CDMX

Indígenas otomíes suman tres edificios federales tomados como protesta

El grupo de indígenas otomíes tomaron las isntalaciones del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas comoo parte de las manifestaciones para tener una vivienda digna

Por  Óscar Barrón

Instalaciones del INPI(Twitter @HechoenTlalpan)

Instalaciones del INPI | Twitter @HechoenTlalpan

Ciudad de México.- El pasado 12 de octubre un grupo de indígenas otomíes ocuparon las instalaciones del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), como parte de sus manifestaciones en la Ciudad de México.

Con este inmueble federal, suman ya tres edificios gubernamentales de instituciones que han sido tomados por los indígenas otomíes quienes exigen sean escuchadas y  atendidas su demandas. Las otras dos instituciones ocupadas son la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), desde el 17 de febrero; la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), desde el 4 de septiembre.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Los manifestantes aseguran que los dirigentes de las dependencias no han acudido a atender el llamado que la comunidad otomí trata de hacer por medio de la toma de las instalaciones, mientras que, por otra parte, las dependencias han informado a través de redes sociales comunicados afirmando estar atentos a la peticiones y mantener el diálogo con los protestantes.

El 12 de octubre, un grupo de indígenas otomíes tomó el edificio del INPI, en el margen de la conmemoración del 528 aniversario de la llegada de Cristóbal Colón al continente americano, marcando un hito en las comunidades  originarias, quienes en los años venideros fueron sometidos y arrebatados de sus bienes y riquezas.

Según medios locales, son aproximadamente 100 personas las que tomaron las instalaciones del INPI, indígenas otomíes de Santiago Mexquititlán, del municipio de Amealco, Querétaro, pero que lleva cerca de 20 años viviendo en la Ciudad de México.

Ellos alegan que durante este periodo no han podido ser acreedores de una vivienda digna en la CDMX, por lo que su hartazgo los llevó a manifestarse en las instituciones que deberían proteger y garantizar sus derechos como humanos y como comunidad indígena en México.

Según sus declaraciones, el grupo de indígenas otomí han tenido que vivir en diferentes locaciones de la Ciudad de México, lugares donde no tiene acceso a los recursos básico como agua potable, drenaje y luz eléctrica.

Su último lugar habitacional fue un terreno baldío que dejó de servir como su hogar por las afectaciones del terremoto del 2017, el cual dejó inhabitable el predio ubicado en Pantitlán; y Roma 18, en la Juárez.

La situación del grupo empeoró con la contingencia sanitaria derivada de la pandemia por el Covid-19, pues debían permanecer en las calles. Ahora han tomado las instalaciones del INPI, el cual utilizan como hogar mientras las autoridades pretenden atender al grupo indígena. 
 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo