CDMX

El baile de las cifras de Hugo López-Gatell

México es el tercer país que más muertos ha tenido durante la actual pandemia, pero el Gobierno nunca ha aceptado la gravedad de la situación, revelan periodistas en el libro ‘La historia oscura detrás de la pandemia’

Por  David Ortega

Hugo López-Gatell, mostrando las cifras nacionales  sobre COVID-19.(Foto: Cortesía)

Hugo López-Gatell, mostrando las cifras nacionales sobre COVID-19. | Foto: Cortesía

México.- De acuerdo con los certificados de defunción del Registro Nacional de Población, con corte al 19 de junio, había un registro de 38 815 muertes por COVID-19 en México. Por otro lado, la cifra de la Secretaría de Salud solamente contabilizó 20 394 decesos, un subregistro de más de 18 mil defunciones. Información que conforma el libro La historia oscura detrás de la pandemia. El baile de las cifras de López-Gatell. 

En entrevista para EL DEBATE, sus autores, Jorge Ramos Pérez y Mariluz Roldán, dieron a conocer los detalles de esta investigación periodística: «Se habla de que la cifra de muertes podría ser el doble o el triple que conocemos, y es uno de los temas más importantes, porque no sabemos cuántas personas a ciencia cierta lamentablemente han perdido la vida por este virus SARS-CoV-2», comentó Mariluz Roldán. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Otro dato importante en este libro es que el diez por ciento de las personas que falleció fue tratado como paciente ambulatorio, entonces murió en casa, cuando tendría que haber estado en un hospital porque presentaba comorbilidad, ya sea hipertensión, obesidad, diabetes o el factor edad, destacó Roldán. 

Lo mandaron a morir a su casa

Apoyados en trece historias de ciudadanos, las cifras oficiales de la pandemia y estas experiencias se entrelazan con una realidad diferente en quienes han padecido esta enfermedad, como tener a tu familiar internado sin que se le haya hecho prueba alguna, y que a su muerte solo quedará registrada como «sospecha de COVID-19»; casos en los que se les hizo la prueba, sin que nunca supieran el resultado; declaraciones de familiares a quienes mandaron a su pariente a morir a su casa, u otros casos en los que les fallaron en la atención médica en los hospitales. Todo es un reflejo de lo que está padeciendo la gente, mencionaron los periodistas, dando muestra de que han fallado las medidas y las estrategias tomadas por parte de las autoridades.

El baile de las cifras de Hugo López-Gatell
El baile de las cifras de Hugo López-Gatell

«Cuando nosotros encontramos que había números distintos en cuanto a los datos que tenían los estados y los que presentaba la Secretaría de Salud, nosotros preguntamos qué es lo que estaba pasando. Semanas después, uno de los gobernadores que empezó a recriminar este problema fue el de Baja California, después se unieron otros», señaló Ramos, al explicar el origen de este libro.

Jorge Ramos señaló que las inconsistencias encontradas en su investigación pudieran deberse a una mala organización o planeación, o que no caminan al mismo tiempo las diferentes instancias: «Sí están tratando de minimizar el problema. Vemos declaraciones el día de hoy (ayer) del subsecretario (López-Gatell) diciendo que quienes lo cuestionan están tratando de boicotear la estrategia, y no, no se trata de eso, se trata de que tengamos números más enteros para que con base en ello se tomen mejores decisiones de política pública». 

Estrategia sin impacto 

Agregó que parte de las debilidades de la estrategia radica en que se resistieron absolutamente al tema de las pruebas para la estrategia Centinela que adoptó el Gobierno de México, en la que determinaron que no era necesario hacer más pruebas, a pesar de que expertos de México y en el extranjero plantearon una postura a favor de realizarlas, dijo Ramos: «Debieron hacer otra estrategia para que el impacto no fuera como lo estamos viendo, porque las 70 mil muertes que ya tenemos ahorita contabilizadas son seres humanos, son vidas perdidas, son historias de familia que ahora se quedan con el dolor de su familiar muerto», destacó el periodista. 

Para ellos, el Gobierno ha fallado, no solo en el tema de las pruebas, también en la política de comunicación; la insistencia del presidente de no usar el cubrebocas y —en palabras del periodista— de minimizar el problema desde el inicio, como cuando el presidente invitaba a la población a salir a comer a los negocios como apoyo a la economía, recordó. 

Respecto a la conferencia diaria que encabeza el subsecretario López-Gatell, opinaron que si bien se presentan las cifras cada tarde, falta claridad en el discurso, ya que desde el inicio de la contingencia se notó ligereza en las declaraciones de López-Gatell, cuando mencionó que mucha gente iba a curarse en casa: «No todas las personas se curan con paracetamol o quedándose en su casa, y creo que también esto ha llevado a que muchas personas pues no lleguen también a tiempo a los hospitales», mencionó Roldán. 

Esta periodista buscó entrevista con el subsecretario; sin embargo, ni asistiendo a la conferencia en Palacio Nacional le dieron la palabra para cuestionar al funcionario.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo