Culiacán

"Adiós, adiós le dije a mi casa cuando vi que se la llevaba el mar"

SINALOA
Avatar del

Por: EL DEBATE

Culiacán, Sin.- "Adiós, adiós le dije a mi casa cuando vi que se la llevaba el mar", dijo Ramona Inzunza, habitante de la playa de Ponce, una de las afectadas por los remanentes del huracán Odile.

Ramona se dedicaba a atender su restaurante que tenía en su casa desde hace 22 años, donde vendía pescado frito, mariscos y pollos asados, este era el único sustento de sus dos hijos enfermos y de una nieta.

"El día que se llevó mi casa el mar, (yo) estaba en Culiacán, pues mi hija tenía cita médica. Cuando llegué, el agua se llevaba la última orilla que quedaba".

Hace 10 años, la afectada se enfrentó a la misma situación. Le costó 25 mil pesos levantar su casa nuevamente, al igual que su "changarro". Ahora necesita más, ya que perdió todo completamente.

<iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/aL5rYmeOIpg?rel=0" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

"No puedo tener un trabajo de planta debido a que soy la fuerza para mis hijos, no puedo dejarlos solos, necesitan de mí".

El fuerte oleaje de hasta tres metros, que se registró por los huracanes Norbert y Odile, provocaron daños en la playa Ponce, Eldorado.

Alrededor de seis familias que tenían sus viviendas en la zona resultaron afectadas, perdiendo todos sus bienes, así como sus fuentes de trabajo, ya que se dedicaban a la venta de mariscos.

El agua ha provocado deslaves, debido a que la marea subió alrededor de 200 metros.

La angustia, la desesperación y las ganas de llorar de los vecinos eran evidentes. Entre ellos se encontraban Guadalupe Ontiveros y Víctor Cota, quienes expresaron que antes de que el mar se llevara su sustento y vivienda, alcanzaron a recuperar palos de madera, los cuales utilizarán en la construcción de un nuevo hogar y un negocio.

"El síndico me dijo que me iba a apoyar con unas láminas , que estuviera echándole vueltas y que él iba a venir a solucionar el problema", expresó Víctor Cota.

Algunos pescadores están desalojando las pocas pertenencias que les quedan, ya que prevén que la marea suba y termine por llevarse las casas y palapas que se rentan para los turistas.

Crisis. Desde el levantamiento de la veda, los pescadores de la región sólo han salido cinco días a altamar para la pesca de camarón.

Se encuentran en espera de que las condiciones climáticas mejoren, pues de esto depende que vuelvan al mar. La situación les está afectando su bolsillo por no tener nada que ofrecerles a sus familias y aunque de manera temporal consiguieron trabajo en las granjas acuícolas.

El acuacultor, Ignacio Rojo, indicó que "las capturas han sido mínimas por el mal tiempo. Tengo 35 años viviendo aquí y nunca había visto una marejada de esta magnitud".

Los habitantes piden a las autoridades municipales que les ayude a salir de está situación, solicitando la remodelación de la playa Ponce, el Conchal y las Arenitas son las playas con las que cuenta el municipio de Culiacán, para que haya más flujo de turistas y genere una derrama económica a la sindicatura.

El presidente de la Cooperativa de Acuacultores de Culiacán y Eldorado argumentó que esta playa prácticamente está en el olvido, y que los funcionarios del sector turístico tienen otros intereses.

Síndico. Efraín Rojo López, síndico de Eldorado, mencionó que los afectados de Ponce no se han acercado a la sindicatura a pedir apoyo, y que ve difícil que el apoyo les llegue debido a que no es zona habitada.

Pese a que los vecinos se quedaron sin casa y trabajo el síndico expresó que "la comunidad de Eldorado es muy grande, hay hogares los cuales necesitan abrirlos y desaguarlos, así como calles con baches muy grandes donde varios automóviles han presentado fallas mecánicas, y que hay prioridades".

Por otra parte, el alcalde de Culiacán, Sergio Torres Félix, dijo que desconocía la situación. Se comprometió a mandar a revisar los daños y enviar apoyo para todos los afectados.

En esta nota:
  • remantentes
  • odile
  • lluvias
  • marea
  • vecinos
  • casas