CDMX

¿Cómo la CDMX ha superado otras epidemias?

No es la primera vez que una epidemia afecta la vida diaria en la Ciudad de México, ya que desde los siglos XIX y XX, los mexicanos se han enfrentado a tres graves enfermedades que están erradicadas o controladas

Por  Agencia Reforma y Staff

La Ciudad de México ya ha enfrentado varias pandemias desde hace años(Foto: CUARTOSCURO)

La Ciudad de México ya ha enfrentado varias pandemias desde hace años | Foto: CUARTOSCURO

CDMX.- La covid-19 no es la primera epidemia que cambia drásticamente la vida en la Ciudad de México ni será la última.

En los siglos XIX y XX, lejos de los avances actuales de la medicina, los capitalinos sufrieron los embates de tres enfermedades que actualmente están erradicadas o han sido tan controladas que ya no representan una amenaza para los humanos.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Viruela (1849, 1889 y siglo XX)

Ocasionada por el variola virus, quien contraía esta enfermedad sufría fiebre, vómitos, erupciones en la boca y si lograba sobrevivir (su tasa de mortalidad era del 50%) estaba condenado a la deformidad debido a las ampollas que aparecían en el cuerpo.

En la Capital, uno de los primeros registros de esta enfermedad corresponde al año 1849, cuando el entonces Gobernador del Distrito Federal, José Ramón Malo, ordenó crear "secciones de socorros", equipos conformadas por vecinos, un funcionario, un eclesiástico y un jefe de manzana. Su tarea: auxiliar a los enfermos en sus casas y reportar diario cuántos casos atendían, cuántos morían y cuántos se curaban. 

Todas las noches el Consejo Superior de Salubridad se reunía para determinar qué medidas tomar contra lo que el Gobernador llamó "el reinado de la enfermedad"

En 1889, otro brote de viruela puso en alerta al Distrito Federal, a pesar de que ya existía un tratamiento para frenarla. 

"Ultimamente el Consejo ha notado, no sin sorpresa, que dicha cifra ha aumentado, llegando en la actualidad a la altura de más de cincuenta por semana. Esta alarmante alza, si bien es debida en parte al aumento de la población, reconoce por principales causas el carácter epidémico que reviste ahora la viruela y la ineuria de muchos padres que ven con abandono el valioso beneficio que proporciona a sus hijos la vacuna"(sic), escribió el 4 de abril de 1889 el entonces Gobernador del DF, José Ceballos.

Tabla

Medidas del DF para contrarrestar la epidemia de viruela

  • Agentes sanitarios enviaron a todos los niños que no estuvieran inmunizados a los centros de vacunación 
  • Todos los médicos que trataron a pacientes con viruela debían notificar los casos al Consejo Superior de Salubridad para que, posteriormente, sus homólogos vacunadores acudiesen a las casas de los familiares para inmunizarlos.
  • El personal de salud de ese entonces era insuficiente. El Consejo pidió al Ayuntamiento de la Capital contratar 10 médicos vacunadores por un periodo de 3 meses, a quienes se les pagaría 40 pesos mensuales a cada uno. 
  • Importar desde Inglaterra fluido vacunal requerido para inmunizar a la población.
  • Se ordenó a directores de escuelas enviar a sus alumnos no vacunados a recibir el tratamiento a las oficinas correspondientes del gobierno en ese entonces. 
  • Desinfección de habitaciones, muebles y ropa de enfermos de viruela.

Ese bello ideal de higiene, como él lo llamó, llegó 62 años después, en 1951, cuando en México el personal de salud logró erradicar la enfermedad, tras casi 10 años de una campaña en que el Gobierno de México aplicó 28 millones de vacunas contra la viruela y tras otra epidemia, entre 1911 y 1916, en que 2 mil 646 capitalinos se contagiaron.

Según los registros de Salud, en México la viruela fue la quinta causa de muerte en los años 1922 y 1930. En 1980, este padecimiento fue declarado erradicado del planeta por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es la primera y única enfermedad que se ha logrado desaparecer en la historia de la humanidad.

Tifus epidémico (1875, 1889 y 1915 - 1917)

El tifus epidémico es causado por la bacteria Rickettsia prowazekii y es transmitida a través del excremento de piojos. El humano, al rascarse la comezón provocada por el diminuto animal, permite la entrada de la bacteria al torrente sanguíneo. 

