CDMX

¿Qué hay detrás del #9M?

¿Por qué se convoca y cuáles son los matices de la iniciativa?

Por  Agencia Reforma

Paro nacional el próximo 9 de marzo(Reforma)

Paro nacional el próximo 9 de marzo | Reforma

Ciudad de México.- Colectivos feministas convocaron a un paro de labores el 9 de marzo ¿Por qué se convoca y cuáles son los matices de la iniciativa?

Como cada año, en el marco del Día Internacional de la Mujer, mujeres de todo el mundo convocan a realizar un paro de labores y consumo como protesta para exigir la erradicación de la violencia de género, la brecha salarial y el respeto a los derechos humanos de las mujeres.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Este año, debido a los recientes casos de violencia, abusos sexuales y feminicidio, la convocatoria escaló, alcanzando incluso al sector político, lo que ha causado el descontento de diversos colectivos feministas.

¿Quién convoca, por qué y cuáles han sido los matices de esta iniciativa? Aquí te contamos.

El Día Internacional de la Mujer fue proclamado por la Asamblea de las Naciones Unidas en 1977, como resultado de las manifestaciones de mujeres europeas que reclamaban el derecho al voto, mejores condiciones de trabajo y equidad de género.

Los derechos con que cuentan las mujeres actualmente son resultado de la lucha de varias generaciones alrededor del mundo.

Gracias a las luchas de mujeres alrededor del mundo se han logrado avances en materia de equidad de género, como la apertura de espacios laborales y educativos que antes eran prohibidos para ellas. 

Por ejemplo, de acuerdo con datos de la ONU Mujeres, la representación política de las mujeres a nivel mundial, de 1997 al 2020, se ha duplicado. Sin embargo, a pesar del avance, esto significa que actualmente hay una mujer por cada cuatro hombres en los parlamentos.

En mayo de 2019, el Congreso capitalino aprobó la reforma a la Constitución en materia de paridad de género. 

Si bien las distintas luchas han logrado mejoras en pro de los derechos de las mujeres, la brecha de género no ha sido eliminada. 

Salarios desiguales para mujeres, puestos de poder ocupados principalmente por hombres, la perpetración de los roles de género dentro del hogar e incluso el "impuesto rosa" que eleva el precio de productos dirigidos a mujeres, son algunos ejemplos de situaciones que ponen en desventaja a la mujer.

Colectivos feministas convocaron a un paro de labores el 9 de marzo/Foto: Reforma

En ese sentido, la movilizaciones continúan para exigir la defensa de sus derechos y que se les brinden las mismas oportunidades que a los hombres, en ámbitos educativos, laborales, económicos y sociales.

Recientemente las protestas y movilizaciones de las mujeres han tomado impulso debido a la creciente ola de violencia que viven a diario.

Violación, abuso sexual, violencia familiar, acoso, trata y feminicidio son delitos cometidos cotidianamente contra muchas mujeres en el País.

Si bien la violencia y la inseguridad afecta tanto a hombres como a mujeres, la ejercida en contra de la mujer está relacionada con temas de género.

Los casos de violencia de género están determinados por el poder que se ejerce sobre el cuerpo y vida de las mujeres por el simple hecho de ser mujeres.

La ONU contabiliza que el 71 por ciento de las víctimas de trata en todo el mundo son mujeres y niñas; y 3 de cada 4 de ellas son utilizadas para la explotación sexual.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (COIDH), define al feminicidio como el homicidio de mujeres por razones de género, es decir, que son resultado del contexto de discriminación, desigualdad y violencia estructural contra las mujeres.

En los casos de feminicidio, los cuerpos de las mujeres suelen ser encontrados con huellas de tortura, abuso sexual, mutilaciones y lesiones infamantes.

La mayoría de las veces, de acuerdo con expertos, los responsables someten a las víctimas a procesos de "basurización", dejando sus cadáveres en botes, bolsas, costales, alcantarillas o terrenos baldíos, como una reafirmación de que los cuerpos de las mujeres no tienen valor.

En enero del 2020, en México fueron asesinadas 10 mujeres al día, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP); en la Ciudad de México, hubo nueve víctimas de feminicidio durante el mismo mes.

Los casos más recientes en la Ciudad despertaron nuevamente el hartazgo e indignación por parte de las capitalinas, quienes iniciaron una serie de movilizaciones para exigir justicia por las víctimas y seguridad para todas.

Feminicidios que despertaron la indignación de las capitalinas:

Abril Pérez Sagaón: Fue asesinada a balazos, en noviembre de 2019, cuando circulaba sobre Circuito Interior Río Churubusco, en la Colonia El Carmen. Casi un año antes, Sagaón había denunciado violencia familiar e intento de homicidio por parte de su entonces esposo, Juan Carlos García, señalado como principal sospechoso del feminicidio y que actualmente se encuentra prófugo.

Ingrid Escamilla: Fue asesinada y desollada, en febrero de 2020, por su entonces pareja sentimental, en la Colonia Vallejo, en la GAM. El feminicida intentó desechar una parte del cuerpo de la víctima por el retrete y tiró el resto a la calle, dentro de bolsas. El responsable fue detenido.

Fátima Cecilia: Con 7 años de edad, fue reportada como desaparecida en febrero de 2020, al salir de la escuela. Días después su cuerpo fue encontrado desnudo con signos de tortura, asfixia y violencia sexual, envuelto entre bolsas de basura en la Alcaldía de Tláhuac. Mario y Giovana fueron señalados como los responsables del feminicidio y detenidos en el Estado de México; de acuerdo con las declaraciones, Mario había amenazado a Giovana con abusar sexualmente de sus hijos si no le conseguía una niña.

Los feminicidios se suman a los casos de acoso y violencia sexual que han sido denunciados al interior de planteles educativos, como en la Universidad Autónoma del Estado de México y la secundaria técnica "Doctor Jaime Torres Bodet", en Cuautitlán.

El hartazgo y la indignación ante la impunidad que permea los feminicidios en el País, se reflejan en las paredes y monumentos pintados durante las movilizaciones de mujeres.

Colectivos de mujeres feministas, activistas y familiares de víctimas de desaparición y feminicidio salieron a las calles para exigir a la autoridades justicia y que se garantice la seguridad de todas las mujeres.

Esta vez, como cada año, se convocaron a diversas movilizaciones alrededor del mundo por el Día Internacional de la Mujer, conmemorado el 8 de Marzo. 

De igual forma, como se ha hecho desde hace algunos años, colectivos feministas lanzaron una iniciativa para hacer un paro de labores de mujeres con el objetivo de evidenciar la importancia de la mujer en el ámbito laboral, del hogar y su impacto en la economía.

Históricamente, en octubre de 1975, en Islandia se convocó a un paro de mujeres, gracias al cual la isla se convirtió en el país con mayor equidad de género en el mundo.

Este año, debido a que el Día Internacional de la Mujer cae en domingo, se convocó a parar labores el lunes 9 de marzo, para que la iniciativa impactara de forma más efectiva.

En México, el paro ha causado controversia, sobre todo en redes sociales, debido a que, de acuerdo con críticas de activistas y feministas, partidos políticos y funcionarios lo tomaron como bandera, ya sea para oponerse o sumarse a la actual administración.

El paro inicialmente fue convocado por un colectivo llamado "Brujas del Mar", integrado por mujeres feministas de Veracruz.

Las chicas realizaron y difundieron el diseño original del cartel que, a los pocos días se viralizó en redes sociales y fue compartido por activistas, feministas, estudiantes, artistas y políticos, ya fuera para apoyar o criticar la iniciativa, de acuerdo a sus propios intereses.

El respaldo de partidos políticos como el PAN o el PRI generó polémica entre las mujeres feministas ya que, criticaron, son partidos que históricamente se han opuesto a derechos de la mujer como la interrupción legal del embarazo.

Paralelamente, militantes de Morena se opusieron al paro, argumentando que, al ser aplaudido por integrantes del PAN y el PRI evidenciaba que se trataba de una acción que busca afectar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Integrantes de Morena pidieron no sumarse al paro y, al contrario, demostrar la fuerza de las mujeres ejerciendo sus labores cotidianas.

Las reacciones de los capitalinos también se polarizaron.

Grupos conservadores argumentan que se trata de una estrategia por parte de las mujeres feministas para atentar contra "valores y tradiciones".

De igual forma, algunos hombres respondieron a la iniciativa proponiendo un paro de hombres el 10 de marzo, para evidenciar que las mujeres no podrían realizar todas las labores por sí mismas.

La convocatoria fue lanzada en redes sociales con el hashtag #UnDíaSinHombres

Algunas mujeres aplaudieron la iniciativa de "Un día sin hombres", argumentando que, de realizarse, ellas podrían salir a la calle sin miedo a ser violentadas, acosadas o asesinadas.

Finalmente, diversas empresas, escuelas e incluso instancias gubernamentales, se posicionaron a favor del paro y aseguraron que sus trabajadoras podrían parar sin repercusiones en su sueldo o puesto de trabajo.

En ese sentido, la Coparmex CDMX destacó que en la Capital, las mujeres representan más del 44 por ciento de la población ocupada, con amplia participación en el sector de comercio y servicios, donde se reportan más de millón y medio de trabajadoras.

Estimamos que el impacto económico de dicho movimiento en la CDMX será de más de 6 mil millones de pesos. También señalamos que dichas pérdidas económicas no son relevantes en comparación con la necesidad de hacer visible la lacerante problemática".

Desde el 2019, las movilizaciones feministas han sido criticadas por la forma en que se realizan: calles y establecimientos pintados, vidrios y puertas rotas y la exclusión de varones de contingentes. 

Sin embargo, gracias a las constantes exigencias de los colectivos, se han logrado avances sustanciales como la aprobación de la Ley Olimpia, que sanciona a quien comparta imágenes o videos de personas sin su consentimiento, capacitaciones a servidores públicos en materia de género, las 159 carpetas de investigación abiertas contra militares y policías -que además fueron suspendidos de sus cargos- por delitos sexuales, y la detención y condena de feminicidas.

Los logros más recientes fueron la propuesta de la Ley Abril, que busca castigar a servidores públicos que no impongan medidas cautelares ante denuncias por violencia de género, y la investigación del Instituto de Transparencia en torno a la filtración de datos personales en los casos de Ingrid Escamilla y Fátima Cecilia.

A nivel local, estudiantes de preparatoria Adolfo López Mateos de la Universidad Autónoma del Estado de México denunciaron por acoso al profesor Miguel Ángel Pérez de la institución, quien se justificó diciendo que "la carne es débil y la tentación grande"; tras las manifestaciones, el maestro fue cesado de su cargo junto con otros tres maestros de la Facultad de Ciencias Políticas acusados también de acoso.

Un caso que tuvo especial atención la última semana de febrero fue el de las niñas de la Secundaria Técnica 52 Jaime Torres Bodet de Cuautitlán, Estado de México, quienes protestaron tras ser revictimizadas por el director del plantel cuando las alumnas se quejaron de ser fotografiadas y videograbadas por sus compañeros y el docente les dijo que ellas provocaban el acoso. Omar Soberanis Galeana fue cesado. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo