CDMX

Pandemia deja enseñanzas en cuanto a mejorar transporte en México

La investigadora Fátima Masse enfatizó en que se debe invertir en transporte público en México para garantizar una mejor y más libre movilidad urbana

Por  Itzé Coronel Salomón

Transporte público en tiempos de pandemia ha modificado la manera de moverse(Foto: Shutterstock)

Transporte público en tiempos de pandemia ha modificado la manera de moverse | Foto: Shutterstock

CDMX.- En seminario web convocado por Arizona State University, investigadores y expertos dilucidaron temas concernientes a la movilidad urbana en el contexto de la pandemia y realizaron un análisis binacional de ciudades como Phoenix, Arizona y la Ciudad de México.

Fátima Masse, coordinadora de proyectos del Instituto Mexicano de la Competitividad, expresó la visión que tiene en cuanto a la movilidad en nuestro país y su impacto actual y en el futuro cercano después de la pandemia.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Perspectivas en cuanto a la  movilidad

Masse manifestó que en el IMCO estudian la competitividad, la cual definen como esa capacidad de un país o una ciudad de generar, atraer y retener talento e inversión.

Por este motivo, externó que para ellos la movilidad urbana es un concepto clave para permitir que el talento se mueva para realizar sus actividades diarias; sin embargo, señaló que se trata de un tema complejo, puesto que la demanda de movilidad en realidad surge de otras cosas, como el mercado laboral, el diseño de la ciudad o el mercado de la vivienda.

En opinión de Fátima Masse, el futuro de la movilidad es la idea de que todas las ciudades deben estar avanzando en estas nuevas opciones de formas de transporte seguras, asequibles, accesibles, sostenibles y deseables.

Resaltó que es indispensable que los ciudadanos puedan elegir entre estas opciones, en función de lo conveniente que les resulte, «es algo que en las ciudades mexicanas aún no hemos llegado», afirmó.

Libertad de movimiento en medio de la pandemia

Dijo que, de alguna manera, contamos con algunas opciones que funcionan para los mexicanos o para cierto sector de la población, pero siempre que  suceda una contingencia y debamos parar, y no vamos a poder usar el automóvil o el metro, se vuelve una gran crisis, porque es demasiado difícil cambiar entre modos de transporte.

Para la investigadora, este es el tipo de libertad que le gustaría tener en cuanto a movilidad, poder elegir el tipo de transporte que más le convenga, en función de todas y cada una de las situaciones que se puedan presentar. Considera que hay muchos desafíos para las ciudades mexicanas, y se refirió especialmente a un foco principal para la Ciudad de México, que fue el epicentro de la pandemia de COVID-19.

Fátima Masse manifestó que considera que tenemos por delante dos lecciones que aprender: la primera es relativa a  los desafíos del transporte público y todo el sistema de movilidad, puesto que han sido más evidentes en estos momentos.

Trabajo desde casa en México

Explicó a los asistentes al seminario virtual que en México el mercado laboral no es tan libre ni tan fácil de cambiar al modo de oficina en casa, como ha sido en otros países.

Dijo que, básicamente, han identificado que apenas un 20 por ciento de los trabajadores tienen un trabajo que pueden llevar a sus propios hogares.

«Entonces, ese es el primer gran problema: hay mucha desigualdad en la Ciudad de México y en todo el país», afirmó.

Expresó que existen muchas áreas laborales donde la gente no podía permitirse trabajar desde casa en el contexto de la pandemia porque estaban en esta horrible situación entre no ganar nada o moverse.

Prioritario invertir en transporte público

En este orden de ideas, Masse resaltó que, si bien se pudo observar que  la movilidad disminuyó bastante al principio; luego, en contraste, se tienen situaciones en el transporte público que fueron fotografiadas por Santiago Arau en el Metro de la Ciudad de México durante abril y mayo, «estaba tan lleno como cualquier otro día normal, y en realidad estábamos en cuarentena, sin poder movernos. Esta es una forma efectiva de ver la falta de suministro que tenemos para el transporte público».

Comentó que el segundo problema es que, para construir una movilidad más resiliente o mejor en esta ciudad, necesitamos invertir en él. En la Ciudad de México, la mitad de la población usa transporte público, pero al menos en 2017, menos del 1 por ciento del presupuesto federal para movilidad fue invertido en transporte público.

«Es muy evidente que tenemos que planear y construir ciudades para ser resilientes. Si tomamos los aprendizajes de estos difíciles meses, podemos construir mejores ciudades en el futuro», aseguró.

Transporte público

De acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología, el transporte público en la Ciudad de México se compone de diferentes medios: Metro, tren ligero, tren suburbano, metrobús, mexibús, trolebús, rutas de transporte público colectivo, autobús suburbano y taxis.

Estos componen una red en la que a diario se realiza 78.5 % de los viajes de la ciudad. El resto se hace en transporte privado, siendo el automóvil particular el que mayor participación de los viajes tiene.

Los datos

Competitividad

El Instituto Mexicano de la Competitividad es un centro de investigación en política pública y acción ciudadana que propone soluciones efectivas a desafíos en política pública para promover el libre ejercicio de los derechos de las personas.

Metrobús

En el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo en México se promueven soluciones de transporte que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación ambiental, la pobreza, los tiempos de traslado, los hechos de tránsito, como el metrobús en la CDMX.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo