Culiacán

La Aurora será una 'fábrica de arte'

CULIACÁN
Avatar del

Por: Graciela Gaxiola

1/9
La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

La Aurora será una 'fábrica de arte'

Culiacán, Sinaloa.- El silbato de La Aurora suena nuevamente. Lo que queda del inmueble de esta primera fábrica de azúcar en el estado de Sinaloa (1876), catalogada por el INAH como Patrimonio Histórico e Industrial, se abrirá a finales de año o principios de 2015 con la coordinación de la artista plástica sinaloense Rosa María Robles Montijo, para dar lugar a un Centro Cultural, en el que se espera sea el primer sitio que dé acceso al público a los míticos túneles del antiguo Culiacán.

Una puerta al pasado. Al llegar al lugar ubicado en la colonia Las Quintas, frente a la conocida glorieta del pitón, nos recibieron primero sus dos perros, el apacible Lobo y el inquieto Girasol, dos fieles protectores y habitantes de la fábrica, junto con 11 gatos.

>

Luego, entre sus enormes árboles apareció la reconocida escultora creadora de la exposición Navajas, para abrir la puerta que nos llevó cerca de 140 años atrás.

En esta 'nave' de techos altos y ventanas góticas, ella explica que luego de seis años de lucha decide que es el momento de que se inaugure para los culiacanenses. ¿Cómo llegó a La Aurora? La conocía pero no sabía que estaba a la venta. Un reconocido maestro de karate que ocupó el lugar por 10 años no la pudo comprar. "Yo me enamoré del lugar, y como soy muy aventada, me pareció increíble la oportunidad de salvarla". Fue así que ella empezó a abonar a sus propietarios que radican en Mexicali. Con ellos se ha entrevistado varias veces, le habían dicho que los abonos les parecen chicos para el monto total de más de 2 millones de pesos, y que había otros interesados en la compra para hacer ahí un lavado de carros o departamentos. Esto la hizo saber dónde estaba parada. "He luchado para evitar que la tumben". Tiene la certeza de que si la suelta será derribada como se derriba hoy en día el patrimonio de la ciudad. La Aurora la atrapó y es ahora su proyecto más importante. Y su emoción ha estado atrapada en este lugar.

La protección de inmuebles, un dolor de cabeza. El delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Francisco Avendaño Ríos, ya visitó el espacio y validó su autenticidad, le dio el apoyo moral pero le aseguró que no hay dinero para ayudar en las restauraciones. Robles Montijo lamentó que pese a que se deben proteger estos patrimonios no hay ningún programa o fondos que apoyen.

"Seis años averiguando sobre algún programa y nada. Estoy terca de no soltarla, tengo claro que en el momento en que la suelte, la tumban o la convierten en oficinas de algún funcionario", afirmó.

Ahora con la asesoría de arquitectos, Rosa María ha estado quitando todos los agregados en su estructura, "hay que liberarla de los parches" es la indicación. Ahora ya se puede rodear el edificio. Se auxilia de albañiles recomendados por el INAH, que aunque son más costosos, han estado realizando las labores muy lentamente por falta de recursos.

>

En el centro de la ciudad se están derribando inmuebles y el problema más grave, asegura, es que no hay una atención de la autoridad. Se derriba clandestinamente y no pasa nada. "Dan de gritos pero no pasa nada. Es una tristeza y no se va a parar, porque no hay un programa de apoyo, y porque no hay un castigo severo".

El edificio se está liberando, y aquí se liberarán los creadores, se dejará que los poetas escriban y lean en su patio, que los actores den funciones, que el arte visual se muestre, esté libre y crezca como las enramadas que la cobijan. La apertura dependerá de la realización de la primera fase, que es terminar los baños, adecuar la iluminación, la entrada y sus galerías subterráneas, ubicadas justo abajo, donde se mostrarán piezas de arte. "Es húmedo", reconoce sobre estas catacumbas, pero se verán ahí obras que no tengan problema con esto como videos, objetos y esculturas. Ella ya prepara el programa artístico para esta gran apertura, pero espera que sea un colectivo, quienes puedan agendar aquí temporadas mes tras mes.

Ha tocado puertas a funcionarios pero no le han aceptado ninguna de sus hermosas propuestas monumentales que ha gestionado desde hace tres años, como Amapa, Espiga de mar, Flama y Ojo de agua, para Culiacán, Los Mochis o Mazatlán, y con las cuales se apoyaría para restaurar el sitio. "No quiero que me regalen nada, quiero trabajo para echar a andar a La Aurora… Culiacán todavía no me ha dado la oportunidad de hacer mi mejor escultura, y la quiero hacer aquí".

Igual de valiosa que la Catedral. Está buscando una reunión con el alcalde, Sergio Torres Félix, para presentarle el proyecto de iluminación del pitón realizado por el grupo Kratos, a petición de ella. Este pitón le pertenece a La Aurora. "Necesito que venga y vea. Esto es más antiguo que el ingenio de Navolato y que el de Los Mochis, donde tanto se ha invertido. Por qué no pelan a La Aurora". Pide la atención, pues señala que La Aurora es casi de la época de la Catedral y del Edificio Central de la UAS, "¿qué pasaría entonces si los ciudadanos se enteran de que quieren derribar la Catedral? ¿Cómo reaccionarían? Esto es lo mismo, es tan valiosa como estas edificaciones".

Abrirá los túneles al pasado. Todo esto es interesante y único para Culiacán, pero asegura que "lo más relevante es lo que hay debajo", y tiene la certeza de que La Aurora está sobre uno de los viejos túneles de Culiacán, y necesita el permiso de las autoridades para "abrir donde yo sé que está. La idea es que el público vea lo que hay ahí. Hay muchos testimonios de vecinos mayores que entraron. Es un proyectazo, imagínense la apertura, con el pitón iluminado color ámbar, tocando la orquesta y que el público entre y vea cómo era esta primera fábrica".

El INAH le ha dicho que adelante, "pero tampoco yo me puedo poner a cavar con un pico. Estos comunican por debajo de las casas a otra parte, eso es lo que quiero que me permitan explorar".

"No la conozco, porque no soy de aquí". En estos años han sido varios artistas locales y nacionales, como el reconocido escritor Juan Villoro, los que han sido invitados a este inmueble y la han alentado a que siga el rescate. También han acudido funcionarios como la titular del ISIC, María Luisa Miranda; el exalcalde de Culiacán, Aarón Rivas Loaiza, quien apreció el proyecto, pero su respuesta fue: "Es demasiado tarde", ya de salida de su administración, le dijo que por las deudas le sería imposible hacer algo. Hace dos años, Robles Montijo se citó con el gobernador Mario López Valdez, a quien le explicó también de su proyecto escultórico monumental. "¿Conoce a La Aurora?", le preguntó. "No, porque no soy de aquí", le respondió Malova. Ahora espera que se acerque para que la conozca finalmente. Este mes convocará a los representantes de instituciones para que se vea qué pueden aportar. La Aurora "no será una sucursal ni de la universidad, ni del ISIC, ni de nadie, pero sí un espacio al que todos puedan acceder".

Su estudio, para el público. La artista ha dormido en este lugar, y ahí resguarda algunas de sus piezas escultóricas, su biblioteca, es su estudio. Señala que en la parte legal, sus abogados le aseguran que le pertenece, pues la está comprando correctamente, no se la pueden vender a nadie más, y le han dado el visto bueno para que lo abra mientras siga pagando.

"Esto no será para mi familia, es un patrimonio para la ciudad, ni mi hija podrá tumbarla, nadie, ni yo muerta, porque todo quedará protegido en papeles notariados. La estoy salvando para Culiacán y ni así he logrado apoyos", lamentó.

"He descubierto que puedo escribir". La Aurora es su mundo, y recientemente también le ha revelado que puede escribir; está haciendo su primera novela y una obra de teatro. Ha sido la crisis de no poder hacer esculturas lo que la tiene metida en este ejercicio, y su gusto por la literatura. En el lapso de la creación de su novela, que espera publicar el próximo año, le surgió la idea de hacer una obra de teatro para mostrarla en febrero, con un buen clima. "Es una obra entre divertida, sarcástica, crítica, pensada para este espacio de principio a fin, y se la ofreceré al Tatuas o buscaré a otros actores y actrices. 2015 será interesante, pues me estrenaré como escritora".

La libertad de la escritura la tiene encantada, pues con la escultura se limita al peso, a las grúas, los materiales, y porque en toda su historia como creadora siempre ha batallado mucho con el dinero y "lo maravilloso de escribir es que no se necesita un solo peso… y estoy sacando una parte de mí que ni yo misma conocía. Es una gran experiencia", expresó.

Patrimonio cultural

La gestión pública será muy importante: INAH

El delegado del INAH en Sinaloa, Francisco Avendaño Ríos, en entrevista, destacó la importancia de este inmueble que lamentablemente fue quemado durante la Revolución, cuando se quiso perjudicar a la familia Redo, sin pensar el la afectación de esta fuente de trabajo. Falta investigación sobre el subsuelo para saber qué uso tenían sus espacios subterráneos, "para saber si eran bodegas, bóvedas o refugios, lo que sí es evidente de prosperar y presentar el proyecto de Robles al instituto. Tenemos que asesorarla debidamente para que tengan mejor aprovechamiento en la materia cultural, tiene una visión muy sólida, acertada, ya que forma parte del pasado histórico de Culiacán". Señaló como una paradoja el hecho de que la ley federal de monumentos mandata la conservación, pero nunca se ha aprobado un recurso federal con este propósito. Asegura que un dueño está obligado a proteger, pero sin recurso, lo que puede hacerse son convenios, "estamos empeñados en eso para poder bajar recursos. Este es el mérito de la gestión pública, servir para todos", aseguró.

Cómo apoyar

Quienes se interesen en conocer más el proyecto de restauración y colaborar en su apertura haciendo donaciones a cambio de disponer de este espacio, escriban al correo electrónico rosamariaroblesm@hotmail.com, o llamar al teléfono 6671-99-9111.