Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Condena Iglesia católica los crímenes de alto impacto

CULIACÁN

Culiacán, Sin.-Las agresiones recientes contra niños y mujeres que se han registrado en los últimos días en la capital sinaloense son lamentables y hechos por personas fuera de sí, dijo el presbítero Esteban Robles Sánchez, vocero del obispado.

En el marco del anuncio del Mariathon, donde se pretende recolectar recursos para la operación de la estación de Radio María, así como para contribuir en la construcción de 11 estaciones más en Asia, India y Macao, el sacerdote católico argumentó que lejos de pedir a las autoridades una labor concreta, la petición va hacia las personas.

"Tenemos que cuidar lo que debemos cuidar", puntualizó.

Postura. El religioso se pronunció porque los niños no sean descuidados en ningún momento por sus padres o tutores, ya que estos son los que, dijo, deben analizar si los dejan con las personas indicadas o no.

Señaló, de igual manera, que es evidente que las personas que realizan este tipo de hechos delictivos no alcanzan a considerar el bienestar de los demás. Agregó que la postura de la Iglesia católica históricamente siempre ha sido en el sentido de estar a favor de la vida.

Antecedente. El pasado viernes 2 de mayo un niño de 4 años falleció y otro de 10 resultó gravemente herido, tras un incendio provocado por un grupo de sujetos armados en una vivienda de la colonia Benito Juárez.

Los hechos se registraron alrededor de las 10:00 horas.

De acuerdo a la versión que se diera en el lugar, al inmueble arribaron sujetos armados presuntamente buscando a un joven, a quien no pudieron localizar.

Por lo anterior, sometieron a los niños y los encerraron para luego prenderle fuego al interior de la vivienda.

Parte médico. En las primeras horas, el menor herido fue reportado grave en el hospital del Seguro Social. Ante tal situación, los médicos recomendaron trasladarlo a la unidad médica especializada ubicada en Ciudad Obregón, Sonora.

En los últimos días, el menor fue trasladado a la ciudad de Sacramento en los Estados Unidos, para ser internado en un hospital especializado en el tratamiento de niños con quemaduras.