Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Clausuran un canta-bar ubicado en sector habitacional

Culiacán, Sin.- Autoridades del Ayuntamiento clausuraron el canta-bar Führer, ubicado en un área habitacional sobre el bulevar Leyva Solano, entre Manuel Bonilla y Morelos.

La denuncia fue emitida durante el pasado fin de semana por vecinos del sector, quienes informaron que se llevó a cabo el acto de inauguración del sitio, donde se armó un gran alboroto por parte de jóvenes que abarrotaron el espacio con carros y fiesta hasta altas horas de la madrugada, causando un gran ruido que impedía la tranquilidad de las familias.

Ante los hechos, la Oficialía Mayor del Ayuntamiento de Culiacán llevó a cabo una inspección en el canta-bar, el cual no contaba con los permisos necesarios para ofrecer sus servicios, razón por la cual fue clausurado.

Por su parte, el subsecretario de Normatividad del estado e información registral, Bernardo Cárdenas Soto, informó que, en muchas ocasiones, este tipo de casos se presentan debido a la autorización que brindan las propias personas que viven alrededor del sector o alguna licencia que consiguen por parte de las cervecerías.

"Muchas veces, las propias cervecerías son las encargadas de prestar las licencias para que puedan operar los bares; en otras, las propios vecinos son los que dan las cartas de autorización, aun con esto, el bar ya ha sido clausurado", dijo.

Violan los sellos. Después de que el Ayuntamiento de Culiacán colocara sellos de clausura en el canta-bar Führer, vecinos de la colonia Almada manifestaron que los sellos fueron retirados y que, al parecer, en el inmueble continúan las labores de acondicionamiento.

Según indicaron vecinos del sector, trabajadores de la construcción entran y salen con material en lo que pareciera una remodelación de los interiores del centro nocturno.

"Se han visto salir y entrar personas al canta-bar como si estuvieran terminando de añadir decoración, carpintería. Nos tiene muy preocupados esta situación, también un poco agobiados el fuerte ruido que provocan los taladros encendidos, sobre todo a las personas de la tercera edad que habitamos en la zona", expresó Josefina Castro.