Selecciona tu región
CDMX

Sector salud en México tiene un enorme reto presupuestario

México Evalúa analiza el gasto en salud en el país desde el año 1999 al 2020, y considera que los Gobiernos deben incrementar la transparencia

Por Lorena Caro

-

México.- En medio de un panorama complicado para los sistemas de salud en México, los cuales enfrentan la contención del COVID-19, Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa, consideró que el país tiene un enorme reto en materia presupuestal para este sector, sobre todo al encontrarse en un año muy complejo en términos de crecimiento económico y recursos disponibles.

La especialista analizó el gasto en Salud en México desde el año 1999 al primer trimestre del 2020. En los primero años del análisis dijo que la participación del gasto para personas con seguridad social fue mayor que la participación del gasto de los sistemas que atienden a personas sin seguridad social. La brecha se fue reduciendo en 2008, donde fue relevante el papel del Seguro Popular, que hoy en día es el Insabi. 

El análisis también comparó a México con otros países, y encontró que el gasto en salud en México es de 2.5 por ciento del PIB; mientras que el promedio de la OCDE es 6.5 por ciento. Esta cifra es muy baja e incluso se encuentra por debajo de la referencia internacional del 6 por ciento del PIB en gasto público en salud. Un gasto por debajo de este umbral puede resultar en sistemas de salud deficientes, expuso. 

Presupuesto 2020

Explicó que, en 2020, la brecha no es tan amplia, porque hubo un aumento en el gasto de salud. Sobre dicho aumento, la también licenciada en Economía por el ITAM y graduada con honores como maestra en Políticas Públicas por la Universidad de Carnegie Mellon explicó que el presupuesto aprobado en realidad era de 652 mil 500 millones de pesos, pero el Gobierno sumó 40 mil millones de pesos que tomó del fideicomiso que tenía un ahorro para atender los gastos catastróficos del Seguro Popular, por lo que sumó así 692 mil 500 millones de pesos aprobados para su uso en salud.

«Lo que se hace a través de la ley de salud es que se liquide un tercio del ahorro de ese fideicomiso para gastarlo en el Insabi. No hay precisiones de cómo se va a gastar, por lo que uno asume que se irá a operación. El presupuesto sin los recursos del fideicomiso ascendió únicamente a 652 mil 500 millones de pesos», afirmó. 

Sin embargo, mencionó que si no se considera ese incremento de los fideicomisos, en realidad el presupuesto representó solo un 3 por ciento de aumento en relación con el 2019, que fue de 615 mil 300 millones de pesos: «El problema es que del Insabi, el incremento proviene de un fideicomiso que tiene unos recursos finitos. Tenemos que lograr tener ingresos recurrentes para que podamos sostener el aumento en gastos de salud». 

A su vez, Mariana Campos dijo que el Presupuesto de Egresos de la Federación para personas con seguridad social en 2020 fue de 402 mil millones de pesos. Al primer trimestre de este año se tenía programado un gasto de 76 mil millones de pesos, pero hasta marzo la Secretaría de Hacienda y Crédito Público habría reportado al Congreso el pago de 64 mil millones de pesos a ese rubro. 

Para el caso de la población sin seguridad social, el presupuesto 2020 fue de 290 mil millones de pesos. Al primer trimestre se tenía planeado un gasto de 53 mil millones, pero igualmente Hacienda reportó en marzo al Congreso 69 mil millones de pesos pagados a dicho rubro. 

Transparencia en gastos 

Respecto a la medición de transparencia en el gasto de salud, indicó que han podido notar en sus diferentes ejercicios situaciones relacionadas a la infraestructura.

Al respecto, explicó que por un lado se reporta el ejercicio de gasto de infraestructura en la salud con los datos del Gobierno federal, en donde una vez que se deposita parte del dinero a los Gobiernos locales, se considera gasto ejercido; sin embargo, cuando se acude a las fuentes de datos que hablan del gasto que reportan los estados sobre ese ejercicio, se puede notar que existe ahí una brecha importante: «No se sabe la razón de esa brecha, posiblemente es porque los proyectos no han avanzado. Sería muy importante que los Gobiernos pudieran generar más transparencia para entender el estatus del dinero público», mencionó. 

En una conferencia virtual, explicó que desde el año 2000 el gasto en salud ha pasado por tres importantes fases: la primera, que ocurrió de 1999 al 2012, registró un incremento del 6 por ciento anual al presupuesto a la salud; la fase número dos, que ocurrió del 2013 al 2016, alcanzó una tasa promedio de crecimiento de 1 por ciento anual al presupuesto; mientras que en la última etapa, del 2017 al 2019, no hubo expansión del gasto público en salud, y se observó una desaceleración ligera, pero negativa, de 0.8 por ciento. Agregó que desde entonces los recortes en el gasto en salud son frecuentes, lo cual impide que se recupere la tendencia creciente de casi dos décadas.

Estudio 

El estudio completo de México Evalúa se puede encontrar en el siguiente enlace: https://bit.ly/2ZMWMX4.

El perfil

Nombre: Mariana Campos
Trayectoria: licenciada en Economía por el ITAM y graduada con honores como maestra en Políticas Públicas por la Universidad de Carnegie Mellon. Es coordinadora del Programa de
Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa. 
Sus áreas de experiencia son finanzas públicas, gasto público, gobernanza, infraestructura y contrataciones públicas. Ha publicado varios estudios en sus áreas de especialidad.
Foto: Cortesía


 

Síguenos en