Selecciona tu región
CDMX

Retos en la educación superior en el mundo pospandémico: UNESCO

El acceso a internet debe ser visto como un nuevo derecho humano, clave en el futuro educativo, señala Francesc Pedró García, de la Unesco

Por David Ortega y Lucía Mimiaga

-

México.- Equipamiento, conexión a internet, aislamiento social, comunicación con pares y profesores, mantener un horario regular, ansiedad general con respecto al COVID-19 y preocupaciones económicas son las principales dificultades de los estudiantes de educación superior durante la pandemia, informó Francesc Pedró García, director del Instituto Internacional de Educación Superior de la Unesco para América Latina y el Caribe (Iesalc). El experto habló de estos desafíos en el regreso al futuro educativo. 

Durante su conferencia magistral digital «Educación superior en el mundo pospandémico», destacó primeramente la gran necesidad de que todos los estudiantes cuenten con acceso a internet: «El principio que desde Naciones Unidas venimos defendiendo desde hace años es que hemos visto instaurado en algunos países por lo menos a nivel legislativo del acceso a internet como nuevo derecho humano; es decir, imaginar que la nueva humanidad es prácticamente inexplicable si este acceso a internet no existe y no es garantizado», comentó. 

Deserción escolar

En los efectos a corto y mediano plazo, habló de la evolución de la demanda en «V»; es decir, del lado de los estudiantes se observa que la demanda de educación superior está disminuyendo, primeramente, porque existe un porcentaje importante de estudiantes que se está «desenganchando» porque la oferta que se les hace en condiciones de emergencia no les parece adecuada u atractiva o carece de la capacidad de seguir el ritmo impuesto por esa nueva demanda.

Además, el contexto económico que provocará que muchos estudiantes no vuelvan a la universidad con un componente de género muy importante porque seguramente serán las mujeres las que serán más reclamadas por los hogares por razones vinculadas al papel que por desgracia se le ha asignado, expuso. También por el cierre de universidades y consolidación, los despidos del profesorado y la diminución en gasto público en educación superior, mencionó. 

En cuanto la planificación en la reapertura, Pedró García mencionó que en el Instituto de la Unesco han armado un marco de referencia con una decena de principios, siendo los más importantes asegurar el derecho a la educación superior y no dejar a ningún estudiante atrás en las políticas públicas, así como mejorar la calidad de la experiencia de educación superior.

Por ello, pensando en el «día después», destacó tres grandes momentos: continuar, reabrir y reestructurar. «Creemos que en la transición de la continuidad a la reapertura tenemos que concentrarnos en dos cosas, la primera es identificar aquellos estudiantes y también de profesores que están prácticamente en riesgo de desconexión, en un sentido institucional, y darles el tratamiento que se merecen», pues señaló que algunos Gobiernos están desplegando mecanismos para apoyar con recursos tecnológicos con conectividad gratuita a aquellos estudiantes que de otro modo no podrían acceder a los campos virtuales de sus instituciones, además de que en algunos casos también ofrecen apoyo socioemocional, algo crucial en estos momentos de estrés y de ansiedad, destacó. 

Explicó que hay universidades que no han proporcionado adecuaciones para adaptarse a la educación a distancia, por lo que habrá pérdidas en el aprendizaje, en contraste con universidades como en Estados Unidos o en Europa.

El experto en educación dijo que aún se desconocen los efectos a largo plazo y los impactos. Por desgracia, el experto en educación explicó que hasta el momento no se ha visto que sea una prioridad el presupuesto en educación superior para el futuro pos-COVID-19, por lo menos hasta el momento como están siendo planteados los presupuestos públicos en Europa. 

Se refirió a una encuesta realizada con estudiantes de educación superior en Estados Unidos, donde el 41 por ciento indicó que ha sido peor la experiencia de la educación en línea en comparación con la educación presencial en las aulas. 

Finalmente, Francesc Pedró García explicó que, en Latinoamérica, la mayoría, el 80 por ciento de los proyectos de la investigación internacional, está fondeada por la Unión Europea, cuando debería ser por Gobiernos locales o regionales, lo cual podría verse afectado en los presupuestos, pues las universidades no son independientes presupuestariamente, aunque sí políticamente.

Es por ello que debe enfatizarse en la recuperación que las universidades y los centros de investigación deben ser vistos como parte de la solución en medio de esta crisis pandémica y no que son solo un gasto. 

Puede ver la conferencia en el enlace de Facebook de la Universidad Iberoamericana en inglés:

  • Mujeres.- Se espera que en Latinoamérica menos mujeres regresen a clases presenciales debido al contexto económico, explicó Pedró García. Esto porque sus familias no podrán enfrentar los costos de continuar estudiando.
  • Bajas.- Habrá reducciones en el número de profesores en Inglaterra, Australia, Canadá y Estados Unidos, y se sufrirá una crisis en fondos porque se van a reducir los alumnos extranjeros, prevé García. Dijo que también las instituciones públicas van a sufrir.