CDMX

¿Por qué los sismos en CDMX se sintieron aún con baja intensidad?

Cuatros sismos se registraron en las alcaldías Miguel Hidalgo y Álvaro Obregón, este viernes

Por  Diana Hurtado

Cuatro sismos se registraron este viernes en dos alcaldías de la CDMX y se pudieron sentir pese a su leve magnitud.

Cuatro sismos se registraron este viernes en dos alcaldías de la CDMX y se pudieron sentir pese a su leve magnitud.

Ciudad de México.- Este viernes, el Servicio Sismológico Nacional reportó un total de cuatro sismos que fueron localizados en la demarcación territorial de las alcaldías Miguel Hidalgo y Álvaro Obregón, en la CDMX.

A pesar de que estos sismos fueron de leve intensidad, se sintieron en esas zonas.

El sismo, ocurrido a las 04:47 horas fue de magnitud 2.1, el segundo, a las 07:38 horas, fue de magnitud 2.5 y sentido en varias demarcación territoriales de la Ciudad de México.

El tercero ocurrió en el mismo lugar a las 07:51 horas y tuvo una magnitud 2.0. El cuarto ocurrió en la misma zona a las 10:08 horas y tuvo una magnitud 2.3.

¿Por qué los tres sismos se pudieron sentir a pesar de su leve intensidad? El SSN emitió un comunicado al respecto para informar a la población.

Si bien las magnitudes de los sismos fueron bajas, fueron sentidos en varias zonas de las Ciudad de México debido a la cercanía al lugar del epicentro y su poca profundidad.

Debemos recordar que a mayor cercanía con el epicentro, las ondas sísmicas se atenúan menos y el sismo se siente más fuerte, como fue el caso de estos eventos.

La Cuenca de México, donde se encuentra la Ciudad de México, está ubicada sobre uno de los más importantes rasgos fisiográficos del país: la Faja Volcánica Trans-Mexicana (FVTM), la cual abarca desde el Golfo de México hasta el océano Pacífico y es una de las más importantes prominencias topográficas de México.

La Cuenca de México se localiza en la parte central de la FVTM y está completamente rodeada por montañas donde dominan los edificios volcánicos más importantes como: el Popocatépetl (actualmente en actividad), el Iztaccihuatl, el Ajusco y en el Estado de México, el Nevado de Toluca.

Por lo regular, la actividad sísmica de la Cuenca de México y su vecindad es poco numerosa y de baja magnitud.

Sin embargo, sí se llegan a registrar varios sismos al año.

Con base en los eventos registrados se tienen indicios que la mayor parte de la actividad sísmica local se concentra en los márgenes de la Cuenca de México.

Aunque se han llegado a registrar eventos importantes en las cercanías de la misma, como el ocurrido en Acambay, Estado de México, en 1912 (magnitud 7.0).