Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

'Con mi 'Perro que fuma', estoy recontenta'

CULIACÁN

Culiacán, Sinaloa."¿Cómo llenaría una sala de teatro si solamente iba a actuar yo?, no tenía tantos amigos para que me fueran a ver", dice Manuela Fernández, en referencia a su actuación en Perro que fuma, monólogo en el que puso de pie al público culiacanense, en el Teatro Universitario. Donde lo ha presentado ha sido ovacionada y ha recibido halagadores comentarios. De lo que serían originalmente cuatro funciones, se convirtió en una gira de dos años.

Cumpleaños. El día de hoy, Manuela cumple 28 años, pero bien parece el personaje que encarna en Perro que fuma, un pícaro niño de 11 años. La actriz es menudita, pero se convierte en una potente y ágil actriz sobre el escenario; se muestra irreverente y tiene una maestría para convencer al público, que es un infante inteligente y de mucha imaginación, que percibe a su familia como un fracaso, como tantas que hay en Argentina, Brasil, en México, en toda América latina.

"Nací queriendo ser actriz". "Desde hace un montón decidí ser actriz. A los 14 años comencé a estudiar teatro, y a los 17 ya trabajaba, luego incursioné en el cine. Siempre quise ser actriz, nací queriendo ser actriz; desde chiquitita estudié en el colegio, después en una academia más profesional y seguí hasta el conservatorio, y ahora, por lo menos durante los últimos años he vivido del teatro", hace remembranza con su acento argentino y sin parar de sonreír.

Un dorado brillante. "Estoy súper feliz, para todo actor es increíble poder viajar haciendo lo tuyo. No es tan simple, por lo menos en Buenos Aires tienes que hacer muchas cosas para poder vivir del teatro, doy clases de teatro. Tienes que hacer 3 o 4 obras para estar en movimiento todo el tiempo, entonces que te salga un viaje para profundizar un proyecto es muy gratificante, comparte Manuela", y a la vez habla de la película en la que participó, Un dorado brillante, que recién tuvo un preestreno en Argentina y ahora falta darle circulación en festivales internacionales. Al igual que en Perro que fuma, trata de una temática social, esta vez sobre los jóvenes y su relación con las drogas, como la única manera de escapar de la realidad ante los infortunios.

Giras. Por ahora se siente muy satisfecha con su participación en el monólogo, "empezamos con cuatro funciones, luego fueron siete, después un año. Estuvimos también en un teatro muy importante de Argentina que se llama Timbre Cuatro, otro año; ahora nos salió una gira por toda Argentina, luego esta de México. La verdad no lo puedo creer, estoy recontenta".