Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Autoridades intentan impedir manifestación de estudiantes en Congreso

CULIACÁN

Exigen no se aumente la tarifa en el transporte urbano Foto: EL DEBATE.

Autoridades intentan impedir manifestación de estudiantes en Congreso

Autoridades intentan impedir manifestación de estudiantes en Congreso

Autoridades intentan impedir manifestación de estudiantes en Congreso

Autoridades intentan impedir manifestación de estudiantes en Congreso

Autoridades intentan impedir manifestación de estudiantes en Congreso

Autoridades intentan impedir manifestación de estudiantes en Congreso

Autoridades intentan impedir manifestación de estudiantes en Congreso

Autoridades intentan impedir manifestación de estudiantes en Congreso

Culiacán, Sin. Estudiantes de diversas escuelas preparatorias de la Universidad Autónoma de Sinaloa realizaron un plantón frente al Congreso, y durante alrededor de una hora formaron una valla humana que impedía la entrada y salida, por el acceso principal, a diputados y ciudadanos.

En un inicio, los manifestantes solicitaban que fueran atendidos por los diputados y que estos se pronunciaran en contra del alza a la tarifa del transporte público. Luego pidieron que el gobernador, Mario López Valdez, quien llegaría al Congreso, los atendiera por cinco minutos.

Al inicio, los jóvenes, que iban llegando en grupos pequeños, mantenían su protesta cerca del puente peatonal, donde colocaron diversas fotografías que ilustraban los accidentes fatales en los que han participado los choferes del transporte público durante los últimos años.

En el sitio, la estudiante Ana "N" dijo no estar en contra de los concesionarios, ni de los choferes, sólo en contra del aumento del pasaje.

Cierran el paso. Al estar enterados de que estaba por llegar el gobernador, optaron por entrelazar sus brazos, formando una valla, y plantarse frente a la entrada principal, con el fin de llamar la atención del mandatario, Mario López Valdez.

En el sitio, los estudiantes gritaban "ni un peso más, ni un peso más", y otras consignas.

Fueron en vano las charlas y las promesas que les hizo Carlos Loaiza, secretario del Congreso, entre ellas que este día, a las 13:00 horas, los atenderían en el Congreso para ver su problemática. Tampoco accedieron a los compromisos que les hizo Raúl Pérez Medina.

Al acercarse personal que fue señalado como allegado al gobernador, y solicitarles a los inconformes que desbloquearan la entrada, el estudiante Hussein 'N' contestó: "El gobernador, de que va a entrar, sí va a entrar, no somos nadie para negarle el acceso. Sólo le pedimos que nos regale, con todo respeto, cinco minutos. Si lo dejamos para mañana o para la tarde, dudamos mucho que podamos hablar con él. Van a decir que está ocupado, que está comiendo. Sabemos que va a venir, queremos, es la única petición que tenemos. Queremos expresarnos, estamos llegando al límite porque cada vez nos están explotando y viendo la cara", indicó.

Por otro lado. Pese a que las entradas de la parte frontal estaban bloqueadas por los estudiantes, los funcionarios y el gobernador ingresaban por una entrada en construcción ubicada en la parte trasera del Congreso. Al enterarse de que el mandatario pasaría por ahí, los estudiantes fueron y regresaron a los pocos minutos, acusando que a un compañero le echaron encima la camioneta en que viajaba el mandatario estatal.

Luego de unos minutos, los quejosos se fueron por la entrada improvisada y, tras unos empujones con los policías estatales que resguardaban el lugar, entraron al recinto legislativo, pero se encontraron con todas las puertas cerradas.

Ahí de nuevo fracasó el otro intento de diálogo que quiso sostener Pérez Medina, pues el estudiante Héctor R. González Peña dijo que los negociadores sólo los habían distraído para que los diputados y funcionarios pudieran pasar por el otro lado. Alrededor de las 12:00 horas, los funcionarios se fueron por otros accesos, y a los estudiantes nadie los recibió.

Con la presencia de los titulares de los poderes Ejecutivo y Judicial, el Congreso del Estado inició el día de ayer su segundo periodo de sesiones correspondiente al primer año de gestión legislativa.

El escenario."Que no pase nadie, que no pase nadie", se escuchaban los gritos en los accesos a los estacionamientos del recinto legislativo.

La gran avanzada que encabezaba el gobernador Mario López Valdez, tomó por sorpresa a una pequeña "valla humana" de jovencitas que bloqueaban un acceso improvisado del Congreso, en su parte trasera.

Mientras los funcionarios estatales sufrían para convencer a los manifestantes en los accesos principales, el mandatario se dirigió por un camino de terracería con su avanzada hasta el único acceso donde no hay puertas.

Ahí se bajó de su camioneta blanca blindada y no tardó más que unos minutos para convencer a los jóvenes que estaban en el acceso, para poder entrar caminando junto con su comitiva.

Llegando al estacionamiento, lo primero que hizo fue sacudirse de sus zapatos negros la tierra que se le acumuló a su paso por la construcción de las nuevas instalaciones de la Auditoría Superior del Estado, donde ya lo esperaba el diputado Jesús Hernández Chávez.

"Bienvenido señor gobernador, bienvenido señor gobernador", dijo el priista.

El recinto legislativo lució lleno a su máxima capacidad al darse cita funcionarios públicos y maestros universitarios quienes, durante el pase de lista de diputados, unos abuchearon al exrector de la UAS, Héctor Melesio Cuen Ojeda y su correligionario Robespierre Lizárraga, mientras que otros les vitoreaban y aplaudían.

El clima se volvió tenso. Adolfo Rojo Montoya, presidente de la Mesa Directiva, tras el pase de lista, designó a una comisión de legisladores para acudir a dar la recepción al gobernador y al presidente del Supremo Tribunal de Justicia.

Una vez en el recinto, durante la lectura del informe de labores realizadas por la Comisión Permanente, el presidente de la Junta de Coordinación Política,Jesús Enrique Hernández Chávez, destacó la labor de coordinación política y diálogo que se logró sostener por las diferentes fuerzas políticas que conforman la 61 Legislatura, mientras en la tribuna, se gritaban de todo quienes defendían al diputado Cuen Ojeda y quienes son sus detractores desde la misma Universidad.

El despliegue de seguridad, aunque evidente, sólo se limitó a proteger la integridad de los funcionarios presentes, en particular, la del gobernador Mario López Valdez, aunque fue flexible ya que, una vez dentro del recinto legislativo, diputados y periodistas pretendieron abordarlo, algunos, para el saludo mientras que otros pretendían tomar sus impresiones sobre lo ocurrido, señalando el gobernador su disponibilidad para atender la demanda social expresada.