Quien se enferma de tifus sufre fiebre alta (de hasta 41ºC), delirios, tos, dolor articular y muscular intenso, presión arterial baja y erupciones rosadas o rojas en todo el cuerpo. 

Al igual que la viruela, la tifus, o también conocida como tifo, azotó en varias ocasiones a la población capitalina.

En marzo de 1889, el Gobernador José Ceballos reportó 160 casos de tifo en el Hospital Juárez. Para atender la propagación de esta peste, ordenó limpiar la ciudad, aislar enfermos u hospitalizarlos, (dependiendo la gravedad de su condición), crear zonas exclusivas en hospitales para atender los casos de tifo, prohibir funerales de quienes murieron por esta enfermedad y desinfectar habitaciones, muebles, ropa y objetos de los enfermos. 

En el caso de los pobres, el Gobierno cubría los gastos funerarios de sus familiares, según consta en un bando impreso del Gobierno del DF en aquel año

En 1915, debido a las malas condiciones de higiene que imperaban en varios barrios de la Ciudad, surgió otra epidemia de tifus. En esta ocasión, se ensañó con los vecinos de Tepito, La Merced, Peralvillo, Portales, sitios en los que se reportó el mayor índice de contagios, y con la Doctores, donde se registró la tasa de mortalidad más alta, según consta en la investigación El tifo en la ciudad de México en tiempos de la Revolución Mexicana, 1913-1916 de América Molina del Villar, del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social.

El tifo fue perdiendo su potencial epidémico a medida que fueron descubiertos y mejorados los antibióticos, en la primera mitad del siglo XX. Actualmente, la tasa de mortalidad de esta bacteria es muy baja y en la CDMX han pasado décadas sin brotes de esta enfermedad

Influenza española (1918-1919)

La pandemia más devastadora del siglo XX llegó a la Ciudad de México en octubre de 1918. Ocasionada por un subtipo de virus A que atacaba los pulmones, en México uno de los nombres que se le dio fue la peste roja porque los enfermos sangraban por la nariz o escupían sangre. 

De acuerdo con registros de salubridad recopilados por Lourdes Márquez y América Molina, del Posgrado de Antropología física en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), las colonias y barrios con mayor número de casos fueron Tacuba y Azcapotzalco.

Los médicos y boticas eran insuficientes para asistir a los enfermos y, debido al alto riesgo de contagio, usaban mascarillas hechas de tela compacta y empapadas en antiséptico.

El Departamento de Salubridad del DF, en ese entonces gobernado por Arnulfo González, lanzó una campaña de prevención similar a la de la actual epidemia de Covid-19. En periódicos y carteles, se pedía a la población evitar cines, teatros y lugares mal ventilados, sofocar estornudos con un pañuelo, lavar constantemente la cara y manos, no escupir en la calle, no saludar de beso ni de mano y en caso de presentar síntomas (tos, fiebre,fatiga, dolor de garganta) resguardarse en casa y llamar al médico.

Tabla

En medio de la falta de terapias para contrarrestar la epidemia, florecieron actos de altruismo

  • Ángel Vivanco, dueño de las tres casas de beneficiencia Torres Adalid, El Asilo de Ancianos y El Asilo Camposanto, convirtió estos sitios en hospitales.
  • La presidenta de la institución 'Leche Maternizada', Virginia Salinas de Carranza, notificó al Gobierno del DF que disponía de oxibifenol, medicamento que había dado buenos resultados contra la influenza en Europa y que lo entregaría gratis a los pobres y lo vendería a las clases acomodadas.
  • El torero Juan Silveti solicitó permiso al Congreso para realizar dos corridas de toros para donar el dinero de las entradas a la campaña contra la epidemia.
  • La mal llamada gripe española (así se le denominó porque la prensa de España fue la que le dio más cobertura) saturó los hospitales del DF entre octubre de 1918 y enero de 1919. En un Distrito Federal habitado en ese entonces por 906 mil 63 personas, el virus cobró la vida de aproximadamente 7 mil.

También puedes leer:

Coronavirus México: Últimas noticias de hoy 15 de agosto sobre el Covid 19

López-Gatell: Ssa no recomienda el uso de pruebas rápidas para detectar Covid-19

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo