CDMX

El sueño del arquitecto Benjamín Romano de reunificar Chapultepec

El arquitecto Benjamín Romano será el artífice de las obras para conectar las 4 secciones del Bosque de Chapultepec sin talar un solo árbol.

Por  Agencia Reforma y Francisco Morales

Estructura peatonal con miradores y áreas de descanso.(Foto: Reforma)

Estructura peatonal con miradores y áreas de descanso. | Foto: Reforma

CDMX.- El arquitecto Benjamín Romano no es el primero que sueña con un Bosque de Chapultepec unido, completamente transitable a pie o en bicicleta, que pueda recobrar simbólicamente lo que las vialidades y construcciones humanas, con el paso de los años, le han ido arrebatando.

Fue por eso mismo, un anhelo longevo que es el de muchos, que decidió aceptar la invitación del artista Gabriel Orozco, director del proyecto general ahora denominado Bosque Cultural Chapultepec, de convertirse en el artífice de conectar sus cuatro secciones.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La tarea acometida por su despacho, LBR&A Arquitectos, es de gran complejidad: diseñar una serie de calzadas peatonales, sin talar un solo árbol, que necesariamente deben cruzar por huecos específicos de importantes arterias urbanas para unir el bosque.

"Mira, a mí cuando me habló Gabriel para invitarme, te confieso que me llené de emoción. ¿Y por qué? Porque no creo que haya nada mejor para un arquitecto y, en mi caso, profesor de la (Universidad) Iberoamericana, que me la he pasado toda mi vida hablando del espacio público, que recibir esta oportunidad tan preciosa de trabajar en el espacio público y, además, trabajar con el ejemplo", explica Romano.

Con el proyecto se busca evitar talar árboles / Foto: Reforma

Para el arquitecto de la ya emblemática Torre Reforma, uno de los principales alicientes para llevar a cabo este proyecto es mostrar congruencia con todo aquello que ha enseñado por décadas en las aulas.

"Imagínate cuántos alumnos, ahora que vean este proyecto, digan: 'Ah, pues Benjamín sí hizo lo que decía: respetó al peatón, respetó al discapacitado, respetó a los árboles'", plantea.

Son estas tres condiciones las que guían el diseño de las calzadas, cuyas pendientes, no mayores al 2 por ciento, deben ser completamente transitables a pie, en bicicleta, empujando una carriola o en silla de ruedas.

En una entrevista por Zoom, Romano muestra una vista área de Chapultepec con el trazo de tres de las conexiones que contempla el proyecto general: De Molino del Rey a la Calzada de los Compositores; del Complejo Cultural Los Pinos al Cárcamo de Dolores, y de Chivatito al Parque Rosario Castellanos.

"La razón de que no es una línea recta, sino tipo 'víbora', es porque tenemos que pasar por donde no hay árboles y donde no hay columnas", explica sobre las conexiones que deben cruzar Periférico.

En este primer adelanto sobre el desarrollo del proyecto, Romano se centra en la primera de ellas, que ya ha sido licitada e iniciará su construcción en dos meses, y otra conexión igualmente ambiciosa al otro extremo del bosque, que unirá la Tercera con la Cuarta Sección, desde el Teatro Alfonso Reyes hasta Los Polvorines.

Venciendo al Periférico

Para Romano, el ideal de un Bosque de Chapultepec unido en su Primera y Segunda Sección, sin importar quién lo proyecte, tiene desde hace años un obstáculo importante.

"Si analizas las otras propuestas, en mi opinión, todas se toparon con el segundo piso del Periférico", explica el arquitecto.

Para constatarlo, basta con mirar desde cualquiera de los dos extremos y reparar en la alta densidad de columnas del segundo piso, lo que constituye una gran dificultad al momento de plantear una conexión que lo cruce por debajo.

