Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Combate autoridad los robos en restaurantes

SINALOA

Culiacán, Sin.- Luego de que la intranquilidad de las calles se trasladara a sus recintos, los restauranteros han venido gozando de una nueva inquietud y los comensales están regresando a disfrutar de sus platillos, reconoció el presidente de la Cámara de la Industria Restaurantera, Luis Mario Valdez.

"Hace tres o cuatro años, tenían esa forma diferente de operar; antes, llegaban nada más a la caja y a la cajera era a la que asaltaban y luego ya no, llegaban y a la caja, y a los comensales les quitaban los celulares, laptop, tablets y dinero, pero ya tenemos como año y medio que no tenemos reporte de robo a comensales".

El líder restaurantero precisa que las cosas han cambiado, aunque no precisa el por qué.

"Tenemos como año y medio de que no hemos tenido reporte de robos a comensales".

Acciones de la autoridad.Personal de la Unidad Especializada en Delitos Patrimoniales confirmaron que no se han tenido datos de acciones recientes, pero sí, que siguen trabajando al menos en siete hechos registrados, cuyos responsables no han vuelto a operar.

Personal de la Unidad de Investigación de Delitos, confirmó que una de las últimas acciones fue la realizada en el mes de agosto cuando se detuvo a cinco miembros de una banda que operó desde 2008 y a la que se le pudieron confirmar al menos 20 robos, sólo que sus miembros, actualmente se encuentran en el centro penitenciario de Culiacán.

La forma de operar. Personal de la Agencia Especializada de Delitos Contra la Actividad Comercial, confirmó que durante 2014, no se tiene registro de robos a comensales y restaurantes; sin embargo, cuentan con algunas averiguaciones de por lo menos un año que no se lograron concluir, pero no se han vuelto a registrar nuevos casos.

Historias, lo que se vivió. Rodrigo López, empleado federal, regularmente visita la capital de Sinaloa como parte del desarrollo de sus actividades profesionales.

En junio de 2011, tras concluir una reunión de trabajo, acudió a degustar una carne asada y justo cuando se encontraba enviando por internet los acuerdos de la reunión sostenida con funcionarios de la dependencia estatal con los que se entrevistó, dos sujetos bien vestidos, portando armas cortas, se introducen al restaurante.

"Uno aseguró la puerta y el otro, a gritos nos dijo "que dejáramos sobre la mesa celulares y carteras y quien no obedeciera recibiría un balazo".

Aun cuando esta experiencia se vivió hace más de dos años, el funcionario federal dice que recuerda la cara de los asaltantes, porque "ni siquiera tuvieron el cuidado de cubrirse el rostro, aunque en la histeria del momento lo que menos quieres es precisamente voltear a verlos, no lo pude evitar ante la impotencia de perder mi computadora, dinero y celular y ni siquiera se preocupó por decirme que me agachara... nada".Historia similar vivió un funcionario de Gobierno del Estado quien, en un restaurante cercano a Palacio, vio con impotencia cómo el esfuerzo de una quincena de trabajo se esfumaba en unos minutos.

"Cometí el error de hacer el retiro de toda la quincena porque tenía que hacer unos pagos y no podía hacerlo con tarjeta, así que con el dinero en la bolsa, estaba tomando el café con unos compañeros, cuando llegaron dos muchachos jóvenes y estando dentro del restaurante, uno empezó a gritar "que era un asalto y que nadie fuera hacer una tontería" y pasó mesa por mesa para quitarnos las pertenencias. A mí me quitó el dinero, un reloj y el celular, pero hubo a quienes les quitaron computadoras, y con una tranquilidad que salieron, sin que nadie les molestara".

Modo de operar. Uno de los agentes comisionado a la investigación de delitos, de la Policía Ministerial, dio a conocer que la forma de operar de esta banda era demasiado sencilla, pero efectiva.

Durante las investigaciones realizadas y que dieron como resultado la detención de una banda bien organizada y estratificada en la que, incluso, participaban menores de edad, el agente policial comentó que el primer paso siempre era el detectar el mejor momento y esto nunca era cuando más comensales había, por el contrario, bastaba con que hubiera "algunos de cierta solvencia" para que la banda se activara.

Por esta razón, en su operar, la banda se movía en puntos específicos donde la clientela tuviera cierto nivel socioeconómico, por lo que su zona de operar era en el Centro Sinaloa, Malecón, Centro de la Ciudad y las inmediaciones de la Plaza Forum, siendo tan precisos que nunca establecieron patrones para evitar ser seguidos.

El agente investigador reconoció que la detención se logró gracias a un descuido al realizar, durante una semana, robos secuenciales es decir, estableciendo un patrón que permitió predecir el siguiente atraco y ubicarlos en el momento que realizaban la huida