CDMX

Diluvio de San Mateo, la vez que llovió 40 horas en Ciudad de México

En 21 de septiembre de 1629 una lluvia de 40 horas inundó la Ciudad de México dejándola bajo el agua por cinco años

Por  Juan Leyva

Algunas alcaldías de Ciudad de México presentaron inundaciones anoche.(Twitter: @BJAlcaldia)

Algunas alcaldías de Ciudad de México presentaron inundaciones anoche. | Twitter: @BJAlcaldia

Ciudad de México.- Desde su fundación en el México antiguo, Tenochtitlan ya sufría de fuertes inundaciones debido a que fue constituida en la parte más baja de la cuenca de México. Muchos siglos han pasado y las inundaciones siguen siendo un problema persistente en lo que ahora pasa a llamarse Ciudad de México. Una de las inundaciones más recordadas en la historia de la ciudad tuvo lugar en 1629 y la ciudad quedaría bajo las aguas por cinco años. 

De acuerdo a diversos cronistas de la ciudad durante la época del virreinato, una intensa lluvia comenzó el 21 de septiembre de 1629, la lluvia se prolongó por al menos 40 horas, lo que generó que el agua en toda la ciudad alcanzara un nivel de dos metros y permanecería en ese estado por cinco años; desde septiembre de 1629 hasta 1634. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Se estima de que de 400 familias españolas que vivían en la ciudad, al menos 200 huyeron de la inundación. Centenares de casas sucumbieron ante la humedad y el entonces virrey de la Nueva España, Rodrigo Pacheco y Osorio tuvo que tomar medidas para el alivio de la situación y para evitar que más familias huyeran de la ciudad. 

El evento de la gran inundación es recordado hasta ahora como el diluvio de San Mateo. Las familias españolas que huyeron de Ciudad de México se asentaron en Puebla de Los Ángeles, ciudad que cobró mayor relevancia ante al situación de la ciudad de México.

Tenochtitlán fue fundada en la parte más baja de la cuenca
Tenochtitlán fue fundada en la parte más baja de la cuenca

Cuando la ciudad permaneció inundada por tanto tiempo se pensó que desaparecería, incluso el virrey propuso cambiarla de lugar, pero esta propuesta fue rechazada.  

La inundación de aquel entonces fue producto de varias razones: la deforestación causada por los españoles en la zona para incrementar las tierras de cultivo lo que hizo que la ciudad de inundara en varias ocasiones. 

Los mexicas habían ya desarrollado técnicas para evitar las inundaciones y para aprovechar el agua limpia para su consumo. Las familias adineradas que tenían grandes casas sólo podían utilizar el segundo piso, mientras que los más pobres fueron los más afectados dando lugar la aparición de enfermedades que causaron la muerte de cerca de 30 mil personas en los años que duró la inundación. 

Al iniciar la lluvia, Enrico Martínez, cosmógrafo de la Nueva España, le aconsejó al virrey Rodrigo Pacheco y Osorio cerrar la salida del desagüe de Huehuetoca, que estaba en construcción, para evitar que se destruyera. Cuando el virrey se dio cuenta que esto solo estaba evitando que el agua saliera, ordenó destapar el desagüe, pero era demasiado tarde.

Diversas zonas de Ciudad de México dan fe de la inundación ocurrida en la época del virreinato.
Diversas zonas de Ciudad de México dan fe de la inundación ocurrida en la época del virreinato.

Los cronistas de la época señalan que se comenzó con la creencia de que la inundación era producto de un castigo divino, por lo que se autorizó que las misas se dieran desde las azoteas para que las personas pudieran oírlas, también se ordenó que la imagen de la Virgen de Guadalupe fuera sacada de la Basílica y fuera llevada en canoa hasta el centro de la ciudad. 

Finalmente la inundación fue resuelta con la culminación de la construcción del desagüe de Huehuetoca, que antes de la inundación estaba en construcción y tuvo que ser usado sin terminar por lo que fue dañado por el agua. No fue sino hasta 1634 que pudo sacarse toda el agua de la ciudad y empezar la reconstrucción.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo