Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

598 menores infractores han terminado en barandilla

DETENCIONES

Culiacán, Sin.- Desde el mes de enero hasta el 25 de abril del presente año han terminado en barandilla un total de 598 menores de edad infractores, de los cuales, 150 son reincidentes y algunos de estos han sido detenidos entre 20 y 25 ocasiones, comentó el coordinador del Tribunal de Barandilla, Gabriel Rosario Peña González.

La mayoría de los menores han caído por molestar a terceras personas o bien al ser sorprendidos bebiendo en la vía pública o los menos, al detectarse que están bajo los influjos de una droga.

De acuerdo al funcionario municipal, tras ser detenidos se busca a los padres de los infractores y se les informa sobre la detención, luego se realiza un compromiso con ellos para que apoyen a sus hijos integrándolos a actividades educativas, laborales o bien, que los lleven a recibir un tratamiento contra las adicciones en caso de tenerlas; 80 de los detenidos han sido mujeres.

Prevención. El funcionario dijo que el seguimiento que se le da a los jóvenes reincidentes en coordinación con los padres, es con la finalidad de que los mismos en un futuro no cometan delitos o faltas más graves, ya que en la actualidad la mayoría fueron detenidos por molestar a terceros.

"Tras ser detenidos y mientras llegan los padres de familia, al menor se le practica un estudio integral de personalidad para conocer más de su conducta y entorno social y se busca que los padres se comprometan a estar al pendiente de la conducta de sus hijos", resaltó.

Desconocimiento. Peña González, dijo que el 5 por ciento de los padres de los menores ya sabían que sus hijos andaban realizando conductas antisociales, pero el 95 por ciento se enteran tras la detención y es cuando comienzan a reprimir a los hijos.

El funcionario dijo que son muchos los padres que se enojan cuando sus hijos son detenidos, porque tenían la idea de que los mismos eran bien portados.

"Primero llegan y dicen que es una detención ilegal e injusta, pero al conocer bien la situación y ven el estudio médico y el parte de los policías, es cuando se enteran de la realidad y es cuando empiezan a tomar acciones y vigilar la conducta de los menores".