Selecciona tu región
CDMX

Vehículos autónomos para las ciudades del futuro: Raúl Rojas González

Investigador en mecatrónica propone el uso de coches inteligentes sin conductor que sean usados como transporte colectivo para disminuir los problemas de tráfico vehicular y emisión de gases de efecto invernadero

Por María Sánchez

-

México.- Hablar de ciudades más sostenibles en este tiempo es reinventar las formas de vida, y uno de los principales problemas a afrontar es el transporte. Actualmente hay más de mil millones de autos en todo el mundo, que representan la segunda fuente de dióxido de carbono, y se considera que por cada auto solo viajan en promedio 1.3 personas, aunado a que la gran masa de coches es la principal causa de los problemas urbanos de tráfico. 

En una charla magistral para las redes sociales del Centro Nacional de las Artes en México, el doctor Raúl Rojas González, investigador mexicano radicado en Alemania, propone el transporte en automóviles sin conductor para reducir la saturación de automóviles circulantes en las ciudades

Autonomía, ecología y movilidad

Para Raúl Rojas González, uno de los investigadores más conocidos a nivel mundial en el campo de las ciencias de la computación y mecatrónica, la idea de sacar coches autónomos o sin conductor a las calles estaría ligada a la idea de generar a través de estos una movilidad compartida; es decir, de utilizar este tipo de tecnologías para generar un medio de transporte sostenible, que podría reducir el tráfico vehicular de un 50 a un 66 por ciento, según estudios. 

Rojas ahondó en que se espera que hacia el 2050 se triplique la cantidad de automóviles en las calles, lo que es preocupante, si recordamos que los automóviles son una de las principales fuentes de emisiones de carbono, que podrían incrementarse en un 250 por ciento, una situación insostenible. Por lo anterior, reducir el uso del automóvil o lograr que existan menos automovilistas en las calles gracias a la introducción de coches autónomos podría ser una solución al problema. 

Adaptarlo para traerlo a las calles

Rojas comentó que este tipo de tecnologías actualmente son desarrolladas por la mayoría de las industrias automotrices, y que cada vez hay más posibilidades de tener en el mercado; sin embargo, muchos de los obstáculos que hay para que esto no se dé es debido a que la tecnología de coches autónomos se debe compaginar con cuestiones sociales, como las leyes y los reglamentos de tránsito de cada país en los que se quiera introducir.

Sistemas de conducción inteligentes

El especialista comentó que el automóvil autónomo está diseñado para que sus tripulantes no se preocupen por los obstáculos, por los peatones y por diversas situaciones de tráfico durante su viaje, de tal manera que puedan usar su tiempo en otra cosa mientras se trasladan.

Esto se lograría conjuntando las más sofisticadas tecnologías, como diferentes sistemas de reconocimiento de objetos mediante sensores láser y cámaras, aunados a elevadas arquitecturas de control: mapas de entorno, telecomunicación permanente, sistemas de localización, como el GPS, orquestados mediante sistemas computacionales para proveer al vehículo capacidad de reacción y toma de decisiones frente a los retos del camino, tanto en zonas urbanas como en carretera. 

La aventura en un autónomo

Raúl Rojas tiene una experiencia de más de catorce años en el diseño de automóviles inteligentes. Uno de sus modelos fue el primero que circuló en las calles de Berlín, en Alemania, país que como muchos otros en Europa se está sumando a la revolución de las tecnologías verdes, que incluyen el automóvil autónomo. 

El investigador narró con alegría cómo en años recientes viajaron desde Nogales, Sonora, hasta la Ciudad de México en uno de sus vehículos autónomos con la idea de demostrar que el coche era capaz de sortear diversos obstáculos en su trayectoria. Nombraron a la hazaña «proyecto caballo blanco», recordando el corrido de José Alfredo Jiménez, solo que esta vez el «caballo» salió de la frontera norte, y se dirigió al centro del país. 

La aventura transcurrió sin accidentes, y —explicó— lo más difícil fueron los baches, los animales, los jinetes y las personas en carreteras y zonas donde se supone que no deberían estar. 

Al respecto, Raúl Rojas destacó que uno de los retos actuales más importantes sería tener ciudades aptas, diseñadas o rediseñadas para este tipo de tecnologías. En su opinión, si se trabaja en eso, el objetivo podría lograrse en algunas décadas.

Autónomos

El 2009, Waymo se convirtió en el primer proyecto de vehículo autónomo dirigido por Google. La misión de Waymo es hacer más seguro y fácil para las personas y las cosas llegar a su destino. Los vehículos de la compañía prometen mejorar el acceso mundial a la movilidad y, al mismo tiempo, salvar miles de vidas que ahora se pierden en accidentes de tráfico.

Utilidad

Tres millones de estadounidenses de 40 años o más son ciegos o tienen baja visión. 79 por ciento de las personas mayores de 65 años o más viven en comunidades que dependen del automóvil. Estos problemas podrían paliarse mediante el uso de vehículos autónomos (Waymo.com, 2020).

  • 94 por ciento de los accidentes ocurridos en Estados Unidos en los últimos años se deben a errores en las elecciones de los conductores (Waymo.com). 

En vivo.- Puede ver la conferencia del doctor Rojas González a través de la plataforma de Facebook del Centro Nacional de las Artes México: 

Síguenos en