Puente de Los Polvorines, que atravesará una barranca natural, y que es parte esencial de la conexión que cruzará Constituyentes / Foto: Reforma

Es por ello que este primer paso peatonal --Romano prefiere el término "calzada flotante"-- traza una curva que parte desde la Glorieta de la Lealtad, pasa por encima del Parque Lira, se entreteje entre el primer y segundo piso de Periférico en una zona sin columnas, y desciende a la Calzada de los Compositores.

La propuesta de LBR&A para el puente es una construcción poco invasiva, elegante, conformada por las estructuras tridimensionales que Romano le aprendió al ingeniero Heberto Castillo, con quien trabajó de cerca.

La forma de doble triángulo en la estructura posibilita que ésta sea independiente de la loza que conforma el piso del puente, lo que permite que cuando éste pase por zonas con árboles, simplemente se deje el espacio para que estos puedan seguir creciendo sin interrupción y sean disfrutados por los peatones.

La pendiente del 2 por ciento, mucho menos inclinada que el máximo de 8 por ciento que establece la ley para rampas de personas con capacidades distintas, pretende dar accesibilidad total a quienes transiten.

"Siempre he sido un comprometido con las personas de capacidades distintas, con las mamás con carriolas, con los ciclistas y los corredores", explica.

La estructura de doble triángulo, a su vez, permite que las trabes que las ligan puedan ser tanto cóncavas como convexas, lo que fue determinante para librar el Periférico.

En la parte convexa, el peatón cruzará por un camino de concreto, mientras que en la de superficie cóncava, que atraviesa por debajo del segundo piso, transitará sobre madera de bambú petrificada, que no se avejenta con la intemperie, con una banca en los costados para poder sentarse.

"Cuando platiqué con el maestro ingeniero Ismael Vázquez, que es el que diseñó la estructura, le dije: 'Mira, Ismael, tenemos que entender que aquí va a haber una pareja dándose unos besos, leyendo un libro o puede cruzar el maratón de la Ciudad de México, y, como tal, la estructura tiene que aguantar a todo", relata Romano.

En el centro del puente, el visitante tendrá una vista franca de todo el paisaje y, en las orillas, un barandal de 1.45 metros velará por la seguridad de los usuarios.

Consultado, Orozco pondera la importancia de esta primera conexión.

"Esa interconexión entre la Primera y la Segunda Sección es un sueño de varias generaciones de arquitectos y urbanistas desde hace muchos años. Es una necesidad fundamental para la seguridad y el beneficio de los visitantes, especialmente de las familias y los adultos mayores, así como para los ciclistas y personas con capacidades diferentes", declara.

El paso de los audaces

Al otro lado del bosque, en la conexión planteada para la Tercera y la Cuarta Sección, Romano decidió no apostar por un puente elevado, sino por una solución opuesta.

La diferencia de altura que existe entre el Teatro Alfonso Reyes y Los Polvorines, de 70 metros entre uno y otro, lo convenció de que lo mejor en esta área era realizar una excavación.

"A mí me parece que tú, aunque estés loco de contento de ganas de ir a visitar la Cuarta Sección, ya nada más pensar en subir y bajar 70 metros ya te cansaste", explica.

Rénder arquitectónico de la Calzada Flotante, sobre Periférico / Foto: Reforma

"Sobra decir que a mi mamá no la puedo llevar en su silla de ruedas, ni a mi bebé, ni a la bicicleta".

Con la intención de mantener la pendiente de 2 por ciento, el proyecto de LBR&A plantea una excavación que pasa por debajo de Constituyentes, bordea el Centro Ecuestre de la Sedena, para no interferir con su funcionamiento, y arriba a una nueva estructura llamada Puente de Los Polvorines.

La operación, detalla Romano, involucra únicamente remover tierra --que será usada en otras áreas de la construcción-- para crear un paseo similar a una cañada, puesto que se mantendrá el cielo abierto para los visitantes, sin necesidad de conducirlos todo el camino por un túnel.

Como elementos escultóricos, añade el arquitecto, se mantendrán en el camino las piedras grandes que aparezcan durante el proceso.

