Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Celebran educadoras viales sus primeros 15 años de servicio

CULIACÁN

Culiacán, Sin.-Lo más difícil fue hacerle entender a la gente la importancia de respetar las normas de vialidad y, a su vez, lo más satisfactorio, coinciden tres de las decanas en el departamento de Educación Vial, es ver cómo son los niños quienes se preocupan por enseñar a sus padres a cumplirlas.

Con una misa de acción de gracias y el compromiso renovado de seguir atendiendo a la ciudadanía, ayer el grupo de educadoras viales de la Dirección de Tránsito Municipal celebró sus primeros 15 años de servicio comunitario.

Las fundadoras. Imelda Velázquez considera que lo más difícil fue precisamente el inicio, tratar de hacerle entender a la gente la necesidad de cruzar las calles por las esquinas y esperar el semáforo peatonal.

Precisa que las satisfacciones están en llevar el proceso de concientización a las escuelas y centros de trabajo, ya que tienen la oportunidad de extenderse y demostrarle a la población la importancia del respeto a las normas viales.

Para Sonia Santillán, los problemas se siguen presentando afuera de los planteles escolares, donde principalmente los padres de familia, a la hora de dejar a sus hijos, por las prisas no hacen caso de las normas viales.

Pero, como Imelda, considera que la satisfacción es ver en los cruceros que son los niños los que ponen el ejemplo y piden a sus padres respetar el semáforo peatonal para evitar los accidentes a la hora de cruzar las calles.

Berenice Flores añade que cuando se iniciaron labores, se tenían problemas con la gente porque no aceptaba escuchar sobre los riesgos de cruzar las calles sin respetar el semáforo peatonal, pero esto sólo duró seis meses, ya que rápidamente la ciudadanía se acostumbró y aceptó la normativa impuesta como alternativa para evitar los accidentes.

Al celebrar la misa, el sacerdote Rey David Medina conminó al grupo a seguir el camino de Cristo, enseñando a la gente a cuidarse y a respetar y respetarse para continuar en armonía social.