CDMX

Personal médico enfrenta desafíos éticos ante Covid-19

La bioética permite situar en todo momento al paciente como el eje central en las decisiones del médico y respetar la autonomía y la dignidad humana: Joel Mejía

Por  Itzé Coronel Salomón

Médicos se enfrentan a problemas éticos en medio de la atención a pacientes con COVID-19.(Foto: El Debate / Cristina Félix)

Médicos se enfrentan a problemas éticos en medio de la atención a pacientes con COVID-19. | Foto: El Debate / Cristina Félix

México.- Ante la pandemia de COVID-19, indudablemente el personal médico se ha enfrentado a retos significativos en todo sentido, siendo de especial relevancia el relativo a los dilemas bioéticos y humanitarios que implican tanto la propia atención al paciente enfermo de coronavirus, que repercute en su salud, como las decisiones que debe tomar con los casos de gravedad. 

En torno a este tema, EL DEBATE consultó a tres expertos profesionales de la medicina, quienes explicaron que, efectivamente, el personal sanitario en el estado y en el país se está enfrentando a una pandemia con importantes desafíos a salvar, y coinciden en la escasez de insumos, el aumento de estrés agudo y hasta el rechazo de un sector de la población.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Bioética frente a la pandemia

A decir de Joel Mejía Espinoza, coordinador de la Facultad de Medicina de la UAS en Los Mochis, la bioética representa hoy en día un movimiento universal de responsabilidad profesional, en especial para los trabajadores de la salud;  además es un sistema de reflexión moral a efecto de respetar derechos humanos, procurar siempre beneficencia y justicia; respetar la autonomía y la dignidad humana, así como evitar la maleficencia con los enfermos, situando en todo momento al paciente como el eje central en sus decisiones y a la relación profesional como una interacción dual entre la autonomía (paciente) y la beneficencia (médico). 

César Augusto Rivas González, profesor emérito de la UAS, subrayó que «esta pandemia tenemos que aprender a enfrentarla desde una manera multidimensional», ya que en bioética se maneja el concepto de que las personas no son únicamente un cuerpo de carne y hueso, sino que son seres multidimensionales, que tienen una situación afectiva, emocional, espiritual y comunicativa. 

Joel Mejía Espinoza
Lugar: Los Mochis, Sinaloa
Profesión: médico Internista
Trayectoria: coordinador de la Facultad de Medicina UAS-Extensión Los Mochis. Diez años como profesor de Bioética en la Facultad de Medicina. Certificado por el Consejo Mexicano de Medicina Interna. Titular del Colegio de Medicina Interna de México AC. Titular de la Sociedad Latinoamericana de Medicina Interna. Titular de la Asociación Mexicana de Directivos en Salud y Asociado de la Fundación para la Salud y la Tecnología.
Foto: Cortesía

En este sentido, Rivas González explicó que los médicos atienden varias funciones, primordialmente cuatro: la prevención, que es muy amplia; la curación, que es la parte que todos esperamos de la medicina, es decir, que la enfermedad sea resuelta favorablemente; la paliación, que es parte esencial de la medicina, y la rehabilitación.

«En este momento, las cuatro funciones son primordiales. Tenemos que seguir mejorando en cada una», señaló.

Salud de manera multidimensional 

Rivas destacó como algo esencial dotar de todos los recursos necesarios de protección al personal de Salud, ya que «sin la protección correspondiente, se dan situaciones de miedo y pánico», t con la protección necesaria el personal hace su trabajo y aplica la ética, aseguró.

También apuntó la importancia de cuidar mucho la comunicación, ya que esta enfermedad enfrenta al paciente al temor y a la incertidumbre en cuanto a lo extensivo que será el daño a su salud una vez contagiado, además de lo duro del aislamiento al ser internado en un hospital, lo que causa un estrés agudo. 

Esta situación afecta a los pacientes y a los médicos desde el punto de vista inmunológico: «Se debe mejorar la comunicación de los pacientes con sus familias y fortalecer a todo el personal de Salud», afirmó, y añadió que ya hay muchos casos de burnout en los médicos, a un extremo en el que llegan a tener despersonalización y cansancio, por lo cual se debe fortalecer la salud mental con quien está en esta situación.

Gerardo Alapizco
Lugar: Culiacán, Sinaloa
Profesión: médico Internista
Trayectoria: Director de la Facultad de Medicina de la UAS. Coordinador general del Ciesvuas. Instructor certificado por la American Heart Association. Médico adscrito al Issste y catedrático de la Universidad Autónoma de Sinaloa.
Foto: Cortesía

Recomendación rechazada 

Gerardo Alapizco, director de la Facultad de Medicina de la UAS en Culiacán, se pronunció en contra de la guía bioética de la asignación de recursos de medicina critica, que había publicado la Secretaría de Salud federal, en la que se dicta privilegiar a los jóvenes sobre los adultos mayores ante la escasez de recursos para atender COVID-19, misma que por la controversia generada ya se modificó por el comité de bioética.

Además, comentó que la UNAM estuvo en desacuerdo con ese documento, que ya ha sido corregido desde hace unos días, en el que dejaban en un volado la vida o la decisión para que a un paciente se le instalara un ventilador.

El especialista dijo que también la Universidad Autónoma de Sinaloa rechaza esta idea: «Nosotros estamos en completo desacuerdo con esto. Tenemos que salvar las vidas de personas viejas y jóvenes, eso se tiene que valorar. La UAS, así como la UNAM, estamos de acuerdo en que no debe de ser así», afirmó.

