inzunza Castro, psicoterapeuta especializada en niños y adolescentes, sugirió que en el caso de niños que se irritan fácilmente y suelen ser muy agresivos, es recomendable practicar ejercicios de relajación, ponerles música suave, estar en constante escucha activa con ellos, ponerles actividades donde puedan estar canalizando energías, como jugar con plastilina, colorear, inventar y escenificar cuentos: «Hay que aprovechar cualquier evento para que ellos expresen verbalmente cómo se están sintiendo, y algo muy importante es darles muchos abrazos de contención emocional en cualquier momento del día, principalmente de sus padres hacia ellos, utilizando voz suave y contacto visual».

Inzunza Castro asegura que lo primordial es que los padres sean los principales generadores de la adaptación ante la situación que estamos viviendo, para que de esta manera lo puedan trasmitir a sus hijos: «En Internet pueden encontrar muchas meditaciones guiadas que pueden practicar con sus niños, cuidando mucho la respiración consciente. Es de gran ayuda para todos», recordó Llamile Inzunza.

Escuela en Casa y sus alteraciones

El programa educativo Escuela en Casa está generando un mayor estrés en los niños y provocando alteraciones en la funcionalidad de la familia, y así lo enfatizaron especialistas en psicología clínica entrevistadas por EL DEBATE para un reportaje publicado recientemente [Escuela en casa altera la funcionalidad de la familia: especialistas].

La doctora en Psicología Dorothy Arístigui Heredia y la terapeuta Elena Patricia García enfatizaron que esta nueva modalidad de educación desde casa en plena cuarentena está generando una nueva modalidad de convivencia y de hábitos diarios, además de un elevado nivel de estrés en niños y padres, lo que al final altera la funcionalidad de la familia.

Entre los síntomas a los que pidieron poner especial atención, mencionaron dolores de cabeza, problemas gástricos y alteraciones del sueño, todo esto generado por el estrés.
También advirtieron que esta nueva modalidad de estudio obligada por la emergencia sanitaria generará un desigual aprendizaje.

El beneficio de las rutinas de trabajo

De acuerdo con especialistas en psicoterapia infantil, establecer rutinas de trabajo con los niños les ayuda a saber qué sigue y que su ambiente es seguro y está protegido.

  • 28 de febrero se confirmó el primer caso de COVID-19 en Sinaloa, particularmente en Culiacán.
  • 20 de marzo inician las vacaciones de Semana Santa, toda vez que la SEP decidió adelantarlas debido a la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Te puede interesar:

Coronavirus México: Últimas noticias de hoy 19 de mayo sobre el Covid 19

Cuántos casos de coronavirus hay en Sinaloa

Plazas, cines, jardines y más espacios seguirán cerrados en México por Covid-19

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo