CDMX

Lectores le dicen adiós a la primera librería Gandhi en CDMX

Así despiden a la sucursal Gandhi, la primera en México que tuvo que cerrar sus puertas, lectores acudieron a comprar los últimos libros 

Por  Agencia Reforma y Yanireth Israde Gonzalez

Comprando libros despiden a la librería Ghandi(Foto: Reforma)

Comprando libros despiden a la librería Ghandi | Foto: Reforma

CDMX.- Xomali Rufino, estudiante de artes plásticas de 18 años, salió de Gandhi Oportunidades con las manos colmadas de libros. Cuentos de hadas y relatos de horror se encajan en el centro de aquella torre.

En la pila, que acomodaba entre los dedos, incluso meñiques, y los antebrazos, asomaban también libros del pintor francés Paul Cézanne y textos, en español e inglés, para colorear o aprender las palabras. Y en la mochila llevaba otros.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Era su manera de decirle adiós a la librería de Miguel Ángel de Quevedo 134, la primera de 44 sucursales de la cadena Gandhi, fundada en 1971 por Mauricio Achar, el hombre que con el sistema de estantería abierta puso los libros al alcance del público -antes se solicitaban en mostrador, como en ferretería-, y que también se convirtió en referente por incluir una cafetería y un foro para actividades culturales.

La "vieja Gandhi", como se conoce entre los bibliófilos, cerrará sus puertas para convertir el inmueble en oficinas, explica, consultado al respecto, Alberto Achar, su actual director comercial.

Fue una de las primeras sucursales / Foto: Reforma

"Me estoy llevado novelas y libros de arte, porque suelen ser muy caros en otros lugares", prosiguió Xomali al salir de la librería, acompañada de su abuela, Sonia, de 62 años.

"Casi siempre comprábamos aquí libros, entonces me parece una buena forma de despedirla. Empecé mi primera biblioteca por esta librería, porque mi hermano estudiaba robótica al lado (en RobotiX Center), y cada que venía por él trataba de comprar un libro aquí. Entonces vengo a despedirla", dijo.

"Continúa llenando el librero. Es una lectora de hueso colorado", agregó la abuela, quien se apoyaba en un bastón para caminar, condición que ayer le permitió a la joven no formarse, como decenas de personas que se congregaban en la librería para adquirir textos en descuento. Roy, por ejemplo, pasó dos horas en la fila.

Había una larga fila con sana distancia para entrar a la librería por última vez / Foto: Reforma

"Este momento tiene dos caras, por un lado la ventaja para nosotros, como consumidores, de aprovechar las ofertas de la librería y, por otro, el hecho de que un establecimiento tan grande y con tantos años tenga que liquidar su inventario; es un foco rojo para el País", consideró Roy, asiduo a la librería desde el bachillerato. Ahora está por concluir la carrera de Derecho.

Mientras estaba formado, la fila se extendía casi 100 metros hacia Avenida Universidad. La separación entre una y otra persona no permitía la estricta sana distancia, pero todos portaban cubrebocas.

El estudiante de 24 años, quien procuraba mantener el espacio en la fila, puso en su lista libros sobre derecho de sucesiones para su tesis y de derecho procesal del trabajo, así como de lógica y argumentación jurídica para sus compañeras de carrera. Además buscaba textos que le han encargado sus hermanas.

Hasta ayer había permanecido en casa por la pandemia de Covid-19, pero rompió el confinamiento por una buena causa, dijo.

"Si hay personas que salen de sus casas y hacen filas por un poco de cerveza, nosotros, siguiendo las medidas sanitarias, podemos hacerlo también", contrastó.

Más atrás, en la fila, estaba Erik. Tiene una empresa de limpieza y acude atraído por los descuentos. Su mano izquierda sostenía el libro Mr. Mercedes, de Stephen King, que leía mientras avanzaba y colocaba la derecha en la carreola de su bebé. Busca libros de administración, novelas y títulos para sus hijos.

Como Roy, pensaba que leer amerita salir en medio de la pandemia.

Muchos leen en medio de la pandemia ya que no pueden salir de casa / Foto: Reforma

"Es respetable quien no quieren salir de casa, también es respetable quien sale por necesidades laborales, como también lo es salir por una afición", consideró.

El adiós a la "vieja Gandhi" también se compartió en redes sociales.

Los lectores no sólo extrañarán los libros, comentaron, sino también el café, con o sin leche; el ajedrez, el espacio para hacer la tarea, las entrevistas o las notas de prensa, y hasta el rincón de una mesa de la cafetería junto a la ventana para cortejar a la futura pareja o simplemente para ver, en soledad, la lluvia.

También puedes leer:

Abrirán sólo 60% de los espacios de el Parque La Mexicana

Viven como duelo los síntomas leves; el aislamiento de 14 días agrava el cuadro emocional

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo