Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Denise Dresser: "Voy a seguir haciendo mi trabajo como siempre lo he hecho"

ENTREVISTA

Tras la publicación de la columna Cloaca abierta, el pasado 31 de marzo, de la politóloga Denise Dresser en el periódico Reforma, donde se alude información difundida sobre presuntos lazos con el narcotráfico, específicamente con las redes de Amado Carrillo en Sonora, del actual líder de los diputados federales del PRI, Manlio Fabio Beltrones, la escritora habla en exclusiva para ELDEBATE sobre una carta intimidatoria que envió Jesús Anaya, coordinador de comunicación del PRI.

¿Qué fue lo que la llevó a escribir Cloaca abierta?

—La pregunta que me llevó es por qué nunca hay investigaciones de políticos de alto nivel en México, por qué hay tantas cloacas abiertas, la de Arturo Montiel, la de Mario Marín, la de Humberto Moreira, donde hay acusaciones de corrupción y enriquecimiento ilícito. Sin embargo, la procuraduría jamás actúa y aquí el problema real es de diseño institucional. El hecho de que el procurador es autónomo, depende del nombramiento del presidente, su sueldo depende del presidente, su remoción o permanencia dependen del ejecutivo; creo que este caso evidencia problemas de nuestra democracia, del funcionamiento de las instituciones.

Publiqué la columna basada en una nota de investigación publicada por el periódico The New York Times en 1997 hecha por Craig Pyes y Sam Dillon, y esa nota estaba basada en expedientes de la DEA y entrevistas con muchos funcionarios mexicanos y estadounidenses. Y la nota de 1997 vinculaba a Manlio Fabio Beltrones y Jorge Carrillo Olea por protección al narcotráfico, específicamente a las redes de Amado Carrillo en Sonora.

Las reacciones de la publicación...

—Tras publicar la columna, Jesús Anaya, coordinador de comunicación del PRI, envía una carta a Reforma, en la cual se me acusa de dolo, de perversión, cuestiona mi ética, por lo cual me exige una disculpa pública.

Después hice una encuesta en mis redes sociales, a la cual contestaron más de siete mil personas. El 87 por ciento de quienes leyeron la carta que me había sido enviada, respondieron que la finalidad era intimidarme para que no escriba más sobre el tema. Otra cosa que ocurrió fue que yo pedí en público, mediante mi cuenta de Twitter a Lía Limón, subsecretaria de Gobernación, que echara a andar el mecanismo de protección de derechos humanos. Nunca recibí respuesta. Este famoso mecanismo de protección, lo único que hace es darte un número para que hables si tienes una emergencia y asignarte un escolta.

¿Qué espera que derive de todo esto?

—Una lección importante, que el PRI emprenda, desde su bancada legislativa, para darle autonomía a la procuraduría y a políticos de alto nivel. Ojalá que esta fuera la exigencia emanada de este caso. En segundo lugar, que hubiera protecciones reales a periodistas y a la libertad de expresión, porque yo me siento intimidada por lo que ha ocurrido, pero pienso en los cientos de periodistas como ustedes, en la provincia, constantemente amenazados, hostigados y sin alcanzar el reflector nacional. Creo que estos son momentos para la solidaridad, para entender que un ataque a uno es un ataque a todos, y exigir que haya mejores mecanismos de defensa y protección a periodistas, y que el Estado se abstenga de intimidar, desacreditar, difamar y tratar de matar al mensajero o desacreditarlo, en lugar de entender el mensaje que se está mandando.

¿Todo esto la fortalece?

—Sí, me hablan muchísimas personas, hay muchos que en Twitter me apoyan. Yo insisto, ésto no es sobre mí, quiero que sea sobre los temas relevantes, y lo único que ocurre cuando sucede esto, pienso en muchos otros colegas, como en Carmen Aristegui, Lidia Cacho, pues es el compromiso reiterado de seguir desde el único lugar que conozco, que es a través de las palabras y parada en el único lugar que conozco, que es el de los ciudadanos sin derecho, los ciudadanos amedrentados, intimidados, el de los ciudadanos que su gobierno los exprime pero no los representa. Yo espero seguir parada aquí mucho tiempo.

¿Tomará medidas de seguridad?

—Preferiría no hablar de ello, seguramente mi teléfono ha de estar intervenido, voy a seguir haciendo mi trabajo como siempre lo he hecho, el trabajo de ser madre, columnista, editorialista, dar conferencias, participar con Carmen Aristegui.

¿Cómo ve el periodismo nacional?

—Veo que falta periodismo de investigación, en este caso muchos medios se han abstenido de seguir la nota, creo que por temor a Beltrones o al PRI.

También veo medios que deberían hacer periodismo de investigación, hablando al New York Times, constatando lo que ocurrió en 1997, y ojalá siguieran investigando a políticos de alto nivel, con todo los riesgos y costos que esto entraña.

Los puntos relevantes tras "Cloaca abierta"

Carta de Anaya.

Anaya publicó en el diario Reforma una carta donde acusó a Denise Dresser de ser una "supuesta periodista" y "una analista sin escrúpulos". Sin importar que Dresser se había apoyado en una investigación ganadora del Pulitzer. Anaya escribió que, según otra investigación realizada por la PGR (la cual no difundió, ni hizo pública), el contenido de la nota de The New York Times era "falso y calumnioso en exceso". Anaya acusó a Dresser de escribir "con perversidad y dolo".

Primera falsedad.

Según un correo electrónico recabado por el bloguero Julio Roa, The New York Times jamás se disculpó con Beltrones. Y Anaya dijo que sí.

Segunda

Craig Pyes no dejó de colaborar con The New York Times a raíz de la nota sobre Beltrones. De hecho, los autores de la nota ganaron el máximo galardón periodístico en su país por haber hecho esa investigación, el Premio Pulitzer. Años después, Pyes ganó un segundo Pulitzer por otra investigación periodística. Luego se retiró y trabaja como investigador.

ALERTA

Artículo 19 hace un llamado al Mecanismo de Protección a personas Defensoras de los Derechos Humanos, para que de manera inmediata otorgue medidas urgentes encaminadas a salvaguardar la integridad personal y su labor informativa. Artículo 19 asumirá la representación de Denise Dresser ante el Mecanismo.