Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

18 años de impunidad e incertidumbre

CASO LAS QUINTAS

Culiacán, Sin.- Con un nudo en la garganta y al borde del llanto, Abraham y Luz María anuncian un nuevo plantón a las afuera del domicilio donde fueron vistos sus hijos por última vez, el 30 de junio de 1996, hace ya 18 años.

Aquella noche, los jóvenes Abraham Hernández Picos, Jorge Cabada Hernández y Juan Emerio Hernández Argüelles asistieron a una fiesta en la casa de la familia Andrade, ubicada en el número 710 del bulevar El Dorado, en la colonia Las Quintas.

Según la versión de algunos de los presentes, los primos Hernández intervinieron en una riña entre Cristian, un amigo de Juan Emerio, y Rommel Andrade Mendoza, anfitrión de la fiesta.

Al retirarse del lugar en el carro de Juan Emerio, los jóvenes no volvieron a ser vistos.

"Seguiremos firmes en la lucha". Abraham Hernández Beltrán, padre de uno de los desaparecidos, aseveró que, a pesar del desinterés de las autoridades locales por esclarecer el caso, ellos siguen firmes en la búsqueda de sus hijos y de la justicia.

Narró que hace años, la justicia federal giró órdenes de aprehensión en contra de varias personas, pero al regresar el caso al fuero común, estas nunca fueron ejecutadas y el caso fue obstaculizado por el gobernador en turno, Renato Vega Alvarado.

Hernández invitó a la ciudadanía a sumarse al plantón que realizarán el lunes 30 a las afueras de la antigua casa de la familia Andrade para exigir justicia, como lo hacen año con año.

"Me siento con suerte de estar viva". Por su parte, Luz María Hernández, mamá de Jorge Cabada Hernández, pidió a Clara de Andrade abrir su corazón y que le pregunte a su hijo Rommel cuál es el paradero de los tres muchachos, ya que ella está segura que fue Rommel quien ordenó la desaparición de los jóvenes Hernández.

Luz María dijo sentirse agradecida con Dios de seguir viva, en alusión a Sandra Luz Hernández, quien fuera asesinada a principios de este año por buscar a su hijo Édgar, desaparecido en 2013.

Leonel Aguirre Meza, de la Comisión de Derechos Humanos, lamentó que las autoridades sigan insensibles a este caso, después de tantos años.