Consejos

Aspectos que debes considerar antes de rentar tu casa o departamento

Si estás pensando en rentar tu casa o departamento, hay algunos aspectos que debes de considerar antes de dejarla en las manos de cualquier inquilino

Por Joselyn Sánchez

-

Muchas veces, hacerte de un patrimonio es tardado y requiere sacrificios, por eso, si estás considerando rentar tu casa o tu departamento, lo mejor es que consideres algunos aspectos antes de ponerlo en renta, sobre todo porque no querrás que tus nuevos inquilinos destruyan tu vivienda o se nieguen a pagar los daños.

Entonces, para rentar tu casa de forma segura, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda que consideres el contratar un seguro de hogar para arrendadores, el cual te permitirá proteger tu patrimonio y arrendarla sin preocupaciones.

Y es que, un seguro de arrendamiento te permitirá protegerte de la posibilidad de que tus inquilinos no quieran pagar las rentas, pero también te protege en caso de que necesites iniciar algún proceso jurídico por la negativa de tus inquilinos de desalojar tu casa o departamento cuando se le solicite.

Qué cubre un seguro de hogar para arrendamiento

Este tipo de seguros es ofrecido prácticamente por todas las aseguradoras y afianzadoras y protege tu casa o departamento en casos de algún desastre natural o incidentes como incendios, explosiones, inundaciones, terremotos, robo o vandalismo, fuga de gas, gases tóxicos, granizo o nieve, derrames químicos y otros.

Cómo rentar tu casa o departamento de forma segura FOTO: FREEPIK

Pero, un seguro de arrendamiento también te ofrece otros beneficios, según el que elijas, por eso, Ahorra Seguros los clasifica de la siguiente manera:

Seguro de hogar. Este tipo de seguro de arrendamiento te permitirá proteger tu casa en caso de que exista siniestros como los que ya mencionamos y te paga afectaciones parciales o totales. Este es el seguro básico para proteger tu hogar.

Daños a terceros. Este tipo de seguros te permite cubrir gastos que se generen por algún descuido que te corresponde atender como arrendador, por ejemplo, fuga de agua, falla eléctrica, o cualquier falla de mantenimiento o negligencias, por lo que cubre daños tanto a tus inquilinos como a los vecinos.

Pérdida de renta. Este seguro es muy funcional, pues en caso de que tu casa resulte dañada por causa de un accidente o porque tus antiguos inquilinos la dejaron en condiciones inhabitables, la aseguradora te paga las rentas que dejes de recibir mientras la casa este dañada.

Incumplimiento en las rentas. Si no quieres lidiar con inquilinos morosos, este seguro para arrendadores te paga las rentas vencidas y además, se encarga de la cobranza por la vía legal o extrajudicial, sin que eso te cueste un peso más.

Apoyo con el contrato de renta. Casi todos los seguros de arrendamiento te ofrecen asesoría para realizar un buen contrato de venta, que te respalde en caso de incidentes, también te ayudan investigar que los documentos del arrendatario estén en regla y te ayudan a desocupar el inmueble en caso de que el inquilino no cumpla.

Lo que no cubren el seguro de arrendamiento. Si bien el seguro cubre tu propiedad en caso de siniestros naturales, no cubre las pertenencias de los inquilinos, por lo que, en caso de incendio, inundación o similares, esos gastos tendrías que cubrirlos tú o contratar un seguro para inquilinos.

Entonces, si estás pensando contratar algún seguro de arrendamiento, la Condusef comparte algunas sugerencias que puedes tomar en cuenta, pero, también puedes acercarte a tu aseguradora de confianza y preguntar sobre el servicio.

Cómo rentar tu casa o departamento de forma segura FOTO: CONDUSEF

Finalmente, y como ya decíamos, al contratar un seguro te pueden asesorar de todos los puntos que debes de cubrir antes de rentar tu casa o departamento, pero por si las dudas, es necesario que revises que la persona a la que le piensas rentar tenga solvencia económica y tenga sus papeles en regla.

Te puede interesar

No olvides que la renta sea a través de un contrato que te permita garantizar la integridad de tu vivienda y que resulte beneficio para ambos. Dentro del contrato puedes establecer las condiciones en las que entregas la casa y si podrá realiza mejoras a la vivienda, con mutuo acuerdo previo, a cuenta de las rentas o como decidan.

Síguenos en