El remate de este paseo --aquí sí, después de pasar por un breve túnel-- será la vista del Puente de los Polvorines, que atraviesa una barranca natural con un río en el fondo.

"Pretendemos que este puente se vea muy, muy ligero, muy estructural, pero, a la vez, arquitectónico".

Sobre el puente serán plantadas dos hileras de colorines, con el fin de dotar de sombra a todo el paseo y de distintos colores a la vista dependiendo de la temporada.

La estructura misma del puente, también tridimensional, servirá como un paso para los practicantes de senderismo, quienes podrán llegar desde la barranca y adentrarse en la edificación por una escalinata para transitar por su interior y admirar su hechura.

"Lo apodamos 'El Paso de los Audaces', pero es un paso muy interesante, con una estructura que me recuerda mucho a Heberto, y que no podemos dejar encerrada", abunda Romano.

Del otro lado del puente, los paseantes llegarán a Los Polvorines, los edificios militares donde se almacenaba la pólvora, y que serán igualmente intervenidos por otros arquitectos.

Con estas primeras tres obras --la calzada que cruza Periférico, la excavación para la cañada y el Puente de Los Polvorines-- comienza la reunificación de Chapultepec.
Arrancan en dos meses 

Jesús Esteva, titular de la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) de la Ciudad de México, indica que el proyecto de la calzada que cruzará Periférico tomará un total de 10 meses y tendrá sus primeros trabajos de cimentación, aproximadamente, en dos.

En entrevista, explica que la obra, ganada en licitación por Fredel Ingeniería y Arquitectura por un total de 186.9 millones de pesos, no representará una complicación vial para los capitalinos, pues se trabajará de las 23:00 a las 5:00 horas.

El verdadero reto, explica, tiene que ver con el montaje del puente, que debe erigirse sin afectar árboles.

"Más allá de la fase vial, donde lo de menos es que tenemos que hacer cortes en las noches y hacer los montajes, hay una buena parte (de la calzada) que pasa por donde hay árboles, entonces el propio concepto arquitectónico busca respetar los árboles, que los árboles intersecten con la estructura", apunta.

"El reto tiene que ver con cuáles son las maniobras de montaje, cuáles son las distancias a las que tenemos que apoyar las grúas, sin tocar y sin afectar ninguna zona verde".

Según el calendario de la Sobse, que trabaja en colaboración con las Secretarías de Cultura federal y de Medio Ambiente capitalina, este año se terminarán los proyectos ejecutivos de las dos siguientes obras, que iniciarían en 2021.

Las tres obras iniciales del Bosque Cultural Chapultepec, según lo reportado por el Gobierno federal, tendrán un costo de 946 millones de pesos.

Las críticas, presentes 

El proyecto general no ha estado exento de críticas.

En una carta, el Frente ProMuseos ha pedido que el proyecto se posponga y que este año sus recursos --que no provienen de las arcas de Cultura-- se utilicen para rescatar los espacios culturales que han sufrido estragos por la pandemia de Covid-19.

Por otro lado, vecinos que integran el Frente Ciudadano para la Defensa y Mejora de Chapultepec han solicitado que se les muestre el nuevo proyecto, luego de que el Consejo Rector Ciudadano del Bosque dijera que se han iniciado con los trabajos sin que se les presentara un plan de manejo. 

Al respecto, Esteva reitera, como lo ha dicho la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, que se abrirá un portal en línea con toda la información para su consulta.

"Tal vez ahora que se haga del conocimiento a través de la plataforma, los vecinos queden enterados y más satisfechos con lo que se está haciendo. Siempre escuchamos todas las opiniones y vemos cómo integrarlas, y es importante hacer notar que hay comunicación constante, que ha habido reuniones con el Consejo Rector, que se ha planteado esto ya en varios momentos. Entonces seguirá transmitiéndose y presentándose la información", respondió.

También puedes leer:

Mexicanos piden cambio en estrategia para combatir a la Covid-19

39 colonias de la CDMX se encuentran en semáforo rojo por casos positivos de Covid-19

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo