Culiacán

Dan el último adiós a estudiantes de la UAS muertos en choque de moto

Despiden a dos de los tres adolescentes en la preparatoria Genaro Vázquez Rojas, de la sindicatura de La Palma, Navolato

Por  Hernán Alfáro

Sus compañeros soltaron los globos al cielo, en los cuales les escribieron mensajes.(Foto: Ricardo Nevárez / El Debate)

Sus compañeros soltaron los globos al cielo, en los cuales les escribieron mensajes. | Foto: Ricardo Nevárez / El Debate

Sinaloa.- Salieron de sus casas a un campo de futbol la mañana del pasado miércoles para entrenar para un partido que se disputaría el día de ayer, pero una tragedia impidió que alinearan el encuentro.    

Johan, Víctor Manuel y Jesús Everardo dejaron un enorme vacío en sus hogares, pero también en la preparatoria Genaro Vázquez Rojas, de la sindicatura de Villa Ángel Flores, La Palma’, Navolato, donde entre el jueves y ayer sus maestros y sus compañeros los despidieron entre lágrimas. 

Los adolescentes fallecieron al chocar contra un tractor que remolcaba una máquina niveladora.                            

El evento

Miradas perdidas, mejillas húmedas y un profundo dolor que no cabía en el pecho de quienes en algún momento compartieron vivencias escolares con los tres adolescentes.

Sus maestros, quienes soñaban verlos graduarse con todos los honores, ayer les dedicaron algunas palabras a Everardo y a Víctor, mientras sus ataúdes estaban colocados en uno de los patios de la preparatoria. 

Un enorme moño negro adornó la entrada. Foto: Ricardo Nevárez / El Debate

Por más que guardaban la calma, con tan solo recordarlos en vida en segundos sus voces se quebraban. Fueron claros, sobre todo francos. Los jóvenes eran muy queridos en la institución por ser muy alegres, dedicados y con muchas aspiraciones.  

Su entrenador de futbol no se contuvo y flaqueó al saber que ya no volvería a verlos correr sobre el campo.

Los demás docentes hicieron el uso del micrófono y recordaron los momentos que vivieron con los jóvenes. 

Mientras tanto, sus compañeros no dejaron de llorarlos al mismo tiempo en que sostenían unos globos blancos con leyendas escritas con plumón negro, como “para siempre”, “te amo”, “te esperaré en la casa cuando salgas de clases”. 

Llegó el tiempo en que se hizo el pase de lista a los dos alumnos, y al decir sus nombres se gritó tres veces con profundo dolor “¡presente!”. 

Después se reunieron junto al ataúd de los jóvenes, y a la cuenta de tres soltaron los globos, los cuales consideraron que simbolizaban la pureza del alma de los fallecidos. Cabe recordar que Johan fue sepultado ayer también con los mismos honores.

Sepultura

Después del homenaje póstumo, Víctor y Everardo fueron llevados de regreso a sus casas, uno de ellos a La Cofradía de Navolato, para después ser sepultados en diferentes panteones.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo