Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Despachos hostigan a deudores del Infonavit

VIVIENDA

Culiacán, Sinaloa.- Debido a la falta de empleo y a salarios bien remunerados en Sinaloa, los trabajadores que cuentan con un crédito del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y que han dejado de pagar sus mensualidades, son víctimas de los despachos de cobranza, quienes llaman a deshoras de la noche e intimidan a los derechohabientes con quitarles las viviendas.

Alternativas. Un grupo de derechohabientes de Infonavit se unieron para formar el grupo Amor por mi Casa, AC, quienes han estado defendiendo los casos de más de 900 trabajadores en el estado que tienen problemas con los pagos al instituto desde 2007.

María Eugenia Romero Homo, líder del movimiento, dijo que falta una mayor ética por parte de los despachos de cobranza que no se especializan en negociar con los deudores, sino sólo amedrentan antes de poder solucionar cada uno de los casos.

Expuso que los despachos como Ament Peña, CPC, Gapsa, Ipse, Robles Payán y Asociados, ERG Consultores, son los contratados por Infonavit para llevar a demanda los créditos de los trabajadores.

"Los despachos jurídicos tienen sólo tres opciones para las familias que tienen el adeudo: regresar la vivienda, pagar el monto total de la vivienda o esperar el desalojo. No ofrecen otro tipo de soluciones", comentó.

Puntualizó que los trabajadores reciben amenazas en sus viviendas por los despachos, pero como asociación civil se trabaja con una lista notariada para mediar entre el Infonavit y el trabajador directamente: "Si a las familias les conviene el producto que oferta el instituto, se procede, sino, se busca el producto que más le convenga".

Despachos externos. La razón por la que Infonavit cuenta con despachos que lleven la cobranza es que el instituto carece del personal humano para hacerlo, señaló Margarita Villaescusa, delegada del Infonavit en Sinaloa. Manifestó que luego de sostener una reunión nacional con los delegados del Infonavit, el tema de los despachos de cobranza fue central. Por un lado, señaló, el instituto debe cuidar que no haya un quebranto en la institución por las casas abandonadas, las invasiones de colonias y renuencia de derechohabientes a pagar sus créditos, pero también "preocupa la parte social y humana de los cobros. Se implementarán esquemas de trabajo y de monitoreo, especificando el que no se deban cometerse abusos de ninguna forma, no tiene por qué haber llamadas en las madrugadas (por parte de los despachos), no tienen por qué pedirles dinero (a los trabajadores), no tienen por qué pedirles papeles, pues no es su trabajo".

Aseguró que la parte del trabajo de los despachos es ir hacia el acreditado que ha caído en demora para aplicar, ya sea la cobranza social o la especializada. La social, de acuerdo a la delegada federal, es cuando un acreditado se atrasa en sus pagos y se le invita a que sane sus deudas. La especializada, por otra parte, es cuando los acreditados no han aprovechado los convenios y facilidades que otorga el Infonavit, o tienen años sin pagar, para hacer un procedimiento judicial.

Diálogo. Margarita Villaescusa invitó a los acreditados del Infonavit a que se acerquen y hablen con uno de los asesores para poder resolver los posibles problemas de deudas que se puedan tener.

"Un acercamiento a tiempo siempre tiene una solución", declaró.

Trabajo en Sinaloa. La delegada del Infonavit puntualizó que tiene el interés de poder ayudar a quienes estén en una situación que pueda poner en riesgo el patrimonio de su familia, buscando que el rezago que tiene el estado en materia de carteras vencidas puedan verse a la baja, y así reducir la estadística en comparación con otros estados. "El Infonavit tiene la puerta siempre abierta y se tiene la obligación de poder ofrecer una solución para cada caso, siempre y cuando se trate con tiempo", comentó.

Difusión. Margarita Villaescusa reconoció que si bien la mayor parte de la difusión de los programas que tiene el Infonavit viene de nivel central, hace falta que se difundan más los productos que tiene el instituto para que la sociedad se familiarice con ellos y pueda tener una mejor respuesta a sus inquietudes.