Respeto al personal médico

En opinión de Joel Mejía, esta pandemia que enfrentamos desnuda serios problemas estructurales de tiempo atrás por falta de personal y de insumos, así como por la vulnerabilidad legal en México: «Es obvio que el problema hoy siguen siendo los recursos limitados con los que contamos».

Señaló que es un dilema que reta la inteligencia y la moral del profesional de la salud ante la pandemia, y afirmó que la obligación del Estado para que en toda relación médico-paciente prevalezca la suficiencia de medios es el respeto irrestricto al derecho de la protección en salud, y para ello debe prevalecer la rectoría del Estado en disponer los recursos con equidad y justicia. 

Asimismo, se refirió a los ataques que ha recibido en contra el gremio médico, a las que calificó como «mentes desquiciadas», puesto que la actuación del personal de Salud ha demostrado no ser lesiva; al contrario, ser garante de la calidad de vida: «Deberemos exigir por que sea íntegra y segura, so pena que su soslayo convierta a la sanidad en una gran olla de presión, y donde los cuidadores de salud en no pocos casos abdiquen a su responsabilidad de médicos».

César Augusto Rivas González
Lugar: Culiacán, Sinaloa
Profesión: médico Internista
Trayectoria: licenciatura en Medicina por la UNAM. Especialidad en medicina interna UNAM, 1977. Profesor fundador de la Facultad de Medicina de la UAS. Treinta años de servicio en el IMSS Culiacán. Profesor emérito de la UAS desde 2015. Actualmente docente de Bioética de la Salud desde hace doce años.
Foto: Cortesía

Formación ética de los médicos

Para Rivas González, quien tiene 44 años ininterrumpidos impartiendo cátedra en la Facultad de Medicina de la UAS, donde ha formado incontables generaciones de médicos, transmitir los conceptos de ética, moral y humanismo es imprescindible.

Dijo que en los planes educativos actuales se imparte la materia de Bioética en los últimos doce años; también existe una unidad en la que a los alumnos que se están preparando para ejercer la medicina se les enseña lo que es el sufrimiento, el dolor, la persona; «se les enseña que no somos objetos, desde el inicio de su formación, en ética y valores».

Sin embargo, el especialista en salud afirmó que aún tienen que mejorar en ese sentido, porque los alumnos vienen con un nivel donde esperan la ciencia pura, y «esta no resuelve todos los problemas, se requiere el humanismo, la ética y los valores».  

En un pronunciamiento emitido por la Secretaría de Salud, se establece que, en el caso de los brotes infecciosos, se encuentran complejidades particulares, puesto que las decisiones en estos casos deben tomarse de manera urgente, a menudo en un contexto de incertidumbre científica, y con un clima general de miedo y desconfianza.

Es por lo anterior que deben establecerse con antelación criterios puntuales para determinar prioridades y tomar acciones, considerando márgenes reducidos de tiempo, como también escasez de recursos, además de contemplar medidas para asegurar el acceso a tratamiento para quienes más lo necesiten. 

La pandemia de COVID-19 ha sido un desafío sin precedentes para los sistemas de salud y los médicos de todo el mundo. A medida de que el virus se extendió fuera de Asia, afectando a más de un millón de pacientes en todo el mundo, surgieron preguntas críticas sobre la mejor forma de brindar atención médica en situaciones de emergencia, donde los recursos materiales y de personal se vuelven escasos. 

¿Qué es la bioética?

En el ámbito global, la bioética se ha posicionado como un quehacer inter y multidisciplinario que promueve un enfoque integral en el abordaje de la salud, a fin de hacer frente a las tensiones y los conflictos que deriven del choque de valores entre culturas, considerando la ponderación entre intereses individuales y colectivos, poniendo de relieve la protección de grupos en condiciones de vulnerabilidad. (Fuente: Secretaría de Salud federal)

Ajustan guía de bioética para COVID-19

Tras la polémica originada por la guía para la asignación de recursos médicos que proponía priorizar la atención de pacientes jóvenes críticos con COVID-19 por encima de adultos mayores, dicho criterio fue descartado, según la nueva «Guía bioética para asignación de recursos limitados de medicina crítica en situación de emergencia». 

«Esta guía no excluye a ningún paciente que sería, en condiciones ordinarias, sujeto a recibir cuidados críticos. Esto quiere decir, en principio, que la edad cronológica o tener una discapacidad no son de por sí características que excluyan a pacientes de ser candidatos/as a recibir cuidados críticos. Es un error que ha de evitarse a toda costa asumir que tener cierta edad o cualquier discapacidad es sinónimo de tener una calidad de vida inferior, un pronóstico desfavorable o mala salud», indicó el documento.

Asignar recursos escasos de medicina crítica para salvar el mayor número de vidas durante una emergencia de salud pública implica que en ocasiones se debe seleccionar entre pacientes con similares características médicas y pronóstico médico.

«Uno de los sistemas de asignación de recursos escasos más usados es el aleatorio, que es ampliamente aceptado dentro y fuera de la medicina. En el contexto médico debe utilizarse únicamente como último recurso de asignación». (Natalia Vitela/Reforma).

Recomendacion

Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, aseguró que esta guía no implica una decisión ejecutiva sobre procedimientos. La edad ya fue eliminada como criterio para decidir a qué pacientes muy graves con COVID-19 atender primero

Dilemas éticos

Los dilemas actuales acerca de cómo asignar recursos y brindar atención en ciudades críticas hacen explícita la necesidad de un análisis ético cuidadoso, de acuerdo con el investigador norteamericano J. Thompson.

Concepto

Rivas González detalló que en bioética se maneja la idea de que no somos únicamente un cuerpo de carne y hueso, sino que somos multidimensionales, que tenemos una situación afectiva, emocional, espiritual y comunicativa.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo