Culiacán

Comerciantes optan por no interponer denuncias por asaltos en Culiacán

Muchos comerciantes solo hacen el reporte del hecho violento al número de emergencias, pero no acuden a interponer la denuncia porque tienen temor a represalias

Por  Angelina Corral

Comerciantes optan por no interponer denuncias por asaltos en Culiacán(Foto ilustrativa El Debate)

Comerciantes optan por no interponer denuncias por asaltos en Culiacán | Foto ilustrativa El Debate

Culiacán, Sinaloa.- En el tema de los asaltos a comercio en el municipio de Culiacán, la impunidad sigue ganando, debido a que la mayoría de los afectados prefiere no interponer la denuncia correspondiente. 

En muchos casos esto ocurre porque tienen temor a las represalias o porque se les hace que no tiene caso porque no se detendrá a los delincuentes. 

La diferencia de los reportes que se hacen al 911 y los que realmente se convierten en denuncia formal ante la agencia del Ministerio Público es abismal.

AYÚDANOS Da click a la estrella de Google News y síguenos

De acuerdo con cifras del Semáforo Delictivo, del primero de enero hasta el 31 de mayo de este año, empleados y encargados de diversos establecimientos realizaron 1743 llamadas al número de emergencias denunciando que fueron asaltados, pero solo se denunciaron 386 casos ante la Fiscalía.

Ilustración El Debate

Giros 

Entre los comercios más visitados por los delincuentes estuvieron gasolineras, tiendas de conveniencia y farmacias. La gran cantidad de atracos se realizaron con violencia, dijo un encargado de tiendas de conveniencia. En la mayoría de los casos se llevaron el dinero, pero también hubo ocasiones que robaron mercancía. 

Los negocios más asaltados fueron los que se encuentran ubicados por la calzada Aeropuerto, el bulevar De las Torres, bulevar Agricultores y carretera a Culiacancito; también los ubicados en las colonias Jorge Almada, Infonavit Humaya, Guadalupe Victoria, Miguel Hidalgo, San Rafael, Lázaro Cárdenas, Gustavo Díaz Ordaz y Centro. Además, los días en los que más se registraron los atracos fueron los martes y los sábados, durante la tarde y la noche.

Desconfianza 

Aún hace falta que los empresarios que son víctimas de estos delitos tengan la confianza en las autoridades para denunciar. Son muchos los que prefieren no arriesgar a sus familias ni su patrimonio porque desconocen si los delincuentes actúan por sí solos o son parte de una organización criminal, dijo Diego Castro Blanco, presidente de la Cámara Nacional del Comercio (Canaco). 

Tras ser asaltados, algunos empresarios han cerrado sus establecimientos, se han dedicado a otras actividades que no sean la prestación de servicios o bien hasta se han ido del país, esto porque han quedado dañados de forma psicológica. 

Lamentó que en la actualidad cualquier persona esté expuesta a ser víctima de un asalto. De acuerdo con el empresario, las autoridades estatales y municipales están realizando grandes esfuerzos para bajar este y otros delitos, pero aún queda mucho por hacer, porque hay mucha impunidad. 

Entre los programas que las autoridades tienen proyectados para inhibir los asaltos están la instalación de botones de pánico en los comercios, la instalación de cámaras de seguridad que estén conectadas al C4 y que sean monitoreadas por personal experto, así como la instalación de un botón de pánico en el teléfono celular que al oprimirlo la víctima del delito empezará a grabar y enviará la alerta a la Policía y a la Guardia Nacional, pero todo esto aún es un proyecto, detalló Castro Blanco. 

Seguridad

Durante un recorrido realizado se pudo observar que los trabajadores o los encargados de los establecimientos se protegen como pueden. Algunas empleadas optan por poner seguro a las puertas de los negocios y abrirles solo a las personas que les den confianza; en muy pocos hay cámaras de seguridad. En el centro, policías recorren a pie y en bicicleta las calles.

Al cierre

Tiendas de ropa, abarrotes y puestos de comida de diversos puntos de la ciudad han cerrado luego de que los propietarios o sus familias fueran asaltados de forma violenta.

Prevención

Algunos establecimientos de la periferia prefieren abrir tarde y cerrar temprano para evitar se víctimas de los delincuentes. Comercios, entre ellos tiendas de abarrotes, que antes cerraban a las 11:00 horas, ahora lo hacen a las 9:30 horas, aunque eso les genere pérdidas.